Enfermedad De Alzheimer: Definición, Síntomas, Causas Y Diagnostico.

La enfermedad de Alzheimer, es aquella enfermedad del cerebro lentamente progresiva caracterizada por un deterioro de la memoria y, por alteraciones en el razonamiento, el lenguaje, la planificacion y la percepción. Muchos científicos creen que esta enfermedad es el resultado de un aumento en la producción o acumulación de una proteína específica (proteína beta-amiloide) en el cerebro que conduce a la muerte de las células nerviosas.

La probabilidad de tener la enfermedad de Alzheimer aumenta sustancialmente después de los 70 años y puede afectar a alrededor del 50% de las personas mayores de 85 años, sin embargo, no es una parte normal del envejecimiento y no es algo que inevitablemente ocurra en la vida adulta. Por ejemplo, muchas personas viven hasta los 100 años de edad y nunca desarrollan tal enfermedad.

Síntomas de la enfermedad de Alzheimer

enfermedad de Alzheimer

Al principio, el olvido o la confusión leve pueden ser los únicos síntomas de la enfermedad, pero con el tiempo, te roba más de tu memoria, especialmente recuerdos recientes, la rapidez a la que los síntomas van empeorando varía en cada persona.

Los primeros síntomas de la enfermedad de Alzheimer varían de persona a persona. Para muchos, la declinación de los aspectos de la cognición que no son de memoria, tales como la búsqueda de palabras, problemas visuales/espaciales y el razonamiento o juicio deficiente, pueden señalar las primeras etapas de la enfermedad de Alzheimer.

Los investigadores están estudiando biomarcadores (signos biológicos de la enfermedad que se encuentran en imágenes cerebrales, líquido cefalorraquídeo y sangre) para ver si pueden detectar cambios tempranos en el cerebro de personas con deterioro cognitivo leve y en personas cognitivamente normales que pueden estar en mayor riesgo de desarrollar Alzheimer.

Los estudios indican que tal detección temprana puede ser posible, pero se necesita más investigación antes de poder confiar en estas técnicas para diagnosticar la enfermedad en la práctica médica diaria.

Si tienes Alzheimer, es posible que seas el primero en darse cuenta de que tiene dificultades inusuales para recordar cosas y organizar sus pensamientos o puede que no reconozcas que algo anda mal, incluso cuando los cambios sean notorios para los miembros de su familia, amigos cercanos o compañeros de trabajo.

Los cambios cerebrales asociados con la enfermedad de Alzheimer conducen a problemas crecientes con:

Memoria

Todos tienen lapsos de memoria ocasionales, es normal perder la pista de dónde colocas tus llaves u olvidar el nombre de un conocido, pero la pérdida de memoria asociada con la enfermedad persiste y empeora, lo que afecta su capacidad para funcionar en el trabajo y en el hogar.

Las personas con Alzheimer pueden:

  • Repetir las afirmaciones y las preguntas una y otra vez, sin darte cuenta de que ya hicieron la pregunta.
  • Olvido de conversaciones, citas o eventos, y no los recuerdes más tarde.
  • Rutinariamente pierde las posesiones, a menudo ubicándolas en lugares ilógicos.
  • Perderse en lugares familiares.
  • Finalmente, olvidas los nombres de los miembros de la familia y los objetos cotidianos.
  • Tienes problemas para encontrar las palabras correctas, para identificar objetos, expresar pensamientos o participar en conversaciones.

Pensamiento y razonamiento

La enfermedad de Alzheimer causa dificultad para concentrarse y pensar, especialmente sobre conceptos abstractos como los números. La multitarea es especialmente difícil, y puede ser un desafío administrar las finanzas, controlar las cheques y pagar las facturas a tiempo. Estas dificultades pueden progresar y avanzar la incapacidad de poder reconocer y tratar con los números.

Hacer juicios y decisiones

Responder con eficacia a los problemas cotidianos, como la quema de alimentos en la estufa o situaciones inesperadas de manejo, se vuelve cada vez más desafiante.

Planificación y realización de tareas familiares

Las actividades que alguna vez fueron de rutina y que requieren pasos secuenciales, como planificar y preparar una comida o jugar su juego favorito, se convierten en una lucha a medida que avanza la enfermedad. Finalmente, las personas que sufren de Alzheimer avanzado pueden olvidar cómo realizar tareas básicas, como bañarse y vestirse.

Cambios en la personalidad y el comportamiento

Los cambios cerebrales que ocurren en la enfermedad de Alzheimer pueden afectar tu forma de actuar y cómo te sientes. Las personas pueden experimentar:

  • Depresión
  • Apatía
  • Retiro social
  • Cambios de humor
  • Desconfianza en los demás
  • Irritabilidad y agresividad
  • Cambios en los hábitos de sueño
  • Errante
  • Pérdida de inhibiciones
  • Delirios, como por ejemplo, creer que algo ha robado

Muchas habilidades no se pierden hasta que la enfermedad ha avanzado. Estos incluyen la capacidad de leer, bailar y cantar, disfrutar de la música antigua, participar en manualidades y pasatiempos, contar historias y recordar.

Esto se debe a que la información, las habilidades y los hábitos que se aprenden temprano en la vida se encuentran entre las últimas habilidades que se pierden a medida que la enfermedad progresa; la parte del cerebro que almacena esta información tiende a verse afectada más adelante en el curso de la enfermedad. Capitalizar estas habilidades puede fomentar éxitos y mantener la calidad de vida incluso en la fase moderada de la enfermedad.

Causas de la enfermedad de Alzheimer

causas de la enfermedad de Alzheimer

Los científicos creen que para la mayoría de las personas, la enfermedad es causada por una combinación de factores genéticos, de estilo de vida y ambientales que afectan el cerebro a lo largo del tiempo.

Menos del 5 por ciento de las veces, la enfermedad  es causada por cambios genéticos específicos que virtualmente garantizan que una persona desarrollará la enfermedad.

Aunque las causas de la enfermedad de Alzheimer aún no se conocen por completo, su efecto sobre el cerebro es claro. La enfermedad daña y mata las células del cerebro. Un cerebro afectado por la enfermedad de Alzheimer tiene muchas menos células y muchas menos conexiones entre las células supervivientes que un cerebro sano.

A medida que mueren más y más células cerebrales, la enfermedad provoca una reducción significativa del cerebro. Cuando los médicos examinan el tejido cerebral bajo el microscopio, ven dos tipos de anomalías que se consideran características de la enfermedad:

  • Placas: Estos grupos de una proteína llamada beta-amiloide pueden dañar y destruir las células cerebrales de varias maneras, incluida la interferencia con la comunicación de célula a célula. Aunque no se conoce la causa real de la muerte de las células cerebrales del Alzheimer, la colección de beta-amiloide en el exterior de las células cerebrales es el principal sospechoso.
  • Enredos: Las células del cerebro dependen de un sistema interno de soporte y transporte para transportar nutrientes y otros materiales esenciales a lo largo de sus largas extensiones. Este sistema necesita la estructura y el funcionamiento normal y acorde de una proteína llamada tau.

En la enfermedad de Alzheimer, los hilos de la proteína tau se retuercen en ovillos anormales dentro de las células del cerebro, lo que lleva a la falla del sistema de transporte, esta falla también está fuertemente implicada en la disminución y muerte de las células cerebrales.

Factores de riesgo de la enfermedad de Alzheimer

Años

El aumento de la edad es el mayor factor de riesgo conocido para el Alzheimer, ya que no es parte del envejecimiento normal, pero su riesgo aumenta mucho después de cumplir los 65 años. El índice de demencia se multiplica cada década después de pasar los 60 años.

Las personas con cambios genéticos raros relacionados con el Alzheimer de aparición temprana comienzan a experimentar síntomas tan pronto como a los 30 años.

Historia familiar y genética

Su riesgo de desarrollar Alzheimer parece ser algo mayor si un familiar de primer grado, su padre o hermano, tiene la enfermedad. Los científicos han identificado y descubierto cambios raros (mutaciones) en tres genes que son los que prácticamente garantizan que una persona que los herede puede desarrollar el Alzheimer. Pero estas mutaciones representan menos del 5% de la enfermedad.

La mayoría de los mecanismos genéticos del Alzheimer entre las familias siguen siendo en gran parte inexplicables. El gen de riesgo más fuerte que los investigadores han encontrado hasta ahora es la apolipoproteína e4 (APoE4), aunque no todas las personas con este gen continúan desarrollando la enfermedad de Alzheimer. Se han identificado otros genes de riesgo pero no se han confirmado de manera concluyente.

Síndrome de Down

Muchas personas con este síndrome desarrollan la enfermedad de Alzheimer, los signos y síntomas tienden a aparecer mas que todo entre 10 y 20 años antes en personas con síndrome de Down que en la población general. Un gen contenido en el cromosoma extra que causa el síndrome aumenta significativamente el riesgo de la enfermedad de Alzheimer.

Sexo

Las mujeres parecen ser más propensas que los hombres a desarrollar la enfermedad de Alzheimer, en parte porque viven más tiempo.

Defecto cognitivo leve

Las personas con deterioro cognitivo leve pueden tener problemas de memoria u otros síntomas debido al mismo deterioro, que son peores dependiendo de la edad, pero no lo suficientemente graves como para que el resultado sea la demencia.

Las personas con este defecto tienen un mayor riesgo, pero no una certeza, de una demencia en desarrollo posterior. Tomar medidas para desarrollar una vida saludable y estrategias muy claras para compensar la falta de memoria en esta etapa puede ayudar a retrasar o mejor prevenir la progresión a la demencia.

Traumatismo

Las personas que han tenido un traumatismo craneoencefálico grave parecen tener un mayor riesgo de enfermedad de Alzheimer.

Estilo de vida y salud del corazón

No hay un factor de estilo de vida que se haya demostrado definitivamente para reducir el riesgo de la enfermedad de Alzheimer. Sin embargo, algunas evidencias sugieren que los mismos factores que lo ponen en riesgo de enfermedad cardíaca también pueden aumentar las probabilidades de desarrollar Alzheimer. Ejemplos incluyen:

  • Falta de ejercicio
  • Obesidad
  • Fumar o estar expuesto a otra persona que fuma.
  • Alta presión sanguínea
  • Colesterol alto en sangre
  • Diabetes tipo 2 mal controlada
  • Una dieta que no tiene incluido las frutas y verduras

Estos factores de riesgo también están relacionados con la demencia vascular, un tipo de demencia causada por vasos sanguíneos dañados en el cerebro, trabajar con su equipo de atención médica en un plan para controlar estos factores ayudará a proteger su corazón y también puede ayudar a reducir el riesgo de la enfermedad de Alzheimer y la demencia vascular.

Aprendizaje a lo largo de la vida y compromiso social

Los estudios han encontrado una asociación entre la participación de por vida en actividades mental y socialmente estimulantes y un riesgo reducido de la enfermedad de Alzheimer. Los bajos niveles de educación, menos que la educación secundaria, parecen ser un factor de riesgo para la enfermedad de Alzheimer.

Complicaciones de la enfermedad de Alzheimer

complicaciones de la enfermedad de Alzheimer

La pérdida de memoria y de lenguaje, el deterioro del juicio y otros cambios cognitivos causados por el Alzheimer pueden complicar el tratamiento de otras afecciones de salud. Una persona al sufrir del Alzheimer puede que no sea capaz de:

  • Comunicar que experimenta dolor, por ejemplo, de un problema dental
  • Informar los síntomas de otra enfermedad
  • Seguir un plan de tratamiento prescrito
  • Observar o describir los efectos secundarios que le hacen pasar los medicamentos

A medida que la enfermedad va progresando a sus últimas etapas, los cambios cerebrales van a comenzar a afectar a las funciones físicas, el equilibrio y el control de los intestinos y la vejiga. Estos efectos pueden aumentar la vulnerabilidad a problemas de salud adicionales, como:

  • Inhalar alimentos o líquidos en los pulmones (aspiración).
  • Neumonía y otras infecciones.
  • Caídas.
  • Fracturas.
  • Úlceras por presión.
  • Desnutrición o deshidratación.

Diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer

Los médicos usan varios métodos y herramientas para ayudar a determinar si una persona que tiene problemas de memoria tiene “posible demencia por Alzheimer” (la demencia puede deberse a otra causa) o “demencia probable por Alzheimer” (no se puede encontrar otra causa para la demencia).

Para diagnosticar esta enfermedad, los médicos pueden:

  • Pregúntarle a la persona y a un miembro de su familia o amigo sobre la salud en general, los problemas médicos del pasado, la capacidad de llevar a cabo actividades a diario y cambios tanto en el comportamiento como en la personalidad.
  • Llevar a cabo pruebas de memoria, atención, resolución de problemas, conteo y lenguaje.
  • Realizar pruebas médicas estándar, como análisis de sangre y orina, para identificar otras posibles causas del problema.
  • Realizar exploraciones cerebrales, como la tomografía computarizada, la resonancia magnética o la tomografía por emisión de positrones, para descartar otras posibles causas de los síntomas.

Estas pruebas pueden repetirse para brindar a los médicos información sobre cómo la memoria de la persona y otras funciones cognitivas están cambiando con el tiempo. La enfermedad de Alzheimer puede ser definitivamente diagnosticada solo después de la muerte, vinculando las medidas clínicas con un examen del tejido cerebral en una autopsia.

Las personas con problemas de memoria y pensamiento deben hablar con su médico para saber si sus síntomas se deben a la enfermedad de Alzheimer u otra causa, como apoplejía, tumor, enfermedad de Parkinson, alteraciones del sueño, efectos secundarios de la medicación, una infección, demencia, algunas de estas condiciones pueden ser tratables y posiblemente reversibles.

Si el diagnóstico es el Alzheimer, comenzar el tratamiento temprano en el proceso de la enfermedad puede ayudar a preservar el funcionamiento diario por un tiempo, aunque el proceso de la enfermedad subyacente no se puede detener o revertir. Un diagnóstico temprano también ayuda a las familias a planificar el futuro. Pueden ocuparse de asuntos financieros y legales, abordar posibles problemas de seguridad, aprender sobre arreglos de vivienda y desarrollar redes de apoyo.

Además, un diagnóstico temprano brinda a las personas mayores oportunidades de participar en ensayos clínicos que están probando posibles tratamientos nuevos para la enfermedad de Alzheimer u otros estudios de investigación.

Prevención de la enfermedad de Alzheimer

En este momento, no hay una forma comprobada de prevenir la enfermedad de Alzheimer, la investigación en estrategias de prevención está en curso, la evidencia más sólida hasta ahora sugiere que es posible que pueda reducir el riesgo al reducir su riesgo de enfermedad cardíaca.

Muchos de los factores que hacen aumentar el riesgo de enfermedad cardíaca pueden también aumentar el riesgo del Alzheimer y demencia vascular, los mas importantes que pueden estar expuestos, incluyen presión arterial alta, colesterol alto en la sangre, exceso de peso y diabetes.

La dieta mediterránea, una forma de alimentación que enfatiza productos frescos, aceites saludables y alimentos bajos en grasas saturadas, puede reducir el riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular y accidente cerebrovascular, esta dieta también se ha asociado con un riesgo reducido de la enfermedad de Alzheimer.

Mantenerse activo, física, mental y socialmente, puede hacer que tu vida sea más agradable y también puede ayudar a reducir el riesgo de Alzheimer, cuida tu salud y si ves que algo no anda bien en cuanto a tu salud, visita a tu medico.

Compartir es sinónimo de bondad. Sé bondadoso...

Estudiante de Contaduría Pública, Amo dibujar y el aprender cada día un poco más, me gusta la música y divertirme. Soy redactora en páginas Web.

“El éxito no está en vencer siempre sino en no desanimarse nunca”

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario