Amnesia Epiléptica Transitoria: Definición, Síntomas, Implicaciones Y Más.

La amnesia epiléptica transitoria es un trastorno frecuente definido por una aparición repentina de amnesia retrógrada y anterógrada que dura menos de 24 h, con episodios que típicamente duran entre 2 y 12 h. Su fisiopatología sigue sin estar clara, y se han postulado varios mecanismos, como la isquemia focal, el fenómeno epiléptico y, más recientemente, la congestión venosa. Su aparición es más común después de los 50 años de edad, y los episodios suelen ser únicos con una tasa de recurrencia media anual del 4-5%. El diagnóstico diferencial incluye el ataque isquémico transitorio de la arteria cerebral posterior, la amnesia epiléptica transitoria (TEA), la hipoglucemia y la fuga disociativa.

Es una afección neurológica rara, pero probablemente infradiagnosticada, que se manifiesta como episodios de amnesia relativamente breves y generalmente recurrentes causados por la epilepsia subyacente del lóbulo temporal. Aunque las descripciones de la enfermedad se basan en menos de 100 casos publicados en la literatura médica y el estudio individual más grande hasta la fecha incluyó a 50 personas con esta amnesia, la cual ofrece considerable importancia teórica como teorías de la competencia humana intento de memoria para conciliar sus implicaciones.

Síntomas de la amnesia epiléptica transitoria

amnesia epiléptica transitoria

Una persona que experimenta un episodio de esta amnesia tiene muy poca memoria a corto plazo, por lo que hay una gran dificultad para recordar eventos en los últimos minutos (amnesia anterógrada), o eventos en las horas previas al ataque, e incluso recuerdos de eventos importantes en los últimos años pueden no ser accesibles durante el evento amnésico (amnesia retrógrada).

Algunas personas informan amnesia retrógrada de corta duración tan profunda que no reconocen a sus familiares o su hogar, aunque se conserva la identidad personal. El ataque amnésico tiene un inicio repentino, tres cuartas partes de los casos se informan al despertar. En ataques que comienzan cuando un individuo está completamente alerta, se han reportado alucinaciones olfatorias o un “sabor extraño” o náuseas. Algo menos de la mitad de los casos incluyen alucinaciones olfativas o gustativas, y un poco más de un tercio involucran automatismos motores.

Una cuarta parte de los ataques implican un breve período de falta de respuesta. Con frecuencia, sin embargo, no hay advertencia.

Durante el ataque, las funciones cognitivas de la persona generalmente no se ven afectadas; la percepción, la comunicación, la atención son normales durante la mayor parte del tiempo del evento. En la mitad de los casos reportados, el comportamiento incluye preguntas repetitivas para tratar de orientar la experiencia ya que el cerebro no logra establecer nuevos recuerdos o recordar una serie de experiencias recientes.

El sitio web de la organización con sede en el Reino Unido The Impairment of Memory in Epilepsy (TIME) describe un ataque de esta manera:

Durante un ataque, la persona generalmente no puede recordar cosas que han sucedido en los últimos días o semanas. A veces, la pérdida de memoria puede afectar eventos de mucho más atrás en el pasado. Además, a la persona a menudo le resulta difícil retener información nueva y puede hacer la misma pregunta, como “¿Qué día es?” o “¿Qué se supone que debemos hacer hoy?” repetitivamente. Sin embargo, no hay pérdida de identidad personal y los amigos cercanos o parientes generalmente son reconocidos.

La apariencia física de la persona normalmente no se modifica. Los observadores pueden, sin embargo, notar algo de palidez en la piel, una breve “pérdida de contacto” como no parecer ser conscientes de la persona que presencia el ataque, o algunos movimientos automáticos tales como tragar, besar los labios o mover las manos. En la mayoría de los casos, sin embargo, la persona responde apropiadamente a la situación en la que se encuentra. Mantienen conversaciones y pueden continuar con actividades como vestirse, caminar o incluso jugar al golf “.

Los ataques suelen durar de 20 a 60 minutos. Algunos ataques pueden durar menos de cinco minutos. Se han reportado ataques mucho más largos; en el estudio de 2007 de 50 casos de amnesia epiléptica transitoria, uno duró cuatro días y el otro duró dos días. Tales presentaciones inusuales “pueden deberse a una actividad convulsiva constante (estado epiléptico no convulsivo) o a una disfunción post-ictal persistente de las estructuras cerebrales relacionadas con la memoria”.

A medida que la amnesia se resuelve, la persona puede recordar muy poco al respecto, aunque se puede retener algún recuerdo del hecho de un episodio. De mayor consecuencia que esta breve brecha son tres quejas de memoria persistentes comunes entre las personas que la han experimentado: dificultad para recordar el conocimiento adquirido recientemente (olvido acelerado); dificultad para recordar eventos en la vida personal durante un período de décadas (amnesia autobiográfica); y dificultad con la memoria espacial, recordando rutas o lugares y las señales de navegación que están asociadas con ellos (amnesia topográfica), discutidos a continuación.

Diagnóstico de la amnesia epiléptica transitoria

La amnesia transitoria puede ser la principal manifestación de la epilepsia. Sin embargo, este diagnóstico “rara vez es sospechado por los médicos y sigue siendo controvertido”, es casi siempre mal diagnosticada. En el estudio más grande hasta la fecha (2007), “la epilepsia fue el diagnóstico inicial de especialista en solo 12 de 50 casos”.

El diagnóstico se complica aún más por el hecho de que solo algo más de un tercio de los casos presentan lecturas positivas después del ataque. Sin embargo, esta amnesia tiende a recurrir a una tasa promedio de 12 veces al año, los testigos y los médicos pueden reconocer la afección de forma retroactiva; el retraso medio para el diagnóstico en el estudio de 2007 fue de 12 meses.

La amnesia epiléptica transitoria es una forma de convulsión focal, que es “la variedad más común de epilepsia de inicio en adultos” en oposición a la convulsión estereotípica tónico-clónica o gran mal en la que las personas afectadas sufren pérdida de conciencia y convulsiones. Los criterios diagnósticos para el trastorno se adoptaron en el estudio de 2007 de 50 casos que enfatizaron las características clínicas que la distinguen de la amnesia global transitoria, con lo cual se compara a menudo:

Una historia de episodios atestiguados recurrentes de amnesia transitoria. En algunas personas, son muy poco frecuentes (menos de una por año) mientras que otras las experimentan tan a menudo como una vez a la semana. Los episodios suelen ser muy similares entre sí.

Funciones cognitivas distintas de la memoria que un testigo confiable considera intactas durante los episodios típicos. Además de los complejos comportamientos aprendidos citados anteriormente por la organización TIME, los informes incluyen personas con esta amnesia leyendo música y tocando el piano, traduciendo idiomas, conduciendo o navegando en un yate en alta mar.

Evidencia de un diagnóstico de epilepsia en base a uno o más de los siguientes:

  • Anomalías epileptiformes en la electroencefalografía. En una encuesta de todos los casos conocidos, el 43.6% tiene anomalías epileptiformes localizadas sobre la región temporal o fronto-temporal en la electroencefalografía después del ataque. De estos, 31.7% fueron del lado izquierdo, 12.2% del lado derecho y 56.1% bilateral.
  • El inicio concurrente de otras características clínicas de la epilepsia (por ejemplo, paliza de labios u otras conductas automáticas involuntarias, alucinaciones olfativas). Aproximadamente el 40% de las personas informan uno de estos síntomas en al menos algunos ataques.
  • Una respuesta clara a la terapia anticonvulsiva. Los ataques cesaron en 44 de 47 pacientes tratados en un estudio.

Efectos de memoria persistentes

Las dificultades de memoria son uno de los problemas más comunes para las personas con epilepsia, y “el 75% de los pacientes informa sobre deterioro persistente de la memoria”. Otros estudios sugieren que la tasa supera el 80%, las personas que han tenido ataques con frecuencia informan tres tipos de problemas persistentes con la memoria:

  • Olvido acelerado a largo plazo
  • Pérdida de memoria remota
  • Amnesia topográfica

Es importante destacar que estos tipos de dificultad de memoria no se detectan mediante pruebas neuropsicológicas estándar.

Olvido acelerado a largo plazo

Puede describirse como la pérdida anormalmente rápida de material recientemente aprendido de la memoria. Las personas que han experimentado este tipo de amnesia a menudo tienen dificultades para recordar la información durante días o semanas, incluso si esta información se aprendió bien inicialmente. A pesar de que la pérdida acelerada de memoria se informa en el 44% de los pacientes, no se detecta mediante pruebas estándar de memoria.

Por lo general, estas pruebas examinan la capacidad de almacenar información durante hasta 30 minutos, pero el problema del olvido acelerado a largo plazo generalmente no se nota en este momento. Se vuelve aparente durante los siguientes días y semanas. Un estudio reciente indicó que la adquisición de eventos diarios recientes puede ser normal después de 30 minutos de retraso, pero que dentro de las 24 horas los pacientes recuerdan significativamente menos información que la edad. Se han propuesto varias hipótesis no mutuamente excluyentes para explicar por qué los pacientes experimentan el olvido acelerado.

Actividad convulsiva

Las convulsiones comúnmente ocurren al despertar, lo que sugiere un vínculo entre la amnesia y el sueño. Es posible que la actividad eléctrica anormal durante el sueño interrumpa el proceso de consolidación de la memoria que normalmente ocurre cuando dormimos. La actividad de crisis subclínica en curso tiene implicaciones interesantes para las teorías de la consolidación de la memoria

Patología cerebral

Es posible que una afección preexistente que afecte al lóbulo temporal pueda causar ataques e interferir con el manejo de los recuerdos. “Alternativamente, los episodios podrían dar lugar a daño estructural dentro del hipocampo o estructuras relacionadas, lo que podría interrumpir la consolidación a largo plazo”.

Un estudio encontró “pérdida sutil del volumen hipocampal” en pacientes, lo que sugiere “una base fisiológica más difusa en lugar de ser una consecuencia del daño estructural”.

Medicación anticonvulsiva

Las drogas antiepilépticas a veces afectan la memoria. Sin embargo, es poco probable que esto sea la causa, ya que tienden a informar problemas de memoria antes de comenzar a tomar los fármacos antiepilépticos y pueden experimentar mejoría en su memoria después de tomarlos.

Mecanismos psicológicos

La investigación ha informado que el estado de ánimo bajo y la baja autoestima están asociados con problemas de memoria. Estos son factores importantes cuando se investiga a pacientes con epilepsia en general. Sin embargo, no parecen jugar un papel importante en el olvido acelerado.

Pérdida de memoria remota

El 70% de las personas con amnesia epiléptica notan una pérdida irregular pero persistente de recuerdos de eventos de sus experiencias personales pasadas y esta amnesia autobiográfica ha sido reportada en todos los casos en los que el olvido acelerado también estaba presente. Esta pérdida de memoria puede ocurrir en personas cuya capacidad de adquirir nuevas memorias está intacta.

Estudiar esta amnesia autobiográfica, amnesia retrógrada focal o retraso en la aparición de amnesia ha sido un desafío porque las personas no siempre se dan cuenta de que han olvidado eventos o períodos de tiempo hasta que tienen dificultades para recuperarlos. recuerdos de eventos significativos específicos, y descubren que no pueden formar una recolección coherente. Al principio, podrían pensar que han olvidado algunos eventos aislados debido al olvido normal, y no darse cuenta de que han olvidado bloques más grandes del tiempo pasado.

Se ha demostrado que estos déficits de memoria se extienden a lo largo de toda la vida y hay deficiencias significativas en una amplia gama de diferentes tipos de información contextual, incluidos los detalles de evento, lugar, percepción y pensamiento / emoción.

Amnesia topográfica

Informado en el 36% de los casos, la amnesia topográfica se refiere a la incapacidad de una persona para recordar las señales espaciales necesarias para navegar por un terreno previamente familiar, o en algunos casos, en lugares nuevos. Las personas con este síntoma se pierden o se confunden con las instrucciones en circunstancias en las que antes podían encontrar fácilmente el camino. Este síntoma es problemático para los loci del hipocampo generalmente aceptados de las disfunciones de la memoria de la amnesia epiléptica transitoria; dicha información espacial generalmente se cree que reside en otras estructuras neuroanatómicas.

Implicaciones para las teorías de la memoria en relación a la amnesia epiléptica transitoria.

impliacciones de la amnesia epiléptica transitoria

Estas formas de déficit de memoria plantean problemas sobre la naturaleza de los recuerdos en la neuroanatomía y cómo las observaciones conflictivas se pueden conciliar con los modelos de rastros múltiples o estándar. Se ha observado que “Las personas con epilepsia del lóbulo temporal proporcionan un laboratorio natural para el estudio de la memoria humana”.

Esta amnesia es como una forma de epilepsia del lóbulo temporal, es de particular interés ya que uno debe considerar tanto la pérdida de memorias codificadas largas (hasta 40 años o la vida entera) y la falla simultánea de recuerdos recientemente codificados, pero no inmediatamente a corto plazo. El problema de la amnesia topográfica, que parece involucrar partes del cerebro que generalmente no se asocia con otros síntomas. A menudo se consideran diferentes tipos de recuerdos con distintos loci neuroanatómicos, por lo que un modelo para explicar ambas condiciones con una etiología es difícil de alcanzar.

Existe un apoyo en el patrón de estos déficits para la disociación entre los mecanismos que sirven a la memoria anterógrada y los necesarios para evocar recuerdos episódicos remotos, y refuerza la evidencia de una disociación entre el conocimiento de lo público y de los acontecimientos personales.

La estabilidad de algunos recuerdos sugiere además que la amnesia retrógrada, como se la denomina puede deberse al borrado de las representaciones más que a un mecanismo de recuperación defectuoso. Si la actividad epiléptica es responsable de este fenómeno requiere una mayor investigación. Un problema planteado por esta hipótesis incluye si la amnesia informada es anterior al ataque de la amnesia epiléptica, y posiblemente se deba a una actividad epiléptica subclínica previa; también destaca una variedad de preocupaciones metodológicas sobre los estudios de amnesia basados en gran medida en estudios de caso únicos y casos con etiologías variables.

Una preocupación central en las teorías de la consolidación de la memoria es el papel del sueño.

Tratamiento de la amnesia epiléptica transitoria

Responde bien a dosis bajas de medicamentos utilizados para tratar la epilepsia (como carbamazepina, lamotrigina o valproato de sodio), lo que resulta en un cese de la actividad convulsiva en 45 de 47 pacientes. Los pacientes medicados con convulsiones continuas los experimentaron con menos frecuencia. Sin embargo, no se informa la recuperación de la memoria perdida, aunque hay sugerencias de que la tasa de deterioro de la memoria podría reducirse con estos medicamentos.

Deja un comentario