Lenguaje: Definición, Arquitectura, Estructura Y Contextos Sociales.

El lenguaje es una cognición que realmente nos hace humanos, es una de las características más distintivas de la especie humana, existen buenas razones para creer que es una capacidad humana única que ningún otro organismo tiene. A diferencia de otras especies, aprendemos reglas lingüísticas sin esfuerzo consciente voluntario durante los primeros años de nuestras vidas.

A medida que aumenta nuestro vocabulario, podemos analizar no solo la estructura de las oraciones y el papel y el significado de las palabras, sino también la forma en que las oraciones y las palabras se pueden utilizar con fines sociales y prácticos. Aprendemos, por ejemplo, que la misma frase “esto es realmente bueno” puede ser un cumplido, una afirmación honesta o una broma, según el contexto y la entonación de la voz del hablante. Los comportamientos sociales aumentan en complejidad debido al lenguaje, las capacidades racionales también aumentan con el lenguaje, ya que el lenguaje nos permite hacer que nuestros pensamientos sean explícitos. Además, el lenguaje hace posible la práctica de pedir abiertamente razones y justificaciones, una base para obtener conocimiento.

¿Que es el lenguaje?

lenguaje

Es un conjunto de símbolos que se utilizan principalmente para la comunicación, los símbolos pueden ser hablados o escritos. El lenguaje es un aspecto del comportamiento humano, en forma escrita, es un registro de conocimiento a largo plazo de una generación a otra, mientras que en forma oral es un medio de comunicación. El lenguaje es el aspecto clave de la inteligencia humana.

El estudio científico del lenguaje se llama lingüística. Los pensadores como Rousseau han argumentado que el lenguaje se originó de las emociones, mientras que otros como Kant han sostenido que se originó a partir del pensamiento racional y lógico, filósofos del siglo XX como Wittgenstein argumentaron que la filosofía es realmente el estudio del lenguaje. Las figuras más importantes en lingüística incluyen a Ferdinand de Saussure y Noam Chomsky.

La palabra a veces se usa para referirse a códigos, cifras y otros tipos de sistemas de comunicación construidos artificialmente, como los lenguajes de programación formalmente definidos utilizados para la programación de computadoras. A diferencia de los lenguajes humanos convencionales, un lenguaje formal en este sentido es un sistema de signos para codificar y decodificar información, este artículo se refiere específicamente a las propiedades del lenguaje humano natural, ya que se estudia en la disciplina de la lingüística.

Arquitectura fisiológica y neuronal del lenguaje y el habla

Hablar es la modalidad predeterminada para el idioma en todas las culturas, la producción de lenguaje hablado depende de capacidades sofisticadas para controlar los labios, la lengua y otros componentes del aparato vocal, la capacidad de decodificar acústicamente los sonidos del habla y el aparato neurológico requerido para adquirir y producir el lenguaje. El estudio de las bases genéticas para el lenguaje humano se encuentra en una etapa temprana: el único gen que definitivamente ha estado implicado en la producción del lenguaje es FOXP2, que puede causar un tipo de trastorno del lenguaje congénito si se ve afectado por mutaciones.

El cerebro

Es el centro coordinador de toda actividad lingüística; controla tanto la producción de la cognición lingüística como su significado y la mecánica de la producción del habla, no obstante, nuestro conocimiento de las bases neurológicas para el lenguaje es bastante limitado, aunque ha avanzado considerablemente con el uso de técnicas de imagen modernas. La disciplina de la lingüística dedicada al estudio de los aspectos neurológicos del lenguaje se denomina neurolingüística.

Los primeros trabajos en neurolingüística incluyeron el estudio del lenguaje en personas con lesiones cerebrales, para ver cómo las lesiones en áreas específicas afectan el lenguaje y el habla. De esta manera, los neurocientíficos en el siglo XIX descubrieron que dos áreas del cerebro están implicadas de forma crucial en el procesamiento del lenguaje.

Anatomía del habla

El lenguaje hablado depende de la capacidad física humana para producir sonido, que es una onda longitudinal que se propaga a través del aire a una frecuencia capaz de hacer vibrar el tímpano. Esta habilidad depende de la fisiología de los órganos del habla humana, estos órganos consisten en los pulmones, la caja de la voz (laringe) y el tracto vocal superior: la garganta, la boca y la nariz. Al controlar las diferentes partes del aparato de habla, la corriente de aire se puede manipular para producir diferentes sonidos del habla.

El sonido del habla se puede analizar en una combinación de elementos segmentales y suprasegmentales, los elementos son los que se suceden en secuencias, que generalmente se representan mediante letras distintas, como la escritura romana. En el habla de flujo libre, no hay límites claros entre un segmento y el siguiente, ni tampoco hay pausas audibles entre las palabras. Por lo tanto, los segmentos se distinguen por sus sonidos distintivos que son el resultado de sus diferentes articulaciones, y pueden ser vocales o consonantes. Los fenómenos suprasegmentales abarcan elementos tales como el estrés, el tipo de fonación, el timbre de la voz y la prosodia o la entonación, todos los cuales pueden tener efectos en múltiples segmentos.

Las consonantes y segmentos vocálicos se combinan para formar sílabas, que a su vez se combinan para formar enunciados, estos se pueden distinguir fonéticamente como el espacio entre dos inhalaciones.

Las vocales son aquellos sonidos que no tienen una fricción audible causada por el estrechamiento u obstrucción de alguna parte del tracto vocal superior, varían en calidad de acuerdo con el grado de apertura del labio y la colocación de la lengua dentro de la cavidad oral.

Estructura del lenguaje

Cuando se lo describe como un sistema de comunicación simbólica, tradicionalmente se considera que el lenguaje consta de tres partes: signos, significados y un código que conecta los signos con sus significados. Los signos pueden estar compuestos por sonidos, gestos, letras o símbolos, según se hable, se firme o se escriba, y se pueden combinar en signos complejos, como palabras y frases, cuando se usa en comunicación, un emisor codifica y transmite un signo a través de un canal a un receptor que lo decodifica.

Las reglas mediante las cuales los signos se pueden combinar para formar palabras y frases se llaman sintaxis o gramática. El significado que está conectado a los signos, los morfemas, las palabras, las frases y los textos individuales se denomina semántica, la división del lenguaje en sistemas de signos y significados separados pero conectados se remonta a los primeros estudios lingüísticos y ahora se utiliza en casi todas las ramas de la lingüística.

Semántica

Los idiomas expresan el significado al relacionar una forma de signo con un significado o su contenido, los formularios de signos deben ser algo que pueda percibirse, por ejemplo, en sonidos, imágenes o gestos, y luego estar relacionado con un significado específico por convención social. Como la relación básica de significado para la mayoría de los signos lingüísticos se basa en la convención social, los signos lingüísticos pueden considerarse arbitrarios, en el sentido de que la convención se establece social e históricamente, más que por una relación natural entre una forma de signo específica y su sentido.

Todos los lenguajes contienen la estructura semántica de la predicación: una estructura que predica una propiedad, estado o acción. Tradicionalmente, la semántica se ha entendido como el estudio de cómo los hablantes e intérpretes asignan valores de verdad a los enunciados, de modo que se entiende que el significado es el proceso por el cual se puede decir que un predicado es verdadero o falso sobre una entidad. Recientemente, este modelo de semántica se ha complementado con modelos de significado más dinámicos que incorporan conocimiento compartido sobre el contexto en el que un signo se interpreta en la producción de significado, tales modelos de significado se exploran en el campo de la pragmática.

Sonidos y símbolos

Dependiendo de la modalidad, la estructura del lenguaje puede basarse en sistemas de sonidos (habla), gestos (lenguajes de signos) o símbolos gráficos o táctiles (escritura). Las formas en que los lenguajes usan sonidos o signos para construir significados se estudian en fonología, el estudio de cómo los humanos producen y perciben sonidos vocales se llama fonética. En el lenguaje hablado, el significado se produce cuando los sonidos se vuelven parte de un sistema en el que algunos pueden contribuir a expresar el significado y otros no. En cualquier idioma dado, solo un número limitado de los muchos sonidos distintos que puede crear el aparato vocal humano contribuyen a construir el significado.

Los sonidos como parte de un sistema lingüístico se llaman fonemas y estos son unidades abstractas de sonido, definidas como las unidades más pequeñas en un idioma que pueden servir para distinguir entre el significado de un par de palabras mínimamente diferentes, un llamado par mínimo.

Gramática

Es el estudio de cómo los elementos significativos llamados morfemas dentro de un lenguaje se pueden combinar en enunciados. Los morfemas pueden ser libres o estar atados, si pueden moverse dentro de un enunciado, generalmente se denominan palabras, y si están unidas a otras palabras o morfemas, se llaman afijos. La forma en que los elementos significativos se pueden combinar dentro de un idioma se rige por reglas que para la estructura interna de las palabras se llaman morfología y las de la estructura interna de frases y oraciones se llaman sintaxis.

Tipología y universales

Los idiomas se pueden clasificar en relación con sus tipos gramaticales. Sin embargo, los idiomas que pertenecen a diferentes familias a menudo tienen características en común, y estas características compartidas tienden a correlacionarse. Por ejemplo, los idiomas pueden clasificarse en función de su orden básico de palabras, el orden relativo del verbo y sus constituyentes en una oración indicativa normal. Todos los idiomas estructuran las oraciones en Sujeto, Verbo y Objeto, pero los idiomas difieren en la forma en que clasifican las relaciones entre los actores y las acciones.

Contextos sociales de uso y transmisión del lenguaje

Todos tienen la capacidad de aprender cualquier idioma, solo lo hacen si crecen en un entorno en el que el lenguaje existe y otros lo utilizan. Por lo tanto, el lenguaje depende de comunidades de hablantes en las que los niños aprenden de sus mayores y compañeros y ellos mismos transmiten el lenguaje a sus propios hijos. Se puede ver que el lenguaje se transmite entre las generaciones y dentro de las comunidades, cambia perpetuamente, diversificándose hacia nuevos idiomas o convergiendo debido al contacto con el idioma.

Adquisición

Todos los seres humanos sanos y en desarrollo normalmente aprenden a usar el lenguaje, los niños adquieren el idioma o los idiomas que utilizan a su alrededor: los que reciben una exposición suficiente durante la infancia. El desarrollo es esencialmente el mismo para los niños que adquieren signos o lenguajes orales, este proceso de aprendizaje se conoce como adquisición del primer idioma, ya que a diferencia de muchos otros tipos de aprendizaje, no requiere enseñanza directa o estudio especializado.

La adquisición de la primera lengua continúa en una secuencia bastante regular, aunque existe un amplio grado de variación en el momento de las etapas particulares entre los lactantes en desarrollo normal. Desde el nacimiento, los recién nacidos responden más fácilmente al habla humana que a otros sonidos, alrededor de un mes de edad, los bebés parecen ser capaces de distinguir entre diferentes sonidos del habla, alrededor de los seis meses, un niño comenzará a balbucear, produciendo los sonidos del habla o las formas manuales de los idiomas que se utilizan a su alrededor.

Las palabras aparecen alrededor de la edad de 12 a 18 meses, el vocabulario promedio de un niño de dieciocho meses es de alrededor de 50 palabras, varios meses después de que un niño comienza a producir palabras, producirá emisiones verbales de dos palabras, y dentro de unos pocos meses comenzará a producir un discurso telegráfico, o frases cortas que son menos complejas gramaticalmente que el habla adulta, pero que sí muestran una sintaxis regular estructura. Desde aproximadamente la edad de tres a cinco años, la capacidad de un niño para hablar o firmar se refina hasta el punto de que se asemeja al lenguaje adulto.

Cultura

Los idiomas, entendidos como el conjunto particular de normas del habla de una comunidad en particular, también forman parte de la cultura más amplia de la comunidad que los habla. Los idiomas difieren no solo en la pronunciación, el vocabulario y la gramática, sino también a través de diferentes “culturas de habla”. Los seres humanos usan el lenguaje como una forma de señalizar la identidad con un grupo cultural y la diferencia de los demás, incluso entre los hablantes de un idioma, existen varias formas diferentes de utilizar el idioma, y ​​cada uno se utiliza para señalar la afiliación con subgrupos particulares dentro de una cultura más amplia.

Los lingüistas usan el término “variedades” para referirse a las diferentes formas de hablar un idioma. este término incluye dialectos definidos geográficamente o socioculturalmente, así como las jergas o estilos de subculturas. Los antropólogos lingüísticos y los sociólogos del lenguaje definen el estilo comunicativo como las formas en que el lenguaje se usa y se entiende dentro de una cultura particular.

Escritura, alfabetización y tecnología

El uso de la escritura ha hecho que el lenguaje sea aún más útil para los humanos, permite almacenar grandes cantidades de información fuera del cuerpo humano y recuperarla nuevamente, y permite la comunicación a través de distancias que de otro modo serían imposibles. Muchos idiomas emplean de manera convencional diferentes géneros, estilos y registros en el lenguaje escrito y hablado, y en algunas comunidades, la escritura tradicionalmente tiene lugar en un idioma completamente diferente al que se habla, existe alguna evidencia de que el uso de la escritura también tiene efectos sobre el desarrollo cognitivo de los humanos, tal vez porque adquirir alfabetización generalmente requiere una educación formal y explícita.

Cambio

El cambio de lenguaje ocurre en todos los niveles, desde el nivel fonológico hasta los niveles de vocabulario, morfología, sintaxis y discurso, a menudo es inicialmente evaluado negativamente por los hablantes del idioma que a menudo consideran los cambios como “deterioro” o una señal de deslizamiento de las normas de uso del lenguaje, es natural e inevitable.

Los cambios pueden afectar sonidos específicos o todo el sistema fonológico, puede consistir en la sustitución de un sonido de voz o característica fonética por otro, la pérdida completa del sonido afectado o incluso la introducción de un sonido nuevo en un lugar donde no había ninguno, pueden ser condicionados, en cuyo caso un sonido se cambia solo si ocurre cerca de ciertos otros sonidos.

El cambio de sonido generalmente se supone que es regular, lo que significa que se espera que se aplique mecánicamente siempre que se cumplan sus condiciones estructurales, independientemente de cualquier factor no fonológico. Por otro lado, los cambios de sonido a veces pueden ser esporádicos, afectando solo una palabra en particular o algunas palabras, sin aparente regularidad.

Contacto

Una fuente importante de cambio de lenguaje es el contacto y la difusión resultante de los rasgos lingüísticos entre los idiomas, el contacto lingüístico ocurre cuando los hablantes de dos o más idiomas o variedades interactúan de forma regular. El multilingüismo es probable que haya sido la norma a lo largo de la historia de la humanidad y la mayoría de las personas en el mundo moderno son multilingües, antes del surgimiento del concepto del estado étnico-nacional, el monolingüismo era característico principalmente de las poblaciones que habitaban islas pequeñas, pero con la ideología que hizo de un pueblo, un estado y un idioma el arreglo político más deseable, comenzó a extenderse por todo el mundo.

Compartir es sinónimo de bondad. Sé bondadoso...

Estudiante de Contaduría Pública, Amo dibujar y el aprender cada día un poco más, me gusta la música y divertirme. Soy redactora en páginas Web.

“El éxito no está en vencer siempre sino en no desanimarse nunca”

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario