Memoria Episódica: Definición, Terminología, Como Se Crea Y Ejemplos.

La memoria episódica es el recuerdo de experiencias personales y eventos específicos, incluyendo ubicación, tiempo y emociones, aprende mas sobre el tema a través de ejemplos y de una variedad de información.

¿Que es la memoria episódica?

memoria episódica

Es el recuerdo único de una persona referente a un evento específico, por lo que será diferente de la memoria de otra persona de la misma experiencia, en otras palabras, estos son sus recuerdos únicos de cosas que sucedieron en su vida y cosas que sabes que sucedieron en la vida de otros. Si piensas que tu cerebro contiene una gran línea de tiempo, tu memoria episódica sería responsable de esa línea y de todos los eventos que existen en ella.

A veces se confunde con la memoria autobiográfica, mientras que esta implica memoria episódica y también se basa en la memoria semántica. Por ejemplo, conoces la ciudad donde naciste y la fecha, aunque no tienes recuerdos específicos de haber nacido.

Otro ejemplo, es imaginar que tienes una conversación con un amigo sobre el concierto al que asistió la semana pasada, le dices el nombre del artista, la hora del concierto, la ubicación y cómo disfrutaste ver a la cantante interpretar sus últimos éxitos, la información que ha recordado a tu amigo se almacena en la memoria episódica.

Los recuerdos de lo que comiste en el desayuno, tu primer día de colegio y la boda de tu primo son ejemplos de recuerdos episódicos. La memoria episódica es uno de los dos tipos de memoria declarativa, la cual es un tipo a largo plazo que se refiere a hechos, datos o eventos que pueden recordarse a voluntad. También te permite recordar conscientemente experiencias personales y eventos específicos que sucedieron en el pasado, esto incluye recordar información sobre cuándo tuvo lugar un evento, dónde sucedió el evento, qué ocurrió durante el evento y las emociones asociadas, está completamente desarrollada cuando tenemos alrededor de cuatro años.

Terminología

El término “memoria episódica” se refiere a un sistema de memoria (o capacidad) único del cerebro, sin embargo, ese no es el único significado  que se puede encontrar. Por ejemplo, el término se usa a menudo para describir la experiencia específica (contenido) que se le viene a la mente al ejercitar la capacidad de la memoria episódica y el sentimiento acompañante (fenomenología) de que uno está reviviendo esa experiencia previa.

En aras de la claridad, este artículo se referirá a los contenidos de la memoria episódica como “experiencias recordadas” y la experiencia fenomenológica como “recordar”. Existe un problema similar en relación con el concepto de memoria semántica. En la actualidad, el término también representa la capacidad del cerebro.

Los contenidos estructurados del sistema de memoria semántica se conocen como “conocimiento” y la experiencia fenomenológica como de igual forma.

Cómo se crea la memoria episódica

Formar una memoria de este tipo implica varios pasos únicos, cada uno de los cuales implica un sistema separado del cerebro, el primer paso en el proceso se llama codificación, un proceso por el cual pasa por el cerebro cada vez que se forma una nueva memoria episódica. La forma en que esto realmente funciona en un nivel fisiológico es muy complejo y no se entiende completamente, aunque lo que sabemos es fascinante.

Básicamente, cuando experimentas algo, esto provoca que las neuronas disparen en tu cerebro de acuerdo con lo que has visto y escuchado y al mismo tiempo, el evento tendrá un contenido emocional que es lo que define la liberación de neurotransmisores y hormonas, estos nos dicen si el evento es feliz o triste, y si el evento es lo suficientemente importante como para ser trasladado a la memoria a largo plazo para el almacenamiento permanente.

Lo que es sorprendente, es la capacidad del cerebro para tomar todas las entradas de las áreas sensoriales del cerebro y luego combinarlas en una sola experiencia en el hipocampo. El hipocampo en última instancia dictará si las entradas se deben comprometer con la memoria a largo plazo o no. Los casos de amnesia anterógrada, en los que los pacientes pierden la capacidad de formular nuevos recuerdos, nos demuestran el papel del hipocampo que normalmente está dañado.

Los recuerdos a menudo se almacenan principalmente a través de tipos particulares de codificación, lo que significa que dependerán más de uno de los sentidos que los demás, lo más común para las memorias episódicas es la “codificación semántica”, lo que significa que la memoria se basa más en el significado y nuestra comprensión de la misma, que en el sonido (codificación acústica) o lo que vimos (codificación visual); aunque estos también podrían desempeñar un papel.

Otro paso en el proceso de formar un episodio se llama consolidación, que es básicamente el evento en su memoria a largo plazo, esto ayuda a que la memoria se arraigue más fuertemente para que no se pierda si el cerebro sufre un deterioro. La memoria episódica puede verse afectada por traumas, hidrocefalia, tumores, afecciones metabólicas como la deficiencia de vitamina B1 y enfermedades neurológicas como la enfermedad de Alzheimer.

El proceso final involucra la recolección, la cual es un proceso que provoca la recuperación de información contextual relacionada con un incidente específico, a veces, un recuerdo de la memoria a largo plazo se recupera casi sin esfuerzo, y otras veces puede necesitar algo para activarlo, como una palabra, una imagen o incluso un olor.

Ejemplos de memoria episódica

ejemplos de memoria episódica

Las personas generalmente pueden asociar detalles particulares con una memoria episódica, cómo se sintieron, el tiempo y el lugar, y otros detalles. No se comprende por completo por qué recordamos ciertos casos en nuestra vida, mientras que otros no se registran en nuestros recuerdos episódicos, se cree que la emoción juega un papel clave en nuestra formación de recuerdos episódicos.

Algunos ejemplos de memoria episódica:

  • Dónde estabas y la gente con la que estabas cuando te enteraste de alguna tragedia.
  • Tus vacaciones de esquí el invierno pasado.
  • La primera vez que viajaste en avión.
  • Tu compañero de cuarto desde tu primer año en la universidad.
  • Los detalles sobre cómo te enteraste de la muerte de un pariente.
  • Temor al agua porque una ola en la playa te tumbó cuando eras niño.
  • Tu primer día en un nuevo trabajo.
  • Asistir a la fiesta de cumpleaños número 75 de un pariente.
  • Vecinos en la cuadra donde creciste.
  • La película que viste en tu primera cita con tu esposa, esposo, novio o novia.

La falla de tu memoria episódica

Curiosamente, se ha demostrado en muchas ocasiones que nuestros recuerdos episódicos y autobiográficos están lejos de ser infalibles y pueden ser fácilmente engañados.

Y, por supuesto, la formación inicial de la memoria también depende en gran medida de nuestra atención y de nuestra interpretación subjetiva de los acontecimientos. Si sucede algo pero tu atención no está en el evento clave, entonces la memoria podría ser muy diferente de otra persona que estaba más enfocada en ese momento y es que a menudo completaremos los espacios en blanco con lo que llamamos ‘esquemas’. En otras palabras, tenemos una especie de idea predeterminada de cómo se ven ciertos elementos o cómo se comportan las personas, si no prestáramos toda su atención, nuestros cerebros llenarían las piezas que faltaban al “adivinar” y no sabríamos la diferencia.

Otro fenómeno interesante relacionado con la memoria episódica es algo llamado “memoria flash”, este es un tipo de memoria que está cementada en piedra y es fácil para nosotros recordar vívidamente con gran detalle.

Por lo general, los recuerdos flash ocurren cuando estamos muy sorprendidos, asustados, felices o molestos, lo que desencadena una oleada repentina de hormonas y neurotransmisores correspondientes a esa emoción (adrenalina por miedo, por ejemplo) y eso a su vez significa que la memoria se establece de forma mucho más permanente y vívida. Esta es la razón por la cual muchas personas recuerdan dónde estaban el día en que Diana murió, por ejemplo, y por qué probablemente recuerdas el día de tu boda con más detalle que el jueves hace tres semanas.

Funciones de la memoria episódica en todas las especies

A medida que examinamos la evolución de la memoria episódica, es importante considerar sus posibles funciones en todas las especies. ¿Cuáles son sus posibles contribuciones a la idoneidad de un individuo? ¿Qué ventaja podría proporcionar? La memoria episódica no es necesaria para que los animales encuentren comida, refugio, compañeros o para evitar situaciones peligrosas, sin embargo, dada la naturaleza dinámica del entorno, la capacidad de recordar experiencias únicas sin duda podría ayudar a los animales a tener más éxito.

Esta ventaja puede ser especialmente beneficiosa en condiciones de recursos limitados, cuando las ganancias incrementales en la probabilidad de éxito pueden representar grandes efectos en la supervivencia a largo plazo.

Memoria basadas en predicciones

El propósito de la memoria no es recordar el pasado, sino permitirnos pensar, razonar y planificar para el futuro. En esta línea, proponemos que la función principal de la memoria episódica es proporcionar predicciones basadas en la memoria para apoyar el comportamiento adaptativo en el presente o en el futuro inmediato.

Hay dos formas en que la memoria episódica podría contribuir a esta capacidad. Primero, es el único sistema de memoria que proporciona información espacialmente y temporalmente específica sobre experiencias individuales. Por ejemplo, cuando se enfrenta a una necesidad específica (una herramienta), un individuo podría usar la memoria episódica para hacer predicciones sobre cómo satisfacer esta necesidad (ver dónde se vio por última vez la herramienta), esta especificidad incomparable les permite a los animales tener en cuenta eventos únicos para guiar su comportamiento y adaptarse rápidamente a las circunstancias cambiantes.

En segundo lugar, podría contribuir a las predicciones basadas en la memoria al apoyar la capacidad de hacer inferencias novedosas, de hecho, se ha propuesto que un papel fundamental del hipocampo es integrar recuerdos episódicos y semánticos en una red de memoria relacional (declarativa), debido a que muchos de nuestros recuerdos se superponen en el contenido de la información, se cree que la red representa las relaciones entre los recuerdos al vincularlos utilizando sus elementos comunes.

Esta estructura de red podría soportar la expresión flexible de relaciones inferidas entre elementos que nunca se experimentaron juntos, como deducir una trayectoria novedosa entre dos ubicaciones o la jerarquía social entre un grupo de individuos. Cabe señalar que las capacidades de memoria no declarativas también extraen regularidades del entorno para respaldar la capacidad de generalizar a otras situaciones, pero el proceso requiere exposiciones múltiples y carece de flexibilidad de expresión (es decir, está vinculado a claves específicas).

La planificación futura

Implica hacer predicciones sobre el futuro lejano (muchas horas más adelante) para anticipar las necesidades futuras, una extensión de la capacidad para las predicciones basadas en la memoria descrita anteriormente.

En los seres humanos, la planificación futura implica “pensamiento futuro episódico”, la capacidad de simular eventos o escenarios futuros plausibles (por ejemplo, imaginar actividades futuras para determinar qué empacar para un próximo viaje). Curiosamente, existe una considerable superposición entre los circuitos neuronales implicados en la recuperación de recuerdos episódicos y los que participan en la simulación de eventos futuros, lo que sugiere que las dos capacidades están intrínsecamente relacionadas.

Construyendo relaciones y redes sociales.

La memoria episódica podría ser particularmente útil para procesar y usar información social, aunque algunos aspectos de la información social son estáticos (por ejemplo, ¿quién está relacionado con quién?), Otros pueden cambiar con el tiempo (por ejemplo, ¿quién ha cooperado ?, ¿quién ha sido agresivo?) Y, por lo tanto, podrían depender de la capacidad de recordar experiencias específicas.

Curiosamente, las especies en las que la capacidad de memoria episódica se ha demostrado de forma más convincente (primates, roedores y matorrales) son muy sociables. La evidencia reciente sugiere que los humanos con deficiencias de memoria episódica tienen círculos sociales que son limitados en comparación con los controles, lo que sugiere que la memoria episódica puede ser crucial para establecer y / o mantener vínculos sociales. Por lo tanto, puede haber una relación entre la capacidad de memoria episódica y las interacciones sociales.

Usos específicos de la especie de la memoria episódica.

Aunque hasta ahora hemos enfatizado las características comunes en la capacidad de memoria episódica, también hay claras diferencias entre las especies.

Estas divergencias incluyen usos únicos, así como atributos específicos de la especie. Por ejemplo, en los humanos, se piensa que la memoria episódica está intrínsecamente ligada a otras capacidades mentales como el lenguaje, el sentido del yo, la empatía y la teoría de la mente, aunque tales características se usaron inicialmente como evidencia de que la memoria episódica es exclusiva de los humanos, de acuerdo con el marco conceptual actual, representan atributos (o módulos) específicos de especie asociados con la expansión de áreas neocorticales (particularmente prefrontales) en humanos.

Otros usos específicos de la especie pueden incluir ratones de campo que predicen cuándo y dónde se ubicarán las hembras sexualmente receptivas y los colibríes que mantienen un seguimiento de la ubicación, calidad y tasa de renovación de las diferentes fuentes de néctar. La memoria episódica puede ser de particular importancia en los colibríes debido al enorme costo de la energía en la recolección de néctar, lo que hace que las visitas repetidas o la mala planificación sean altamente perjudiciales.

Memoria semántica vs. memoria episódica

La memoria episódica y la memoria semántica son dos tipos principales de recuerdos que forman parte de tu memoria a largo plazo; juntos se conocen como memoria declarativa.

Mientras que la memoria episódica como hemos venido mencionando, es la visión única de un individuo en un episodio en particular, que variará de la memoria de otros que estaban en el mismo evento, la memoria semántica es solo la realidad.

Mientras que una novia recordará la fecha en la que se casó, sus recuerdos del evento diferirán de los que asistieron a la ceremonia e incluso de los del novio.

Los investigadores han notado que si bien estas dos formas de memoria están separadas, no necesariamente operan de manera completamente independiente. En 1972, Endel Tulving de la Universidad de Toronto detalló las diferencias entre la memoria episódica y semántica en su libro “Elementos de memoria episódica”, señaló que la semántica y episódica difieren en cómo operan y los tipos de información que procesan.

Observó que la formación de una nueva memoria episódica se ve afectada por la información en la memoria semántica. Una memoria debe pasar a través de la memoria semántica antes de que pueda cementarse en la memoria a largo plazo como una memoria episódica.

 

Deja un comentario