Terapia Sexual – Como Funciona Y Ayuda, Estrategias Y Efectividad

La salud sexual es una parte esencial del bienestar emocional y físico general, pero si tiene un problema sexual, lo último que probablemente quiera hacer es hablar de ello, si la vergüenza te impide buscar ayuda, debes saber esto: el 43 por ciento de las mujeres y el 31 por ciento de los hombres informan algún grado de disfunción o trastorno sexual. La terapia sexual está diseñada para llegar al fondo de los problemas sexuales, como la vergüenza, y revertirlos.

La mayoría de nosotros tendrá un problema con el sexo en algún momento de nuestras vidas, algunas personas lidian con esto por sí mismas pero, para otros, los problemas sexuales pueden causar mucha angustia e infelicidad y requieren ayuda profesional.

¿Que es la terapia sexual?

terapia sexual

Es una estrategia para la mejora de la función sexual y el tratamiento de la disfunción sexual, esto incluye eyaculación precoz o eyaculación retardada, disfunción eréctil, falta de interés o excitación sexual y sexo doloroso (vaginismo y dispareunia). Incluye lidiar con problemas impuestos por intereses sexuales atípicos (parafilias), disforia de género y problemas transgénero, deseo sexual muy alto o hipersexualidad, falta de confianza sexual, recuperación de una agresión sexual y problemas sexuales en el envejecimiento, la enfermedad o la discapacidad.

Es una forma de asesoramiento destinada a ayudar a individuos y parejas a resolver dificultades sexuales, como ansiedad de rendimiento o problemas de relación. Los clientes generalmente se reúnen en la oficina del terapeuta, algunos eligen asistir solo a las sesiones; otros traen a su compañero con ellos. La frecuencia y la duración de la sesión generalmente dependen del cliente y del tipo de problema que se trate.

Es normal que los clientes se sientan ansiosos al ver a un terapeuta sexual, especialmente por primera vez. Muchas personas tienen problemas para hablar sobre sexo, por lo que hablar con un extraño puede parecer incómodo, sin embargo, la mayoría de los terapeutas sexuales lo reconocen y tratan de hacer que sus clientes se sientan cómodos, comienzan con preguntas sobre la salud y el origen sexual, la educación sexual, las creencias sobre el sexo y las preocupaciones sexuales específicas del cliente.

Es importante saber que las sesiones de terapia sexual no implican ningún contacto físico o actividad sexual entre clientes y terapeutas. Los clientes que se sienten incómodos con cualquier aspecto de la terapia deben hablar o dejar de ver a ese terapeuta en particular.

Los terapeutas sexuales generalmente asignan tareas, actividades prácticas que los clientes deben completar en la privacidad de su propio hogar.

Tal tarea puede incluir lo siguiente:

• Experimentación. Las parejas que sienten que están en una rutina sexual pueden probar diferentes actividades, como el juego de rol o el uso de juguetes sexuales, para aumentar su deseo. Otras parejas pueden necesitar ajustar su rutina o posiciones sexuales, especialmente si una pareja tiene una condición de salud que requiere tales cambios.

• Enfoque sensato. Esta técnica para parejas está diseñada para generar confianza e intimidad mientras se reduce la ansiedad, las parejas progresan a través de tres etapas, comenzando con el contacto no sexual, progresando a tocar el genital y, generalmente, terminando con la penetración.

• Educación. A veces, los clientes no reciben educación sexual adecuada mientras crecen. Como resultado, es posible que no conozcan la anatomía y cómo funciona el cuerpo durante la actividad sexual, los terapeutas pueden asignar libros o contenido web para leer o videos para mirar, también pueden sugerir que usen un espejo para aprender más sobre su cuerpo.

• Estrategias de comunicación. Los clientes pueden practicar pidiendo lo que quieren o necesitan sexual o emocionalmente en una relación.

El éxito con la terapia sexual a menudo depende de cuán comprometidos estén los clientes con el proceso. Si los clientes están dispuestos a esforzarse, ya sea solos o con un compañero, pueden alcanzar sus objetivos sexuales.

¿Qué tan efectiva es la terapia sexual?

La mejor evidencia científica para la efectividad de la terapia sexual es en el tratamiento de los problemas del orgasmo, la aversión sexual (encontrar sexo desagradable) y el vaginismo. No hay mucho apoyo científico para la eficacia de la terapia sexual sola para tratar el deseo sexual bajo a menos que se deba principalmente a problemas de relación u otros factores emocionales o psicológicos.

Tenga en cuenta que la terapia sexual o el asesoramiento pueden producir beneficios simplemente al guiarlo a usted y a su pareja a enfocarse nuevamente en la intimidad y la sexualidad. En estudios clínicos de varios medicamentos para problemas sexuales femeninos, los grupos de mujeres que recibieron terapia con placebo experimentaron mejoras de hasta el 30% en su función sexual a lo largo del estudio esto sugiere que simplemente prestar más atención a la sexualidad, como lo hacen las mujeres al inscribirse en un estudio clínico, o cuando las parejas buscan consejería en forma conjunta, puede tener efectos positivos aun cuando no se use un tratamiento activo.

Intervenciones y estrategias de terapia sexual

Los terapeutas sexuales pueden ofrecer una variedad de intervenciones que pueden ayudar a un paciente a reconectarse emocional y sexualmente con su pareja. Las estrategias comunes incluyen:

Ayudar al paciente a desarrollar objetivos realistas y apropiados. Es posible que los pacientes necesiten ayuda para comprender la respuesta sexual femenina y masculina y lo que les despierta como individuos, puede que no hayan explorado sus respuestas sexuales, que finjan tener orgasmos, que estén ansiosos o inhibidos sobre su sexualidad, o que se involucren en un patrón establecido de actividad sexual que no los excite ni les satisfaga. La educación sobre un problema sexual es el primer paso en el proceso de tratamiento y ayuda al paciente a definir mejor sus necesidades, objetivos y expectativas.

Exploración de fantasías sexuales. Fantasear sobre el sexo es un buen paso para recargar el deseo. Los terapeutas sexuales pueden recomendar el uso de libros eróticos o videos para estimular fantasías,además compartir fantasías con una pareja puede mejorar la comunicación de las relaciones sobre lo que una mujer encuentra excitante y puede ayudar a una pareja a revivir un guión o un repertorio sexual aburrido.

Identificar catalizadores contextuales para la actividad sexual. Revisión del contexto en el cual la actividad sexual típicamente ocurre en la vida de una mujer, la secuencia de comandos sexual incluida la hora del día, el intervalo entre encuentros sexuales y la forma en que una pareja indica su deseo de intimidad puede ser utilizada por el terapeuta sexual para hacer recomendaciones sobre cómo aumentar el deseo sexual, la excitación, y satisfaction.

Ejercicios de localización. Estos ejercicios están diseñados para ayudar a un paciente a recordar instancias de su vida en las que se sintió sexy y tenía un nivel bueno y satisfactorio de deseo sexual, en el cual se debe recordar su aspecto físico, el entorno, los olores en el aire, la música que estaba escuchando y los alimentos que estaba comiendo en ese momento, y utilizarlos como “pistas” para sentirse sexualmente ahora.

Asignación de ejercicios de enfoque sensorial. Estos ejercicios de comportamiento involucran a una pareja que se turna para darse placer el uno al otro, de modo que cada persona tiene una mayor conciencia de qué tipos de caricias son más excitantes y puede transmitir esa información a su pareja. El enfoque sensorial puede ser de naturaleza genital y no genital, comienza con un masaje sensual limitado de la cara, las manos y el cuello, y progresa con el tiempo para incluir las relaciones sexuales. De hecho, para reducir la “ansiedad de rendimiento” y ayudar a la pareja a establecer una intimidad emocional, los ejercicios no están orientados a los objetivos.

Enseñando la práctica de la atención plena. La mayoría de las personas se han convertido en multifaceticos en un esfuerzo por mantenerse al día con la vida cotidiana, pueden tomar este enfoque de su vida sexual y apresurarse fuera de foco a través de las relaciones sexuales, dejando poco espacio para la excitación, el disfrute o la satisfacción suficientes. Las mujeres con trastornos de deseo y excitación son particularmente vulnerables a la distracción por factores estresantes durante los encuentros sexuales.

La práctica de la atención plena le enseña al paciente a concentrarse en el aquí y ahora y en todas sus sensaciones: vista, olfato, oído, tacto y gusto, y alejar los pensamientos que distraen. La técnica puede ser particularmente útil para educar a una mujer sobre la forma en que su cuerpo responde a los estímulos sexuales.

Explorando formas alternativas de expresión sexual. Esto puede incluir educación sobre masaje sensual, acariciar, masturbación mutua, técnicas de estimulación manual, oral y anal, uso de juguetes sexuales (vibradores) e intentar posiciones sexuales alternativas (que no sean la posición misionera).

Abordar el aburrimiento sexual. Una pareja que ha estado juntos durante muchos años cae en una rutina sexual que es poco imaginativa y aburrida, a menudo llamada una rutina sexual, que puede reducir el deseo. Un terapeuta sexual puede ofrecer una serie de sugerencias para revivir este tipo de vida, como cambiar el lugar para el sexo (sacándolo del dormitorio, por ejemplo, y en el asiento trasero del automóvil o en la habitación de un hotel), así como libros y videos de educación sexual para buscar nuevas técnicas.

¿Cómo funciona la terapia sexual?

La terapia sexual es como cualquier tipo de psicoterapia, donde tratas la condición hablando sobre tus experiencias, preocupaciones y sentimientos junto con tu terapeuta, luego trabajas en mecanismos de adaptación para ayudar a mejorar tus respuestas en el futuro para que puedas tener una vida sexual más saludable.

Durante sus citas iniciales, su terapeuta hablará solo con usted y su pareja juntos, él estará allí para guiarlo y ayudarlo a procesar su desafío actual: No están ahí para tomar partido por una persona o para ayudar a persuadir a nadie, no tendrá relaciones sexuales con nadie ni le mostrará a nadie cómo tener relaciones sexuales.

Con cada sesión, su terapeuta continuará presionándolo para una mejor administración y aceptación de sus inquietudes que pueden conducir a la disfunción sexual, toda la terapia de conversación, incluida la terapia sexual, es a la vez un entorno de apoyo y educativo. Está destinado a proporcionar comodidad y aliento para el cambio, es probable que salga de la oficina de su terapeuta con tareas y trabajo pendiente antes de su próxima cita.

Si él sospecha que la disfunción que está experimentando es el resultado de una preocupación sexual física, es posible que lo remita a un médico. Su terapeuta y el médico pueden consultar sobre sus signos y síntomas y trabajar para ayudar a encontrar cualquier inquietud física que pueda estar contribuyendo a mayores problemas sexuales.

¿Como ayuda la terapia sexual en las relaciones?

1. Ayuda a las parejas a hablar sobre sexo entre ellas. Un terapeuta sexual se siente cómodo hablando de sexo, si bien nada está prohibido y no hay nada tabú para hablar, la mayoría de las personas tiene problemas para sacar algo cuando se trata de sexo. Las parejas no tienen un lenguaje erótico para describir sus deseos, las mujeres no hablan con sus amigas sobre cómo renuevan su deseo sexual y los hombres no le preguntan a sus amigos cómo llevar a una mujer al orgasmo.

La mayoría de los médicos no tienen ni siquiera un día de entrenamiento en terapia sexual en la facultad de medicina, incluso ginecólogos y urólogos. Los médicos hablan bien de cómo funciona el cuerpo, pero están limitados por su propia experiencia cuando se trata de resolver problemas sexuales. Ellos son conscientes de lo ansiosos que te sentirías al hablar sobre este tema íntimo entre ellos y con un desconocido. Lo ayudarán a sentirse a gusto y lo guiarán a hablar sobre sexo.

2. La terapia sexual llega a la raíz del problema. Las parejas no pueden resolver estos asuntos íntimos por sí mismas porque la decepción, el dolor, la ira, el resentimiento, las acusaciones, la inhibición y varias rondas de enfrentamientos podrían haber cerrado la discusión que más se necesitaba.

La investigación muestra que la mayoría de las personas que podrían haber resuelto fácilmente sus problemas esperan seis años antes de buscar ayuda, la ansiedad es la principal razón por la cual las personas no recogen y piden ayuda, el miedo a enfrentar el problema y descubrir que realmente no son compatibles es tan poderoso que se demoran cada vez más en sentirse desesperanzados, pero lo más frecuente es que una pareja en terapia sexual encuentre una manera de sentir más placer y más alegría.

3. Los terapeutas sexuales tienen esperanza y son justos.  A veces, una pareja necesita sexo para sentirse conectada y la otra necesita sentirse conectada antes de querer tener relaciones sexuales. Ambos lados de los problemas deben ser entendidos y trabajados para una solución justa.

4. ¿Qué tipo de problemas tratan los terapeutas sexuales? Los dos principales problemas son: el bajo deseo sexual y desacuerdos de frecuencia entre parejas. Otros problemas son:

  • Mujeres que quieren tener su primer orgasmo o quiere el orgasmo con su pareja.
  • Hombres con eyaculación precoz.
  • Disfuncion eréctil.
  • Eyaculación retrasada.
  • Sobrevivientes de cáncer de mama y cáncer de próstata.
  • Aprender a disfrutar del sexo oral.
  • Adicción a la pornografía o adicción al sexo.
  • Aburrida vida sexual.
  • No atraído por su pareja.
  • Inhibiciones de todo tipo.
  • Fetiches.

¿Cuánto tiempo toma la terapia sexual?

Tres niveles de problemas toman diferentes duraciones de tratamiento.

Nivel 1 – Problemas de orientación sexual: Por ejemplo, una mujer joven que no sabe cómo tener un orgasmo suele durar 2 sesiones o menos. La eyaculación precoz se resuelve fácilmente antes de que surja el resentimiento.

Nivel 2 – Problemas sexuales enredados en la relación: La mayor parte de las parejas tienen problemas sexuales atados en el nudo de su lucha de poder entre sí. El sexo sirve como un campo de batalla perfecto para resolver cuestiones más profundas sobre qué tan cerca cada uno quiere sentirse y cuánta autonomía quieren que se les conceda en el matrimonio o la pareja, esto toma al menos 15 semanas, 6 meses e implica consejería matrimonial o consejería de pareja también.

Nivel 3: trauma, historias infantiles de abandono o abuso, dificultades para sentirse conectado con cualquier persona. Los problemas sexuales que resultan de esto pueden demorar años en resolverse, no todas las personas necesitan años o terapia para tener una vida sexual feliz, pero algunas lo hacen, dependiendo de quién fue el abusador, cuánto duró y si hubo violencia. Los sentimientos de muerte sexual son un patrón defensivo de los votos de la niñez para nunca confiar en las necesidades primitivas de uno y necesitan un tratamiento terapéutico más prolongado.

Deja un comentario