Asociacionismo: Definición. Historia Y Relación Basada En Otras Teorías.

El asociacionismo es una de las teorías de pensamiento más antiguas y, de alguna u otra forma, más ampliamente sostenidas, ha sido el motor del empirismo durante siglos, desde los empiristas británicos hasta los conductistas y los conexionistas modernos. Lo que vincula estas tesis es un compromiso con una cierta racionalidad del pensamiento: los estados mentales de una criatura están asociados debido a algunos hechos sobre su historia causa.

¿Que es el asociacionismo?

asociacionismo

Es una teoría que conecta el aprendizaje con el pensamiento basado en los principios de la historia causal del organismo. Desde sus raíces iniciales, los asociacionistas han tratado de utilizar la historia de la experiencia de un organismo como el principal escultor de la arquitectura cognitiva. En su forma más básica, el asociacionismo ha afirmado que los pares de pensamientos se asocian en función de la experiencia pasada del organismo.

La popularidad del asociacionismo se debe en parte a la cantidad de maestros diferentes que puede servir. En particular, puede usarse como una teoría del aprendizaje (por ejemplo, como en la teorización conductista), una teoría del pensamiento (como en las “corrientes de pensamiento” de James), una teoría de estructuras mentales y una teoría de la implementación del pensamiento (conexionismo).

Es una teoría que sostiene que toda la vida consciente del hombre puede explicarse sobre la base de procesos asociativos, enseña que la mente consiste en elementos mentales y compuestos de los mismos. Cuando uno percibe un objeto, tiene una sensación; pero incluso cuando el objeto ya no está realmente presente, puede retener una idea, es decir, una débil copia de una sensación o imagen sensorial. Las sensaciones y sus copias son los únicos elementos de la mente, y se combinan o sintetizan en estructuras mentales más grandes, como percepciones y pensamientos complejos, mediante el mecanismo de asociación. Por el contrario, cualquier contenido mental complejo puede reducirse a sus componentes elementales mediante el análisis mental.

Historia del asociacionismo

La idea se registra por primera vez en Platón y Aristóteles, especialmente con respecto a la sucesión de recuerdos, los miembros de la asociación principalmente británica, incluidos John Locke, David Hume, David Hartley, Joseph Priestley, James Mill, John Stuart Mill, Alexander Bain e Ivan Pavlov, afirmaron que el principio se aplica a todos o la mayoría de los procesos mentales. Más tarde, los miembros de la escuela desarrollaron principios muy específicos que explicaban cómo funcionaban las asociaciones e incluso un mecanismo fisiológico que no guardaba ningún parecido con la neurofisiología moderna. Algunas de las ideas de la escuela asociacionista anticiparon los principios del condicionamiento y su uso en la psicología del comportamiento.

El asociacionismo como teoría de los procesos mentales: la conexión empirista

El empirismo es una perspectiva teórica general, que tiende a ofrecer una teoría del aprendizaje para explicar la mayor cantidad posible de nuestra vida mental. Desde los empiristas británicos a través de Skinner y los conductistas, el enfoque principal ha sido argumentar a favor de la adquisición de conceptos a través del aprendizaje. Sin embargo, los procesos mentales que suscriben tal aprendizaje casi nunca se postulan para ser aprendidos. Por lo tanto, reducir la cantidad de procesos mentales que uno debe postular limita la cantidad de maquinaria innata con la que el teórico está cargado.

El asociacionismo, en su forma original como en Hume (1738/1975), se presentó como una teoría de los procesos mentales, el intento de los asociacionistas de responder la pregunta de cuántos procesos mentales hay al postular que solo hay un proceso mental: la capacidad de asociar ideas.

Por supuesto, los pensadores ejecutan muchos tipos diferentes de actos cognitivos, por lo que si hay un solo proceso mental, la capacidad de asociarse, ese proceso debe ser lo suficientemente flexible como para llevar a cabo una amplia gama de trabajos cognitivos. En particular, debe ser capaz de dar cuenta del aprendizaje y el pensamiento. En consecuencia, el asociacionismo se ha utilizado en ambos frentes.

El asociacionismo como teoría del aprendizaje

En uno de sus sentidos, el “asociacionismo” se refiere a una teoría de cómo los organismos adquieren conceptos, estructuras asociativas, sesgos de respuesta e incluso conocimiento proposicional. Se reconoce comúnmente que el asociacionismo se afianzó después de la publicación del Ensayo sobre el entendimiento humano de John Locke (1690/1975). Sin embargo, los comentarios de Locke sobre el asociacionismo fueron escuetos (aunque fértiles) y no abordaron el aprendizaje en gran medida.

El primer intento serio de detallar el asociacionismo como una teoría del aprendizaje fue dado por Hume en el Treatise of Human Nature (1738/1975). El asociacionismo de Hume fue, antes que nada, una teoría que conectaba cómo las percepciones determinaban los trenes de pensamiento. El empirismo de Hume, como se consagra en el Principio de Copia, exigía que no hubiera Ideas en la mente que no se dieran primero en la experiencia.

El análisis de Hume consistió en tres tipos de relaciones asociativas: causa y efecto, contigüidad y semejanza. Si dos impresiones instanciaron una de estas relaciones asociativas, sus ideas correspondientes imitarían la misma instanciación.

Como se dijo, el asociacionismo de Hume era principalmente una forma de determinar el perfil funcional de Ideas, pero todavía no hemos dicho qué es para que se asocien dos ideas. En cambio, uno puede ver la contribución de Hume como la introducción de un tipo muy influyente de aprendizaje asociativo, ya que la teoría de Hume pretende explicar cómo aprendemos a asociar ciertas ideas.

El asociacionismo como teoría de la estructura mental

El aprendizaje asociativo equivale a una constelación de puntos de vista relacionados que interpreta el aprendizaje como la asociación de estímulos con respuestas (en condicionamiento operante) o estímulos con otros estímulos (en condicionamiento clásico) o estímulos con valencias (en condicionamiento evaluativo).

Las cuentas de aprendizaje asociativo plantean la pregunta: ¿cómo se almacena la información que X y Y están asociados? Una respuesta de muestra altamente artificiosa a esta pregunta sería que un pensador aprende una regla condicional inconsciente explícitamente representada que dice “cuando se activa una ficha de x, luego también se activa una ficha de y”. En lugar de una respuesta tan altamente intelectualizada, los miembros de la asociación han encontrado una visión complementaria natural de que la información se almacena en una estructura asociativa.

Asociacionismo en la psicología social

Desde la revolución cognitiva, la influencia del asociacionismo ha desaparecido bastante en la psicología cognitiva y la psicolingüística, esto no quiere decir que todos los aspectos de la teorización asociativa estén muertos en estas áreas; más bien, acaban de asumir roles mucho más pequeños (por ejemplo, a menudo se ha sugerido que los léxicos mentales están estructurados, en parte, asociativamente, por lo que las tareas de decisión léxica se toman como mapas de facilitación del léxico propio). En otras áreas de la psicología cognitiva (por ejemplo, el estudio de la cognición causal), el asociacionismo ya no es el paradigma teórico dominante, pero sigue estando muy vivo como una opción teórica. El asociacionismo también prospera en la literatura conexionista, así como en la tradición cognitiva animal.

Pero la mayor fortaleza contemporánea de teorización asociacionista reside en la psicología social, un área que tradicionalmente ha sido hostil al asociacionismo. El ascenso del asociacionismo en la psicología social ha sido un desarrollo bastante reciente y ha provocado un renacimiento de las teorías asociacionistas en la filosofía y la ciencia cognitiva, las dos áreas de la psicología social que han visto el mayor renacimiento del asociacionismo son la actitud implícita y la literatura de la teoría del doble proceso.

Compartir es sinónimo de bondad. Sé bondadoso...

Estudiante de Contaduría Pública, Amo dibujar y el aprender cada día un poco más, me gusta la música y divertirme. Soy redactora en páginas Web.

“El éxito no está en vencer siempre sino en no desanimarse nunca”

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario