¿Que Es La Autoestima? – Teorías, Tipos, Factores E Importancia

Se nos dice que podemos lograr cualquier cosa si creemos en nosotros mismo, por supuesto, sabemos que eso es falso, no podemos lograr nada en el mundo simplemente a través de la creencia, si eso fuera cierto, muchos niños volarían por los cielos sobre el techo de su garaje. Sin embargo, sabemos que creer en ti mismo y aceptarte por lo que eres es un factor importante en el éxito, las relaciones y la felicidad, y que la autoestima juega un papel importante en la vida, nos da confianza en nuestras habilidades y la motivación para llevarlas a cabo, y finalmente nos damos cuenta de que cumplimos a medida que navegamos la vida con una actitud positiva.

Varios estudios han confirmado que la autoestima tiene una relación directa con nuestro bienestar general, y haríamos bien en tener en cuenta este hecho, tanto para nosotros como para quienes nos rodean, en particular los niños en desarrollo con los que interactuamos. Es una visión realista pero positiva de ti mismo generalmente se considera el ideal.

¿Que es la autoestima?

autoestima

Refleja la evaluación emocional subjetiva general de un individuo sobre su propio valor, es la decisión tomada por un individuo como una actitud hacia el yo. Se puede decir en otras palabras que es el concepto de sí mismo es lo que pensamos acerca del yo: la autoestima, es la evaluación positiva o negativa del yo, así como de cómo nos sentimos al respecto.

La autoestima es atractiva como una construcción psicológica social porque los investigadores la han conceptualizado como un predictor influyente de ciertos resultados, como el rendimiento académico, la felicidad, satisfacción en el matrimonio y las relaciones, puede aplicarse específicamente a una dimensión particular (por ejemplo, “Creo que soy un buen escritor y me siento feliz por eso”) o a nivel global (por ejemplo, “Creo que soy una mala persona y me siento mal por eso”). Los psicólogos suelen considerar la autoestima como una característica duradera de la personalidad, aunque también existen variaciones normales a corto plazo y puede involucrar una variedad de creencias acerca de usted mismo, como la evaluación de su propia apariencia, emociones y comportamientos.

Teoría de la autoestima

La autoestima ha sido un tema candente en psicología durante décadas, desde la psicología misma, incluso Freud, que muchos consideran el padre fundador de la psicología (aunque en este punto es un padre distanciado), tenía teorías sobre la autoestima en el corazón de su trabajo.

La necesidad de autoestima juega un papel importante en la jerarquía de necesidades del psicólogo Abraham Maslow, que describe la autoestima como una de las motivaciones humanas básicas, quien sugirió que las personas necesitan tanto la estima de otras personas como el respeto por sí mismos. Es importante tener en cuenta que la autoestima es un concepto distinto de la autoeficacia, que implica qué tan bien cree que manejará las acciones, el desempeño o las habilidades futuras.

Tipos de autoestima

Inflada

Llamado narcisismo, el cual es una disposición que las personas pueden tener y que representa un amor excesivo por uno mismo, se caracteriza por una visión inflada de autoestima, un ejemplo de ello seria “Si yo gobernara el mundo, sería un lugar mucho mejor”.

Las personas con una autoestima exagerada piensan que son mejores que otras y no tienen dudas sobre la posibilidad de subestimar a los demás, esta es una autoestima muy negativa, ya que les impide establecer relaciones afectuosas y saludables. Su competitividad siempre está presente y siempre quieren estar en la cima. Para estas personas, la felicidad se encuentra en el logro del éxito, pero la realidad del asunto es que no logran la felicidad con esta actitud.

Se caracterizan por su incapacidad para escuchar a los demás y para criticarse a sí mismos, no son capaces de corregir sus propios errores y, como tales, están culpando constantemente a los demás. Además, tienden a infravalorar a los demás, adoptando comportamientos hostiles hacia ellos. Es muy difícil para estas personas establecer relaciones saludables con los demás, siempre ven a todos los demás como competencia.

Alta

Las personas con este tipo de autoestima se aceptan y se valoran a sí mismas, es una autoestima que se sabe que es positiva, ya que logra hacer que la persona esté satisfecha con su vida. ¿Esto implica que no habrá barreras o muros para escalar? Absolutamente no, pero la confianza en uno mismo y el coraje para enfrentar cualquier problema que pueda surgir hacen que todo sea mucho más fácil.

Creer en ti y confiar en quién eres es lo que caracteriza a las personas que poseen este tipo de autoestima y esto no los hace arrogantes, ni se sienten mejor que nadie, solo tienen la seguridad necesaria para evitar que circunstancias negativas y eventos los desequilibren.

  • No pierde tiempo preocupándose excesivamente por lo que sucedió en el pasado ni por lo que podría suceder en el futuro, aprenden del pasado y planean para el futuro, pero viven intensamente en el presente.
  • Confía plenamente en su capacidad para resolver problemas, sin importar las fallas y dificultades, piden ayuda a otros cuando la necesitan.
  • Resiste la manipulación, colabora con otros solo si parece apropiado y conveniente.
  • Admite y acepta diferentes impulso, ya sean positivos o negativos, y revela esos impulsos a otros solo cuando lo desea.
  • Puede trabajar para encontrar soluciones y expresar el descontento sin menospreciarse a sí mismo ni a los demás cuando surgen desafíos.

Pero incluso entre aquellos con alta autoestima, hay personas que de hecho pueden verse desequilibradas, es decir, no son capaces de mantener constantemente esta alta autoestima.

Baja

Las personas que tienen baja autoestima son las opuestas a las personas con la alta, debido a que no se valoran a sí mismos, no confían en sus posibilidades, y la inseguridad que pueden sentir se traslada a casi todas las situaciones. El miedo al fracaso es algo que los atormenta y mantiene a las personas con baja autoestima, ellos son el modelo de personas infelices, tienen un miedo exagerado a los errores, son perfeccionistas, que puede llevar a la frustración cuando la perfección no se logra y son envidiiosos y con resentimientos en general.

Las personas con baja autoestima tienden a ser críticos con ellos mismos. Algunos dependen de la aprobación y la alabanza de los demás al evaluar la autoestima, otros pueden medir su simpatía en términos de éxitos y otros se aceptarán a sí mismos si tienen éxito, pero no lo harán si fracasan. Leer sobre: Baja autoestima.

Factores que pueden influir en la autoestima

Como se puede imaginar, existen diferentes factores que pueden influir, como los factores genéticos que ayudan a formar la personalidad en general y desempeñan un papel, pero a menudo son nuestras experiencias las que forman la base de la autoestima general. Aquellos que constantemente reciben evaluaciones demasiado críticas o negativas de cuidadores, familiares y amigos, por ejemplo, probablemente experimenten problemas con baja autoestima.

Además, su pensamiento interno, edad, posibles enfermedades, discapacidades o limitaciones físicas y su trabajo pueden afectar su autoestima.

Autoestima y otros rasgos

Autoestima vs autoconcepto

La autoestima no es autoconcepto, aunque puede ser parte de ello. El autoconcepto es la percepción que tenemos de nosotros mismos, nuestra respuesta cuando nos hacemos la pregunta “¿Quién soy?” Es conocer las propias tendencias, pensamientos, preferencias y hábitos, pasatiempos, habilidades y áreas de debilidad.

Según Carl Rogers, fundador de la terapia centrada en el cliente, el autoconcepto es una construcción general y la autoestima es uno de sus componentes.

Autoestima vs autoimagen

Otro término similar con un significado diferente es autoimagen, ya que se trata de cómo te ves a ti mismo. Sin embargo, en lugar de basarse en la realidad, puede basarse en pensamientos falsos e inexactos sobre nosotros mismos. Nuestra autoimagen puede estar cerca de la realidad o lejos de ella, pero en general no está completamente en línea con lo real o con la forma en que otros nos perciben.

Autoestima vs confianza en uno mismo

La confianza en sí mismo es su capacidad para enfrentar los desafíos, resolver problemas y participar con éxito en el mundo. Se basa más en las medidas externas de éxito y valor que en las medidas internas que contribuyen a la autoestima, uno puede tener una gran confianza en sí mismo, particularmente en un área o campo determinado, pero aún le falta una sensación saludable de valor general o autoestima.

Autoestima vs autoeficacia

De manera similar a la confianza en uno mismo, la autoeficacia también se relaciona con la autoestima, pero no es un sustituto de ella, ya que se refiere a la creencia en la capacidad de uno para tener éxito en ciertas tareas, puede tener una alta autoeficacia cuando se trata de jugar baloncesto, pero baja autoeficacia cuando se trata de tener éxito en la clase de matemáticas. A diferencia de la autoestima, la autoeficacia es más específica que global, y se basa en el éxito externo más que en el valor interno.

Autoestima vs autocompasión

La autocompasión se centra en cómo nos relacionamos con nosotros mismos en lugar de cómo nos juzgamos o percibimos a nosotros mismos. Ser compasivo significa que somos amables y nos perdonamos, y que evitamos ser duros o excesivamente críticos con nosotros mismos. La autocompasión puede llevarnos a una sana sensación de autoestima, pero no es autoestima en sí misma.

Efectos de las redes sociales en la autoestima

Los estudios sugieren que el uso de las redes sociales tiene un impacto negativo en la autoestima. Este efecto es fácil de entender, debido a que los humanos somos criaturas sociales y necesitan interacción con otros para mantenerse sanos y felices; sin embargo, también utilizamos a quienes nos rodean como comparaciones para medir y seguir nuestro propio progreso en el trabajo, las relaciones y la vida en general. Las redes sociales hacen que estas comparaciones sean más fáciles que nunca, pero dan esta tendencia a comparar.

Lo que vemos en Facebook, Instagram y Twitter no es representativo de la vida real, a menudo es cuidadosamente seleccionado y presentado minuciosamente para dar la mejor impresión posible, raramente vemos la tristeza, el fracaso y la decepción que acompañan a la vida humana cotidiana, en su lugar, vemos una imagen perfecta, una línea de tiempo llena de buenas noticias y breves comentarios sobre logros y felicidad.

Aunque esta comparación social con estándares inalcanzables es claramente una mala costumbre, las redes sociales no son necesariamente una sentencia de muerte para su autoestima. El uso moderado, complementado por recordatorios frecuentes de que a menudo solo vemos lo mejor en los demás, nos puede permitir usar las publicaciones de las redes sociales como inspiración y motivación en lugar de una comparación poco saludable.

No es necesario que renuncie a las redes sociales para siempre con el fin de mantener un sentido saludable de la autoestima. ¡Simplemente utilícela con atención y manténgala en la perspectiva correcta!

Beneficios de desarrollar la autoestima con la meditación

beneficios de la autoestima

Cuando meditamos, cultivamos nuestra capacidad de dejar ir y mantener nuestros pensamientos y sentimientos en perspectiv, aprendemos a observar simplemente en lugar de participar activamente en cada pequeña experiencia que aparece en nuestra cabeza. En otras palabras, estamos “aflojando el control que tenemos sobre nuestro sentido del yo”.

Si bien esto puede parecer contradictorio para desarrollar y mantener un sentido positivo de sí mismo, en realidad es una gran manera de abordarlo. A través de la meditación, obtenemos la capacidad de tomar conciencia de nuestras experiencias internas sin identificarnos demasiado con ellas, dejando que nuestros pensamientos pasen desapercibidos sin un juicio o una respuesta emocional fuerte.

Como señala el experto en meditación Andy Puddicombe, la baja autoestima puede entenderse como el resultado de una identificación excesiva con uno mismo, cuando nos envolvemos demasiado en nuestro sentido de sí mismos, ya sea que eso se concentre en lo positivo (yo soy el MEJOR) o lo negativo (yo soy el PEOR), le damos demasiada importancia, incluso podemos obsesionarnos con el yo, repasar cada pequeña palabra, pensamiento o sentimiento que entra en nuestra mente.

Una práctica regular de meditación puede aumentar su autoestima al ayudarlo a soltar su preocupación por sí mismo, liberándolo de ser controlado por los pensamientos y sentimientos de su propia experiencia. Cuando tienes la capacidad de dar un paso atrás y observar un pensamiento inquietante o autocrítico, de repente no tiene tanto poder sobre ti como solía hacerlo, esta desidentificación con los pensamientos negativos que tienes sobre ti resulta en una conversación menos negativa a lo largo del tiempo y libertad de tu voz interna excesivamente crítica.

Importancia de la autoestima

La autoestima se refiere a las creencias de una persona sobre su propio valor y tiene que ver con los sentimientos que las personas experimentan que se derivan de su sentido de dignidad o indignidad. La autoestima es importante porque influye mucho en las elecciones y decisiones de las personas. En otras palabras, cumple una función motivacional al hacer que sea más o menos probable que las personas se cuiden a sí mismas y exploren todo su potencial.

Las personas con una alta autoestima también son personas motivadas para cuidar de sí mismas y esforzarse de manera persistente en el cumplimiento de metas y aspiraciones personales. Las personas con una autoestima más baja no tienden a considerarse a sí mismas merecedoras de resultados felices o capaces de lograrlas, por lo que tienden a dejar que las cosas importantes se deslicen, a ser menos persistentes y flexibles en términos de superar la adversidad, pueden tener los mismos tipos de objetivos que las personas con mayor autoestima, pero en general están menos motivados para perseguirlos hasta su conclusión.

La autoestima es un concepto algo abstracto; es difícil para alguien que aún no lo tiene saber cómo sería tenerlo. Una forma de que las personas que tienen una autoestima más baja comiencen a apreciar lo que sería tener una mayor, es considerar cómo pueden sentirse acerca de las cosas en sus vidas que valoran. Por ejemplo, a algunas personas realmente les gustan los autos, debido a que los automóviles son importantes para ellos, estas personas los cuidan muy bien, toman buenas decisiones sobre dónde aparcar el automóvil, con qué frecuencia deben repararlo y cómo lo conducirán.

La autoestima es así, excepto que eres tú a quien amas, cuidas y de lo que te sientes orgulloso. Cuando los niños creen que son valiosos e importantes, se cuidan bien a sí mismos, toman buenas decisiones sobre ellos mismos que mejoran su valor en lugar de desglosarlo.

Deja un comentario