Terapia Centrada En El Cliente: Definición, Técnicas, Aplicaciones Y Más

La terapia centrada en el cliente, también conocida como orientación centrada en el cliente o terapia centrada en la persona, se desarrolló en las décadas de 1940 y 1950. Es una forma de psicoterapia desarrollada por el psicólogo Carl Rogers a partir de la década de 1940 y que se extiende hasta la década de 1980. Es una tendencia incorporada hacia el crecimiento y la realización, a través de la aceptación (consideración positiva incondicional), la congruencia del terapeuta (autenticidad) y la comprensión empática.

Su enfoque se basa en una cualidad vital: respeto positivo incondicional, esto significa que el terapeuta se abstiene de juzgar al cliente por cualquier motivo, proporcionando una fuente de aceptación y apoyo completo.

Los objetivos son el aumento de la autoestima y la apertura a la experiencia, los terapeutas trabajan para ayudar a los clientes a llevar una vida plena de autocomprensión y reducir la actitud defensiva, la culpa y la inseguridad. Además de tener relaciones más positivas y cómodas con los demás, y una mayor capacidad para experimentar y expresar sus sentimientos.

Historia de la terapia centrada en el cliente

terapia centrada en el cliente

Carl Rogers es el padre y fundador de esta terapia y ampliamente considerado como uno de los psicólogos más influyentes del siglo XX. Era un pensador humanista y creía que las personas son fundamentalmente buenas, sugirió que las personas tienen una tendencia o un deseo de desarrollar su potencial y convertirse en las mejores personas que pueden ser.

Rogers inicialmente comenzó llamando a su técnica terapia no directiva, si bien su objetivo era ser lo menos directivo posible, eventualmente se dio cuenta de que los terapeutas orientan a los clientes incluso de maneras sutiles, descubrió que los clientes a menudo recurren a sus terapeutas para obtener algún tipo de orientación o dirección.

Eventualmente, la técnica llegó a conocerse como terapia centrada en el cliente o terapia centrada en la persona. Hoy en día, el enfoque de Rogers se refiere a cualquiera de estos dos nombres, pero también se conoce con frecuencia simplemente como terapia Rogeriana.

También es importante señalar que Rogers fue deliberado en el uso del término cliente en lugar de paciente, ya que creía que el término paciente implicaba que el individuo estaba enfermo y buscaba una cura de un terapeuta. Al usar el término “cliente”, enfatizó la importancia de la persona en la búsqueda de asistencia, el control de su destino y la superación de sus dificultades. Esta autodirección juega un papel vital en la terapia centrada en el cliente.

Al igual que el psicoanalista Sigmund Freud, Rogers creía que la relación terapéutica podría conducir a ideas y cambios duraderos en los clientes.

Mientras que Freud se enfocaba en ofrecer interpretaciones de lo que él creía que eran los conflictos inconscientes que llevaban a los problemas de un cliente, Rogers creía que el terapeuta debería seguir siendo no directivo, es decir, el terapeuta no debe dirigir al cliente, no debe emitir juicios sobre los sentimientos, y no debe ofrecer sugerencias o soluciones. En cambio, el cliente debe ser un socio igualitario en el proceso terapéutico.

¿Como funciona la terapia centrada en el cliente?

Los profesionales de la salud mental que utilizan este enfoque se esfuerzan por crear un entorno terapéutico que sea conforme, sin prejuicios y empático. Dos de los elementos clave de la terapia son:

  • No directivo. Los terapeutas les permiten a los clientes liderar la discusión y no tratan de guiar al cliente en una dirección particular.
  • Hace hincapié en la consideración positiva incondicional. Los terapeutas muestran aceptación y apoyo total para sus clientes sin emitir juicios.

Según Carl Rogers, un terapeuta centrado en el cliente necesita tres cualidades clave:

Autenticidad

El terapeuta necesita compartir sus sentimientos honestamente. Al modelar este comportamiento, puede ayudar y enseñar al cliente a desarrollar también esta importante habilidad.

Consideración positiva incondicional

El terapeuta debe aceptar al cliente por lo que es y mostrarle apoyo y cuidado sin importar lo que el cliente enfrente o experimente.

Rogers cree que las personas a menudo desarrollan problemas porque están acostumbrados a recibir solo apoyo condicional; aceptación que solo se ofrece si la persona cumple con ciertas expectativas. Al crear un clima de respeto positivo incondicional, el cliente se siente capaz de expresar sus verdaderas emociones sin miedo al rechazo.

Comprensión empática

El terapeuta debe ser reflexivo, actuando como un espejo de los sentimientos y pensamientos del cliente. El objetivo de esto es permitir que el cliente obtenga una comprensión más clara de sus propios pensamientos, percepciones y emociones internas.

Al exhibir estas tres características, los terapeutas pueden ayudar a los clientes a crecer psicológicamente, hacerse más conscientes de sí mismos y cambiar su comportamiento a través de la autodirección. En este tipo de entorno, un cliente se siente seguro y libre de juicios.

Rogers cree que este tipo de atmósfera permite a los clientes desarrollar una visión más saludable del mundo y una visión menos distorsionada de sí mismos.

¿Cuales son los objetivos de la terapia centrada en el cliente?

Al igual que muchas formas actuales de terapia (como la terapia narrativa o la terapia cognitiva conductual, por ejemplo), los objetivos de la terapia centrada en el cliente dependen del cliente, dependiendo de a quién le preguntes, quién es el terapeuta y quién es el cliente, es probable que obtengas una variedad de respuestas diferentes.

Sin embargo, hay algunas metas generales en las que las terapias humanísticas se enfocan, en general.

Estos objetivos generales son:

  • Facilitar el crecimiento y desarrollo personal.
  • Eliminar o mitigar los sentimientos de angustia.
  • Aumenta la autoestima y la apertura a la experiencia.
  • Mejora la comprensión del cliente de sí mismo.

Estos objetivos abarcan una gama extremadamente amplia de subobjetivos u objetivos, pero también es común que el cliente presente sus propios objetivos para la terapia. Solo el cliente tiene suficiente conocimiento de sí mismo para establecer objetivos efectivos y deseables para la terapia.

Otros beneficios comúnmente ganados incluyen:

  • Mayor acuerdo entre la idea del cliente y el yo real.
  • Mejor comprensión y conciencia.
  • Disminución de la actitud defensiva, la inseguridad y la culpa.
  • Mayor confianza en uno mismo.
  • Relaciones más sanas.
  • Mejora en la autoexpresión.
  • Mejora de la salud mental en general.

¿Cuales son las aplicaciones de esta teoría?

Rogers originalmente desarrolló una terapia centrada en la persona en una clínica para niños mientras trabajaba allí; sin embargo, no fue diseñada para un grupo de edad específico o subpoblación, pero se ha utilizado para tratar a una amplia gama de personas.

Rogers trabajó extensamente con personas con esquizofrenia más adelante en su carrera, su terapia también se ha aplicado a personas que sufren de depresión, ansiedad, trastornos del alcohol, y trastornos de la personalidad. Algunos terapeutas argumentan que la terapia centrada en el cliente no es efectiva con individuos no verbales o con poca educación, otros sostienen que se puede adaptar con éxito a cualquier tipo de persona. El enfoque puede usarse en terapia individual, grupal o familiar. Con los niños pequeños, se emplea con frecuencia como terapia de juego.

No hay pautas estrictas con respecto a la duración o frecuencia de la terapia. En general, los terapeutas se adhieren a una sesión de una hora una vez por semana, sin embargo, la programación se puede ajustar de acuerdo con las necesidades expresadas por el cliente, quien también decide cuándo finalizar la terapia.

La terminación generalmente ocurre cuando él o ella se siente capaz de enfrentar mejor las dificultades de la vida.

Otros de los problemas a tratar son:

¿Cuales son las técnicas utilizadas en la terapia centrada en el cliente?

La única técnica reconocida como efectiva y aplicada en la terapia es escuchar sin prejuicios.

De hecho, muchos terapeutas y psicólogos centrados en el cliente consideran que la confianza de un terapeuta en las “técnicas” es una barrera para la terapia efectiva en lugar de una bendición. El punto de vista rogeriano es que el uso de técnicas puede tener un efecto despersonalizador en la relación terapéutica.

Si bien la escucha activa es una de las prácticas más vitales, hay muchos consejos y sugerencias para que los terapeutas puedan facilitar sesiones de terapia exitosas. En contexto, estos consejos y sugerencias se pueden considerar “técnicas” de terapia centrada en el cliente.

Reflexión

Aquí es donde el terapeuta resume lo que el cliente dijo y verbaliza este resumen al cliente para que muestre comprensión. A veces, un terapeuta prestará especial atención a la reflexión del contenido emocional de la narración de un cliente.

Escucha activa

El terapeuta se dedica activamente a escuchar al cliente en lugar de buscar información para otro propósito, como un problema o un síntoma. El objetivo es escuchar y empatizar.

La experiencia no censurada conduce al crecimiento personal

El terapeuta no guía al cliente hacia ciertos temas, los clientes tomarán la terapia donde debería ir.

Deja un comentario