Trastorno Alimenticio, Tipos, Síntomas, Causas Y Prevención

Un trastorno alimenticio esta definido por hábitos alimenticios anormales que afectan negativamente la salud física o mental de una persona, incluyen el atracón compulsivo donde la gente come una gran cantidad en un corto período de tiempo, la anorexia nerviosa donde las personas comen muy poco y por lo tanto tienen un peso corporal bajo, la bulimia nerviosa donde la gente come mucho y luego tratan de deshacerse de ella, el trastorno de la rumiación donde las personas regurgitan los alimentos. Los trastornos de ansiedad, la depresión y el abuso de sustancias son comunes entre las personas con este problema, estos no incluyen la obesidad.

Las obsesiones con la comida, el peso corporal y la forma pueden ser signos de un trastorno alimenticio, estos pueden afectar la salud física y mental de una persona; en algunos casos, pueden ser potencialmente mortales.

Tipos y síntomas de un trastorno alimenticio

trastorno alimenticio

Anorexia nerviosa

Se caracteriza por una restricción persistente en la ingesta de alimentos, un miedo intenso a aumentar de peso o de engordar y una distorsión del peso o a la forma del cuerpo. Una persona con anorexia nerviosa mantendrá un peso corporal por debajo de un nivel mínimamente normal para la edad, el sexo y la salud física.

Algunos con anorexia bajan de peso al hacer dieta, ayunar o hacer ejercicio excesivamente; esto se llama tipo restrictivo de anorexia, otros pierden peso por el vómito autoinducido o el uso indebido de laxantes, diuréticos o enemas. Se considera que las personas que usan estos métodos tienen el tipo de anorexia de atracones.

Los síntomas incluyen:

  • Pérdida de peso significativo.
  • Dieta continua.
  • Intenso temor a aumentar de peso o engordar, incluso si tiene poco peso.
  • Influencia indebida del peso corporal o la forma en la autoevaluación.
  • Preocupación con calorías o nutrición.
  • Preferencia de comer solo.
  • Ejercicio compulsivo.
  • Atracones.
  • Pelo o uñas quebradizas.
  • Depresión.
  • Períodos menstruales infrecuentes o ausentes (en mujeres que han alcanzado la pubertad).
  • Crecimiento de cabello fino sobre el cuerpo.
  • Anemia leve, y debilidad y pérdida muscular.
  • Estreñimiento severo.
  • Presión arterial baja, respiración lenta y pulso.
  • Caída en la temperatura interna del cuerpo, haciendo que una persona se sienta fría todo el tiempo.
  • Letargo.

Lee más información sobre: La anorexia

Bulimia nerviosa

Se caracteriza por episodios recurrentes y frecuentes de ingerir grandes cantidades inusualmente de alimentos (atracones) y por la falta de control sobre la comida, esto es seguido por algún tipo de comportamiento que compense los atracones, como vómitos, uso excesivo de laxantes o diuréticos, ayuno y / o ejercicio excesivo. A diferencia de las personas con anorexia nerviosa, las personas con bulimia mantienen un peso corporal igual o superior a un nivel mínimamente normal.

Los síntomas adicionales incluyen:

  • Episodios recurrentes de atracones.
  • Dietas estrictas, ayuno, ejercicio vigoroso y vómitos.
  • Abuso de laxantes o diuréticos para perder peso.
  • Uso frecuente del baño después de las comidas.
  • Dedos enrojecidos.
  • Mejillas hinchadas.
  • Depresión o cambios de humor.
  • Períodos menstruales irregulares.
  • Problemas dentales, como la caries dental.
  • Acidez estomacal o hinchazón.
  • Angustia e irritación intestinal por abuso de laxantes.
  • Problemas renales por abuso de diuréticos.
  • Deshidratación severa por purga de fluidos.

Las personas con bulimia tienden a sentirse avergonzadas de sus hábitos alimenticios y tratan de ocultar sus síntomas por atracones en secreto. Los factores desencadenantes más comunes para los atracones son el afecto negativo (por ejemplo, tristeza, miedo, culpa).

Obtén más información sobre: La bulimia

Trastorno de atracones

El trastorno por atracón compulsivo se caracteriza por episodios recurrentes de atracones durante los cuales una persona siente una pérdida de control sobre su alimentación. Se puede definir como comer de manera exagerada de lo que la mayoría de la gente comería en un período de tiempo similar en circunstancias similares, a diferencia de la bulimia, los episodios de atracones no son seguidos por purgas, ejercicio excesivo o ayuno. Como resultado, las personas con trastorno de atracones compulsivos suelen tener sobrepeso.

Los síntomas incluyen:

  • Los atracones se producen, en promedio, al menos una vez a la semana durante seis meses.
  • Comer mucho más rápido de lo normal.
  • Comer hasta sentirse incómodamente lleno.
  • Comer grandes cantidades cuando no tienes hambre.
  • Comer solo debido a la vergüenza causada por cuánto se come.
  • Sentirse disgustado consigo mismo, deprimido o culpable después de atracones.
  • Angustia y desespero.

Conoce más sobre el trastorno por atracón

Trastorno evitativo / restrictivo por ingesta de alimentos

Se caracteriza por la evitación o restricción de la ingesta de alimentos, las personas tienen una falta de interés en comer o evitan los alimentos en función de una experiencia pasada negativa con la comida o las características sensoriales de los alimentos (por ejemplo, apariencia, olor, sabor, textura, presentación). Esta forma de “comer” típicamente se desarrolla en la infancia y puede continuar hasta la adultez. También puede estar presente en personas con sensibilidades sensoriales elevadas asociadas con el autismo.

Los síntomas incluyen:

  • Pérdida de peso significativa.
  • Incapacidad de lograr el aumento de peso esperado en los niños.
  • Deficiencia nutricional significativa.
  • Incapacidad para participar en actividades sociales normales, como comer.

Contenido completo sobre: El trastorno evitativo / restrictivo por ingesta de alimentos.

Trastorno de la rumiación

Se caracteriza por la regurgitación repetida de los alimentos después de comer, las personas con este trastorno traen comida previamente tragada a la boca sin mostrar ningún signo de náuseas, esta comida generalmente se vuelve a masticar y escupir o tragar de nuevo. El comportamiento de regurgitación a veces se describe como habitual o fuera del control del individuo.

 Los síntomas incluyen:

  • Regurgitación repetida de alimentos durante un período de al menos un mes.
  • La regurgitación repetida no es el resultado de una afección gastrointestinal u otra afección médica asociada.
  • Pérdida de peso y falta de ganancias de peso esperadas en niños.
  • Desnutrición.
  • Intenta ocultar el comportamiento de regurgitación colocando una mano sobre la boca o tosiendo.
  • Evitar comer antes de las situaciones sociales, como el trabajo o la escuela.

El trastorno puede desarrollarse en la infancia, la niñez, la adolescencia o la edad adulta. Los bebés con este trastorno tienden a tensarse y arquean la espalda con la cabeza hacia atrás, haciendo movimientos de succión con la lengua. La desnutrición puede ocurrir a pesar de la ingestión de grandes cantidades de alimentos, especialmente cuando se expele comida regurgitada, tanto en bebés como en personas mayores con discapacidad intelectual, la conducta de regurgitación parece tener una función autocalmante o autoestimulante, muy similar a otras conductas motrices repetitivas (es decir, mecerse, golpearse la cabeza).

Contenido completo sobre el trastorno de la rumiación

Causas de un trastorno alimenticio

Los investigadores no están seguros de las causas subyacentes y la naturaleza de los trastornos alimenticios. A diferencia de un trastorno neurológico, que generalmente se puede identificar con una lesión específica en el cerebro, un trastorno alimenticio probablemente involucra actividad anormal distribuida a través de los sistemas neuronales.

Más investigadores están utilizando herramientas de la neurociencia moderna y la psicología moderna para comprender mejor los trastornos alimenticios. Además, parecen ser hereditarios, por lo que la investigación sobre factores genéticos continúa.

Otros factores psicológicos, interpersonales y sociales pueden desempeñar un papel en los trastornos alimenticios. Los factores psicológicos que pueden contribuir incluyen baja autoestima, sentimientos de inadecuación o falta de control en la vida, depresión, ansiedad, ira o soledad.

Los factores interpersonales incluyen relaciones personales y familiares con problemas, dificultad para expresar emociones y sentimientos, un historial de burlas o ridiculización en función del tamaño y peso, o un historial de abuso físico o sexual.

Los factores sociales que pueden contribuir incluyen presiones culturales que glorifican la delgadez y dan valor a la obtención del cuerpo “perfecto”, definiciones sociales limitadas de belleza que incluyen solo mujeres y hombres de pesos y formas corporales específicos, o normas culturales que valoran a las personas sobre la base de apariencia física y no cualidades y fortalezas internas.

Tratamientos y terapias para la mejora de un trastorno alimenticio

La nutrición adecuada, la reducción del ejercicio excesivo y la suspensión de las conductas de purga son los fundamentos del tratamiento. Los planes de tratamiento se adaptan a las necesidades individuales y pueden incluir uno o más de los siguientes:

  • Psicoterapia individual, grupal y / o familiar.
  • Cuidado médico y monitoreo.
  • Asesoramiento nutricional.
  • Medicamentos.

Psicoterapias

Las psicoterapias, como una terapia familiar, donde los padres de adolescentes con anorexia nerviosa asumen la responsabilidad de alimentar a sus hijos, parecen ser muy eficaces para ayudar a las personas a aumentar de peso y mejorar los hábitos alimenticios y el estado de ánimo.

Para reducir o eliminar las conductas de atracones y purgas, las personas pueden someterse a la terapia cognitiva conductual, que es otro tipo de psicoterapia que ayuda a una persona a aprender cómo identificar patrones de pensamiento distorsionados o inútiles y reconocer y cambiar creencias inexactas.

Medicamentos

La evidencia también sugiere que medicamentos como antidepresivos, antipsicóticos o estabilizadores del estado de ánimo aprobados por la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU también pueden ser útiles para tratar trastornos de la alimentación y otras enfermedades concurrentes como la ansiedad o la depresión.

Prevención

La prevención tiene como objetivo promover un desarrollo saludable antes de la aparición de los trastornos alimentarios, también pretende la identificación temprana de un trastorno antes de que sea demasiado tarde para tratarlo. Niños de edades entre 5 y 7 años conocen los mensajes culturales sobre la imagen corporal y la dieta. La prevención entra al sacar estos problemas a la luz.

Los siguientes temas se pueden discutir con niños pequeños (así como con adolescentes y adultos jóvenes).

Comer de manera emocional: Preguntarles a los niños por qué podrían comer además de estar hambrientos, hable sobre formas más efectivas de lidiar con las emociones, enfatizando el valor de compartir sentimientos con un adulto de confianza.
Di no a las burlas: Otro concepto es enfatizar que es incorrecto decir cosas hirientes sobre los tamaños corporales de otras personas.
Charla corporal: Enfatiza la importancia de escuchar el propio cuerpo, es decir, comer cuando tienes hambre (no morir de hambre) y parar cuando estás satisfecho (no relleno). Los niños intuitivamente comprenden estos conceptos.
La aptitud viene en todos los tamaños: Eduque a los niños sobre la genética del tamaño corporal y los cambios normales que ocurren en el cuerpo, discuta sus miedos y esperanzas de crecer más. Centrarse en la aptitud y una dieta equilibrada.

El internet y las tecnologías modernas brindan nuevas oportunidades para la prevención, los programas en línea tienen el potencial de aumentar el uso de programas de prevención. El desarrollo y la práctica de programas de prevención a través de fuentes en línea permiten llegar a una amplia gama de personas a un costo mínimo, tal enfoque también puede hacer que los programas de prevención sean sostenibles.

Deja un comentario