Psicología Forense – Definición, Procedimientos, Diferencias Y Más

La psicología forense es la intersección entre la psicología y el sistema de justicia, implica entender principios legales fundamentales, particularmente con respecto al testimonio de testigos expertos y el área de preocupación de contenido específico (por ejemplo, competencia para ser juzgado, custodia y visitas de niños o discriminación en el lugar de trabajo), así como consideraciones jurisdiccionales relevantes (por ejemplo, en Estados Unidos, la definición de locura en los juicios penales difiere de un estado a otro) para poder interactuar adecuadamente con jueces, abogados y otros profesionales del derecho.

Un aspecto importante de la psicología forense es la capacidad de declarar en el tribunal como un testigo experto, reformulando los hallazgos psicológicos en el lenguaje legal de la sala del tribunal, proporcionando información al personal legal de una manera que se pueda entender.

¿Qué hacen los psicólogos forenses, exactamente?

psicología forense

Si te gusta aprender sobre la ciencia del comportamiento humano y la ley, entonces la psicología forense probablemente te interese bastante. El campo ha sido testigo de un crecimiento espectacular en los últimos años, a medida que más y más estudiantes se interesan en esta rama aplicada de la psicología. Sin embargo, la psicología forense es mucho más que los puntos de vista glamorosos retratados en programas de televisión, películas y libros.

Por lo general, la psicología forense se define como la intersección de la psicología y la ley, pero los psicólogos pueden realizar muchas funciones, por lo que esta definición puede variar.

En muchos casos, las personas que trabajan dentro de la psicología forense no son necesariamente “psicólogos forenses”, estas personas pueden ser psicólogos clínicos, psicólogos escolares, neurólogos o consejeros que prestan su experiencia psicológica para proporcionar testimonio, análisis o recomendaciones en casos legales o penales.

Por ejemplo, un psicólogo clínico podría proporcionar servicios de salud mental, como evaluación, diagnóstico y tratamiento a las personas que han entrado en contacto con el sistema de justicia penal. Se podría pedir a los médicos que determinen si un presunto delincuente padece una enfermedad mental, o se le puede pedir que brinde tratamiento a las personas que sufren de abuso de sustancias y problemas de adicción.

Otro ejemplo es el de un psicólogo escolar, si bien las personas en esta profesión suelen trabajar con niños en entornos escolares, un psicólogo escolar que trabaje en psicología forense podría evaluar a los niños en casos sospechosos de abuso, ayudar a preparar a los niños para dar testimonio ante el tribunal u ofrecer testimonio en disputas de custodia infantil.

Algunas de las funciones típicamente realizadas dentro de la psicología forense incluyen:

  • Evaluaciones de competencia.
  • Recomendaciones de sentencia.
  • Evaluaciones del riesgo de reincidencia.
  • Testimonio como testigo experto.
  • Evaluaciones de custodia infantil.

Distinción entre psicología forense y terapéutica

Las interacciones de un psicólogo forense y las responsabilidades éticas con el cliente difieren ampliamente de las de un psicólogo que trata con un cliente en un entorno clínico.

Alcance

En lugar del amplio conjunto de cuestiones que aborda un psicólogo en un entorno clínico, un psicólogo forense aborda un conjunto de eventos estrechamente definidos o interacciones de naturaleza no clínica.

Importancia de la perspectiva del cliente

Un médico le da importancia primaria a la comprensión del punto de vista único del cliente, mientras que el psicólogo forense está interesado en la precisión, y el punto de vista del cliente es secundario.

Voluntariedad

Por lo general, en un entorno clínico, un psicólogo está tratando con un cliente voluntario. Un psicólogo forense evalúa a los clientes por orden de un juez o por orden de un abogado.

Autonomía

Los clientes voluntarios tienen más libertad y autonomía con respecto a los objetivos de la evaluación, cualquier evaluación generalmente toma en cuenta sus preocupaciones. Los objetivos de un examen forense están limitados por los estatutos aplicables o los elementos de la ley común que pertenecen al tema legal en cuestión.

Amenazas a la validez

Mientras que el cliente y el terapeuta están trabajando hacia un objetivo común, aunque puede producirse distorsión inconsciente, en el contexto forense existe una probabilidad sustancialmente mayor de distorsión intencional y consciente.

Relación y dinámica

Las interacciones terapéuticas trabajan para desarrollar una alianza terapéutica empática y de confianza, un psicólogo forense puede no nutrir éticamente al cliente o actuar en un rol de “ayuda”, ya que el evaluador forense ha dividido las lealtades y existen límites sustanciales a la confidencialidad que puede garantizarle al cliente. Un evaluador forense siempre debe conocer la manipulación en el contexto adversario de un entorno legal, estas preocupaciones imponen una distancia emocional que es diferente a una interacción terapéutica.

Ritmo y entorno

A diferencia de las interacciones terapéuticas que pueden estar guiadas por muchos factores, el entorno forense con sus calendarios judiciales, recursos limitados y otros factores externos, imponen grandes restricciones de tiempo a la evaluación sin oportunidades para la reevaluación. El examinador forense se centra en la importancia de la precisión y la finalidad de las disposiciones legales.

¿Cual es el procedimiento de tareas que debe hacer un psicólogo forense?

El psicólogo forense ve al cliente o al demandado desde un punto de vista diferente al de un psicólogo clínico tradicional, ya que ver la situación desde el punto de vista del cliente o “empatizar” no es tarea del psicólogo forense.

Las pruebas psicológicas tradicionales y el procedimiento de entrevista no son suficientes cuando se aplican a la situación forense. En las evaluaciones forenses, es importante evaluar la coherencia de la información objetiva en múltiples fuentes, los evaluadores deben poder proporcionar la fuente en la que se basa la información. Los psicólogos que tratan no evalúan rutinariamente el sesgo de respuesta o la validez del desempeño, mientras que los psicólogos forenses generalmente lo hacen.

Los psicólogos forenses realizan una amplia gama de tareas dentro del sistema de justicia penal:

Proceso de enfermedad

Una pregunta importante y apremiante en cualquier tipo de evaluación forense es el problema de la simulación y el engaño. En algunos casos penales, el tribunal considera que simular o fingir una enfermedad es una obstrucción de la justicia y condena al acusado en consecuencia.

Evaluaciones de competencia

Si hay una cuestión de la competencia del acusado para ser juzgado, el tribunal designa a un psicólogo forense para examinar y evaluar al individuo. El individuo puede estar bajo custodia o puede haber sido puesto en libertad bajo fianza, con base en la evaluación forense, se hace una recomendación al tribunal ya sea que el acusado sea o no competente para proceder a juicio.

Si el acusado es considerado incompetente para proceder, el informe o testimonio incluirá recomendaciones para el período provisional durante el cual se realizará un intento de restablecer la competencia del individuo para comprender el tribunal y los procedimientos legales, así como participar de manera apropiada en su defensa. A menudo, se trata de una cuestión de compromiso, con el asesoramiento de un psicólogo forense, a un centro de tratamiento psiquiátrico hasta el momento en que el individuo se considere competente.

Evaluaciones de cordura

El psicólogo forense también puede ser designado por el tribunal para evaluar el estado de ánimo del acusado en el momento de la infracción. Se trata de acusados ​​que el juez, el fiscal o el defensor público creen que, a través de la interacción personal con el acusado o mediante la lectura del informe policial, pueden haber sido significativamente menoscabados en el momento de la infracción.

Otras evaluaciones

Con frecuencia, se pide a los psicólogos forenses que evalúen la peligrosidad o el riesgo de reincidencia de un individuo, pueden proporcionar información y recomendaciones necesarias para los propósitos de la sentencia, concesiones de libertad condicional y la formulación de condiciones de libertad condicional, que a menudo implica una evaluación de la capacidad del delincuente para ser rehabilitado.

También se les hacen preguntas sobre la credibilidad y la simulación de los testigos, ocasionalmente, pueden proporcionar perfiles criminales a las fuerzas del orden.

Implicaciones éticas

Un psicólogo forense generalmente practica dentro de los confines de la sala del tribunal, las instalaciones de encarcelamiento y otros entornos legales. Es importante recordar que es igualmente probable que el psicólogo forense esté testificando para la acusación que para el abogado defensor.

Los estándares éticos para un psicólogo forense difieren de los de un psicólogo clínico u otro psicólogo en práctica porque el psicólogo forense no es un defensor del cliente y nada de lo que el cliente dice se garantiza que se mantendrá confidencial. El cliente no tiene control sobre cómo se usa esa información, a pesar de la firma de una renuncia a la confidencialidad, la mayoría de los clientes no se dan cuenta de la naturaleza de la situación evaluativa.

Compartir es sinónimo de bondad. Sé bondadoso...

Estudiante de Contaduría Pública, Amo dibujar y el aprender cada día un poco más, me gusta la música y divertirme. Soy redactora en páginas Web.

“El éxito no está en vencer siempre sino en no desanimarse nunca”

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario