Psicosíntesis: Historia, Teoría, Principios, Etapas Y Métodos

La psicosíntesis es un enfoque terapéutico que se centra en el crecimiento y desarrollo personal, en donde se cree que los individuos tienden a sintetizar varios aspectos del yo para volverse más evolucionados y autorealizados. Este método de terapia se puede ver como un enfoque transpersonal porque integra muchos aspectos de la experiencia humana, incluidos los aspectos espirituales, emocionales, cognitivos y físicos.

También se ha descrito como una psicología del ser, en el sentido de que los ámbitos de la experiencia humana  incluyen asuntos de alma y espíritu, junto con experiencias y pensamientos físicos y emocionales y procesos mentales. Las personas que buscan terapia para aprender sobre sí mismas o sentirse más conectadas con su entorno pueden beneficiarse de la psicosíntesis. Aquellos con inquietudes existenciales también pueden encontrar útil esta forma de terapia.

Historia de la psicosíntesis

psicosíntesis

Tiene más de un siglo de antigüedad, se remonta a 1910 y fue desarrollada por Roberto Assagioli, un psiquiatra italiano y contemporáneo de Carl Jung y Sigmund Freud. Teniendo en cuenta la importancia del pensamiento psicoanalítico durante la primera mitad del siglo XX, no sorprende que la psicosíntesis tenga sus raíces en el psicoanálisis.

Assagioli desarrolló la psicosíntesis porque sentía que el análisis freudiano era demasiado limitado y estrecho en términos de su visión de la naturaleza y el potencial humanos, quería un acercamiento a la terapia que incluyera espiritualidad, intuición, voluntad e imaginación, uno que ayudara a las personas a crecer y autorealizarse, continuó desarrollando su teoría durante las siguientes décadas. Assagioli creía que la tarea principal de una persona es encontrar una sensación de plenitud dentro de uno mismo y una conexión a un todo más grande, como la propia comunidad o el mundo.

Durante el siglo pasado, la psicosíntesis se desarrolló y creció significativamente, su uso también se ha extendido ampliamente. Fue introducido en los Estados Unidos en la década de 1960, adoptado por terapeutas que preferían un enfoque más humanista al tratamiento y se expandió en términos de su exhaustividad, integrando teorías y técnicas de otros enfoques terapéuticos, incluido el análisis transaccional y la terapia Gestalt.

Los terapeutas que usan la psicosíntesis en su práctica actual suelen tener un enfoque integrado del tratamiento, adaptando su enfoque para satisfacer las necesidades únicas de sus clientes (y recurriendo a otras terapias para hacerlo), en lugar de intentar hacer que un enfoque específico funcione. Los profesionales y los centros de capacitación se pueden encontrar en todo el mundo, incluidos la mayoría de los países, Nueva Zelanda, Australia, Brasil, Argentina, Canadá, México y los Estados Unidos.

Teoría y principios de la psicosíntesis

Hay algunas ideas centrales cruciales, y la primera es la idea de desidentificación, cuando una persona se desidentifica, puede moverse libremente entre diferentes pensamientos, sentimientos y comportamientos en lugar de estar atrapado en una forma de existir. La psicosíntesis sugiere que la empatía proporciona un camino hacia la desidentificación, cuando un individuo es completamente visto y entendido por otro, puede explorar auténticamente su experiencia emocional y ser él mismo sin restricciones o limitaciones.

Otro concepto central de la psicosíntesis es la idea del yo, Assagioli cree que las personas pueden explorar su experiencia personal a medida que se vuelve consciente a través de la introspección, dándoles un sentido de identidad. También teorizó que para hacer cambios y evitar la repetición inconsciente, un individuo debe usar su voluntad ya que proporciona la capacidad de tomar decisiones conscientes sobre dónde dirigir la conciencia y cómo actuar.

El concepto de síntesis es otro componente importante, Assagioli teorizó que las personas no son unificadas en su totalidad, sino que están formadas por varias subpersonalidades. La síntesis, entonces, es un proceso en el que estas subpersonalidades se convierten en un todo orgánico más grande, si bien las subpersonalidades pueden no existir siempre en perfecta armonía, la síntesis implica encontrar una forma de relacionarse empáticamente con cada aspecto del yo.

Mientras Freud se enfocaba en el inconsciente, Assagioli estaba interesado en otros niveles de conciencia, como el superconsciente, otro aspecto clave de la psicosíntesis. El superconsciente se describe como un nivel más elevado de conciencia al que no se accede directamente, pero que se infiere a partir de momentos de experiencias cumbre, se dice que conectar con el superconsciente implica un momento profundo cuando un individuo se siente conectado con el mundo que le rodea y como si hubiera vislumbrado el significado más profundo de la vida.

Diagrama ovoide de la psicosíntesis

diagrama ovoide de la psicosíntesis

Inconsciente inferior

Para Assagioli, el inconsciente inferior, contiene el pasado psicológico personal de uno en la forma de complejos reprimidos, recuerdos olvidados y sueños e imaginaciones”, esta en la base del diagrama de la mente.

El inconsciente inferior es el reino de la persona a la que se relegan las experiencias de vergüenza, miedo, dolor, desesperación y rabia asociadas con las heridas primarias sufridas en la vida. Una manera de pensar en el inconsciente inferior es que es un ancho de banda particular del rango experiencial que se ha separado de la conciencia. Comprende ese rango de experiencia relacionado con la amenaza de la aniquilación personal, de la destrucción del yo, del no ser y, en general, del lado doloroso de la condición humana.

Mientras este rango de experiencia permanezca inconsciente, la persona tendrá una capacidad limitada para ser empático con uno mismo o con los demás en los aspectos más dolorosos de la vida humana. Al mismo tiempo, representa meramente la parte más primitiva de nosotros mismos.

Inconsciente medio

Es un sector de la persona cuyos contenidos inconscientes apoyan el funcionamiento consciente normal de forma continua. Es la capacidad de formar patrones de habilidades, comportamientos, sentimientos, actitudes y habilidades que pueden funcionar sin atención consciente, formando así la infraestructura de la propia vida consciente.

La función del inconsciente medio se puede ver en todas las esferas del desarrollo humano, desde aprender a caminar y hablar, a adquirir idiomas, a dominar un oficio o profesión, y a desarrollar roles sociales. Anticipando la neurociencia de hoy, Assagioli incluso se refirió a “desarrollar nuevos patrones neuromusculares”, todas estas elaboradas se basan en aprendizajes y habilidades que eventualmente deben operar inconscientemente.

Inconsciente superior

El inconsciente superior (o superconsciente) denota nuestras potencialidades superiores que buscan expresarse, pero que a menudo rechazamos y reprimimos”. Al igual que con el inconsciente inferior, esta área, por definición, no está disponible para la conciencia, por lo que su existencia se deduce de los momentos en que los contenidos de ese nivel la afectan. Este nivel representa un área de la personalidad que contiene las alturas que abarcan las “profundidades” del inconsciente inferior, mientras este rango de experiencia permanezca inconsciente la persona tendrá una capacidad limitada para ser empático consigo mismo o con otro en los aspectos más sublimes de la vida humana.

El inconsciente superior representa, por lo tanto, un ámbito autónomo desde donde recibimos nuestras intuiciones e inspiraciones superiores: amor y voluntad altruista, acción humanitaria, inspiración artística y científica, visión filosófica y espiritual, y el impulso hacia el propósito y el significado en la vida. Puede compararse con el superego de Freud, visto como el lado superior, moral y suprapersonal de la naturaleza humana, incorporando “Religión, moralidad y un sentido social”, en el lado superior del hombre dejando a un lado la ciencia y el arte.

Subpersonalidades

Las subpersonalidades basadas en el inconsciente personal forman una hebra central en el pensamiento de la psicosíntesis, existen en varios niveles de organización, complejidad y refinamiento en toda la mente. Un proceso de cinco partes de reconocimiento, aceptación, coordinación, integración y síntesis, el cual conduce al descubrimiento del Ser Transpersonal y a la comprensión de que esa es la verdad final de la persona, no las subpersonalidades.

El YO consciente

Es el reflejo o proyección directa del Ser esencial de la persona, distinto pero no separado de todos los contenidos de la experiencia. “Yo” posee las dos funciones de conciencia y voluntad, cuyo campo de operación está representado por el círculo concéntrico en el diagrama.

La psicosíntesis sugiere que podemos experimentar la voluntad como teniendo cuatro etapas. La primera etapa podría describirse como no tener voluntad y tal vez podría estar relacionada con la hegemonía del inconsciente inferior. La próxima etapa de la voluntad es comprender que existirá, todavía podemos sentir que no podemos hacerlo, pero sabemos que es posible. Una vez que hemos desarrollado nuestra voluntad, al menos hasta cierto punto, pasamos a la siguiente etapa que se llama ‘tener una voluntad'”, y luego la cuarta y última etapa de la evolución  el “ser individual”.

El “Yo” se coloca en el centro del campo de conciencia y lo hará para indicar que “yo” es el que tiene conciencia y voluntad, es el “yo” quien está consciente de los contenidos del psiquismo a medida que entran y salen de la conciencia; los contenidos van y vienen, mientras que “yo” puede permanecer presente en cada experiencia a medida que surja.

Yo superior o sí mismo

El concepto de sí mismo apunta hacia una fuente de sabiduría y guía dentro de la persona, una fuente que puede operar bastante más allá del control de la personalidad consciente. Dado que el Yo invade todos los niveles, una relación vivida continua con la autorrealización puede conducir a cualquier parte del diagrama a medida que se desarrolla la dirección (esta es una razón para no ilustrar el Sí mismo en la parte superior del diagrama)

Relacionarse con uno mismo puede conducir, por ejemplo, al compromiso con adicciones y compulsiones, a las alturas de la experiencia creativa y religiosa, a los misterios de la experiencia unitiva, a cuestiones de significado y mortalidad, a lidiar con heridas de la primera infancia, a discernir un sentido de propósito y significado en la vida.

Diagrama “Estrella” de Assagioli

Muestra la relación que nuestro ser tiene con nuestra personalidad y nuestras funciones psicológicas. Las funciones psicológicas son las capacidades básicas en las que confiamos para tomar conciencia y para actuar, tanto internamente como en el mundo. El diagrama de Assagioli, con su amplia variedad de funciones (intuición, imaginación, sensación, etc.), deja en claro cuán complejas y únicas son las personas, cada uno de nosotros confía de manera diferente en las diversas funciones, enfatizando algunas más que otras.

También apunta a la variedad de formas que tenemos de crear cambios, podemos usar cualquier función psicológica y comenzar un proceso que nos cambie como una persona completa. Las leyes psicológicas relativas al entrenamiento de la voluntad explican los procesos que usamos para crear un cambio. Este diagrama da una idea de integridad y riqueza del ser humano.

¿Cómo es una sesión de psicosíntesis?

En un nivel básico, la psicosíntesis es un tipo de terapia de conversación, al igual que el psicoanálisis, implica centrarse en la introspección y la exploración del inconsciente. La introspección, o autoexploración empática, es muy alentadora ya que le permite a una persona explorar conscientemente varios aspectos del ser para aumentar el conocimiento y permitir el crecimiento y el desarrollo.

Las imágenes guiadas, las ilustraciones simbólicas y el diario pueden usarse para ayudar a un individuo a volverse más introspectivo. Las personas que practican la psicosíntesis creen que casi cualquier método que ayude a un individuo en su desarrollo personal es útil.

Etapas en la psicosíntesis

Cada persona es un individuo distinto, y la psicosíntesis de cada persona sigue un camino único. Aún así, el proceso general se puede dividir en dos etapas:

  • En la etapa de psicosíntesis personal, nuestra personalidad se integra alrededor del yo personal, y el individuo alcanza un nivel satisfactorio y “saludable” de funcionamiento en términos de trabajo, relaciones y vida en general.
  • En la etapa de psicosíntesis transpersonal, aprendemos a mantenernos alineados con el Yo transpersonal; para poner en juego energías como la responsabilidad, el espíritu de cooperación, una perspectiva global, amor y propósito y para escuchar la guía interna y la sabiduría.

A menudo las dos etapas se superponen: podemos comenzar nuestra conciencia y acción transpersonal mucho antes de que nuestra integración personal sea completa.

Métodos y técnicas de la psicosíntesis

La psicosíntesis fue considerada por Assagioli como una orientación más y un enfoque general para el ser humano completo, y como existente aparte de cualquiera de sus aplicaciones concretas particulares, este enfoque permite utilizar una gran variedad de técnicas y métodos dentro del contexto. El diálogo, las técnicas Gestalt, el trabajo de los sueños, las imágenes guiadas, las afirmaciones y la meditación son herramientas poderosas para la integración, pero la actitud y la presencia de la guía son de una importancia mucho mayor que los métodos particulares utilizados.

Bandeja de arena, terapia de arte, diario, terapia de drama y trabajo corporal; técnicas cognitivo-conductuales; las relaciones objetales, la autopsicología y los enfoques de sistemas familiares pueden usarse en diferentes contextos, desde psicoterapia individual y grupal hasta grupos de meditación y autoayuda. La psicosíntesis ofrece una visión general que puede ayudar a orientarse dentro de la amplia gama de diferentes modalidades disponibles en la actualidad, y aplicarse tanto para la terapia como para la autorrealización.

Una clasificación amplia de las técnicas utilizadas incluye los siguientes títulos:

  • Analítico: Para ayudar a identificar bloques y permitir la exploración del inconsciente. La psicosíntesis enfatiza la importancia de usar obstáculos como pasos para el crecimiento
  • Dominio: Las funciones psicológicas necesitan ser gradualmente recapacitados para producir un cambio positivo permanente.
  • Transformación: La remodelación de la personalidad en torno a un nuevo centro.
  • Relacional: Cultivar cualidades como el amor y la empatía.

La psicosíntesis permite a los médicos el reconocimiento y la validación de una amplia gama de experiencias humanas: las vicisitudes de las dificultades del desarrollo y los traumas tempranos; la lucha con compulsiones, adicciones y el trance de la vida cotidiana; el enfrentamiento con la identidad existencial, la elección y la responsabilidad; niveles de creatividad, rendimiento máximo y experiencia espiritual y la búsqueda de significado y dirección en la vida. Ninguna de estas esferas importantes de la existencia humana debe reducirse a la otra, y cada una puede encontrar su lugar correcto en el todo.

Esto significa que no importa qué tipo de experiencia se realice, y no importa qué fase de crecimiento se negocie, se puede respetar la complejidad y singularidad de la persona, un principio fundamental en cualquier aplicación de psicosíntesis.

¿Cómo puede ayudar la psicosíntesis?

Es una amplia teoría de la psicología, diseñada para ayudar con una amplia gama de cuestiones y con el desarrollo humano en general. Assagioli creía que la psicosíntesis podía tratar efectivamente las neurosis, el trauma, la ansiedad y la depresión. Como este método de terapia se centra en el crecimiento y el desarrollo, también puede ser particularmente útil para las personas que tienen dificultades para comprenderse a sí mismas o encontrar significado y propósito en sus vidas.

El uso de la psicosíntesis puede extenderse más allá de la terapia y la salud mental, los conceptos básicos, incluido el crecimiento personal y la conexión entre uno mismo y los demás, se han utilizado en educación, medicina y negocios.

Deja un comentario