La Terapia Familiar: Definición, Tipos, Beneficio, Como Funciona Y Más.

La terapia familiar es una forma de psicoterapia que busca reducir la angustia y el conflicto mejorando los sistemas de interacción entre los miembros de la familia, mientras que los terapeutas familiares a menudo buscan tener a todos los miembros de la familia (afectados por el problema) en la habitación, eso no siempre es posible o necesario.

Lo que distingue a la terapia familiar del asesoramiento individual es su perspectiva o marco, no cuántas personas están presentes en la sesión de terapia, este tipo de asesoramiento ve los problemas como patrones o sistemas que necesitan ajustes, en lugar de ver los problemas como si residen en la persona, por lo que la terapia familiar a menudo se conoce como un “tratamiento basado en las fortalezas”.

La “familia” es definida por el terapeuta familiar moderno como cualquier persona que desempeñe un papel de apoyo a largo plazo en la vida de uno, lo que puede no significar relaciones de sangre o miembros de la familia en el mismo hogar. Las relaciones familiares se consideran importantes para una buena salud mental, independientemente de si todos los miembros de la familia participan en la terapia.

Esta terapia es un método de asesoramiento ideal para ayudar a los miembros de la familia a adaptarse a un miembro  que lucha con una adicción, problema médico o diagnóstico de salud mental, también se recomienda para mejorar la comunicación y reducir el conflicto.

Tipos de terapia familiar

terapia familiar

Hay cuatro tipos de terapeutas familiares utilizados con mayor frecuencia por los profesionales: terapia familiar de apoyo, terapia cognitivo-conductual, ideas psicodinámicas y terapia familiar sistémica.

Boweniana (Murray Bowen)

Esta forma de terapia familiar es la mejor para quienes no pueden o no quieren llevar a sus familiares a la sala de terapia. Utiliza dos conceptos básicos, triangulación y diferenciación.

La triangulación implica la tendencia natural a desviar la ansiedad o el conflicto involucrando a un tercero (es decir, una madre que se queja a su hija sobre su esposo). La diferenciación tiene que ver con aprender a ser menos emocionalmente reactivo en las relaciones con los miembros de la familia.

Las estrategias como la escritura de cartas se utilizan para disminuir los niveles de reactividad emocional y aumentar la conectividad entre los miembros de la familia. Consulte la siguiente página para obtener una descripción muy detallada sobre la terapia familiar Boweniana(Articulo requerido)

Estructural (Salvador Minuchin)

Se enfoca en reordenar el sistema familiar de acuerdo a cómo se distribuyen los roles y el poder entre los miembros de la familia. Se abordan los problemas, asegurándose de que los padres tengan el control y trabajen en equipo para establecer los límites apropiados para los niños.

El terapeuta fortalece las relaciones entre adultos y hermanos al “unirse” a la familia para ayudar de que ninguna persona tenga demasiado poder o autoridad. “Unirse” a la familia puede incluso implicar que uno o más miembros se coloquen detrás de un espejo unidireccional para que el terapeuta pueda señalar patrones de interacción entre otros miembro.

Este modelo se centra en el significado que subyace a las conductas de los miembros de la familia y propone que las comunicaciones familiares se desarrollen en un nivel inconsciente. El terapeuta adopta un enfoque neutral y distante, pero confronta a la familia con rituales y comportamientos que permiten a los miembros de la familia atribuir una comprensión y una comprensión diferentes de por qué ocurre un problema. El poder no se ve como perteneciente a una sola persona en la familia, sino más bien al “juego” inconsciente en el que los miembros de la familia participan para mantener un problema.

Haga clic aquí para una descripción detallada de la terapia familiar estructural(Articulo requerido)

Sistémica (Modelo de Gianfranco Cecchin-Milán)

Este modelo se centra en el significado que subyace a las conductas de los miembros de la familia y propone que las comunicaciones familiares se desarrollen en un nivel inconsciente. El terapeuta adopta un enfoque neutral y distante, pero confronta a la familia con rituales y comportamientos que permiten atribuir una comprensión de por qué ocurre un problema. El poder no se ve como perteneciente a una sola persona en la familia, sino más bien al “juego” inconsciente en el que los miembros de la familia participan para mantener un problema.

Una vez que el terapeuta tiene una comprensión completa de estas áreas, puede intentar desplazar el problema(s), las actitudes, las relaciones, a una posición que sea más beneficiosa, menos dañina o simplemente más realista. Lee mas información sobre la terapia familiar sistémica(Articulo requerido)

Estratégico (Jay Haley)

Este es un enfoque de terapia familiar directo y breve, adecuado para aquellos que quieren resultados en un corto período de tiempo. En este enfoque directo, el terapeuta familiar prescribe la tarea destinada a cambiar la forma en que los miembros de la familia interactúan con la persona identificada que tiene el “problema” o “síntoma”.

Se evalúan las jerarquías, las coaliciones y los sistemas de comunicación, de forma similar a los otros enfoques de orientación familiar. Las técnicas comunes utilizadas en la terapia familiar estratégica prescriben el síntoma a la familia (es decir, diciéndoles que se griten más entre sí) y vuelven a enmarcar el problema de negativo a positivo. El terapeuta toma la autoridad del miembro de la familia que tiende a dominar y controlar las interacciones familiares, lo que hace posible cambiar los patrones de comunicación de una manera que permite que el “titular” de los síntomas de la familia mejore. Contenido completo sobre: la terapia familiar estratégica. (Articulo requerido)

¿Qué sucede durante la terapia familiar?

Primero, su terapeuta hablará con todos los miembros de la familia para ayudarla a entender lo que está sucediendo. Ella o él hará preguntas sobre cómo cada persona ve los problemas, cuándo comenzó el problema y cómo la familia ha estado tratando de manejar las cosas hasta el momento.

Luego, el terapeuta elaborará un plan de tratamiento, el objetivo es mejorar los conflictos en una familia, no culpar a nadie por los problemas.

Su terapeuta ayudará a los miembros de la familia a comunicarse mejor, resolver problemas y encontrar nuevas formas de trabajar juntos. La terapia familiar no siempre puede hacer que un problema desaparezca pero puede brindar a los miembros de la familia nuevas habilidades para superar situaciones difíciles de maneras más saludables.

Esta terapia no tiene que tomar mucho tiempo, el promedio es de aproximadamente 12 sesiones, la frecuencia con la que se reúna con un terapeuta familiar y la cantidad de sesiones que necesitará dependerá de los problemas específicos en los que se centre durante la terapia.

¿Para qué se forma un terapeuta familiar?

Como muestran los diferentes tipos de terapia descritos anteriormente, un terapeuta familiar puede ser llamado para asumir diferentes roles. Estas muchas funciones requieren que se someta a una gran cantidad de capacitación, educación formal y pruebas para garantizar que esté a la altura de la tarea.

Si bien los terapeutas pueden tener diferentes métodos y técnicas de tratamiento preferidas, todos deben tener al menos un nivel mínimo de experiencia con el tratamiento de:

  • Problemas de comportamiento infantil y adolescente.
  • Aflicción. (Articulo requerido)
  • Depresión y ansiedad.
  • Violencia doméstica. (Articulo requerido)
  • Esterilidad.
  • Conflictos matrimoniales.
  • Abuso de sustancias.

Para tratar estos y otros problemas familiares, los terapeutas deben:

  • Observar cómo las personas interactúan dentro de las unidades.
  • Evaluar y resolver problemas de relación.
  • Diagnosticar y tratar los trastornos psicológicos dentro de un contexto familiar.
  • Guiar a los clientes a través de crisis como el divorcio o la muerte.
  • Resaltar los patrones problemáticos de comportamiento
  • Ayuda a reemplazar comportamientos disfuncionales con alternativas saludables.
  • Adoptar un enfoque holístico (mente-cuerpo) para el bienestar.

Con el fin de obtener las habilidades necesarias para realizar estas funciones, un terapeuta familiar por lo general obtiene una licenciatura en consejería, psicología, sociología o trabajo social, seguido de una maestría.

Beneficios de la orientación familiar

Las familias pueden beneficiarse de la terapia cuando experimentan un evento estresante que puede afectar las relaciones familiares, como las dificultades financieras, el divorcio o la muerte de un ser querido. Además, puede ser eficaz en el tratamiento de problemas de salud mental que afectan a la familia en general, como depresión, abuso de sustancias, enfermedades crónicas y problemas alimentarios, o preocupaciones cotidianas, como problemas de comunicación, conflictos interpersonales o problemas de conducta en los niños y adolescentes.

El asesoramiento familiar tiene como objetivo promover la comprensión y la colaboración entre los miembros de la familia a fin de resolver los problemas de una o más personas. Por ejemplo, si un niño tiene problemas sociales y académicos, la terapia se centrará en los patrones familiares que pueden contribuir a la actuación del niño, en lugar de evaluar el comportamiento del niño solo. A medida que la familia descubre el origen del problema, pueden aprender a apoyarlo y a otros miembros de la familia a trabajar proactivamente para minimizar o alterar las condiciones que contribuyen a la conducta no deseada del niño.

¿Cómo prepararse para una terapia familiar?

Es importante ayudar al miembro de la familia a no sentir que él o ella está solo en esto, se debe comprender y explicar que este es un problema en el que puede trabajar como grupo, el apoyo es muy importante, se recomienda decirle que: “Todos estaremos allí para trabajar en este problema, te ayudaremos a lidiar con esto “.

Los miembros de la familia deben esperar asumir la responsabilidad de los problemas; algunos pueden ser identificados por tener que cambiar sus patrones de comportamiento. En general, la terapia familiar funciona mejor si todos los miembros de la familia están dispuestos a reunirse con el terapeuta y si la terapia se completa y no se detiene antes del tiempo determinado por el terapeuta y la familia, no todos los miembros de la familia deben asistir a todas las sesiones, pero el tratamiento es más efectivo cuando todos están involucrados.

Los miembros de la familia pueden recibir asignaciones como parte de la terapia, como comunicarse entre sí de una manera diferente o los padres delegando más responsabilidades a los niños.

El objetivo final: Trabajar juntos para sanar cualquier problema mental, emocional o psicológico que desgarre a su familia.

Deja un comentario