Condicionamiento Clásico – El Principal Fundamento Del Conductismo

El condicionamiento clásico, también es conocido como condicionamiento pavloviano o respondedor, es uno de esos términos introductorios de psicología que se tiran por los aires, mucha gente tiene una idea general de que es una de las formas más básicas de aprendizaje asociativo. Se refiere al procedimiento de aprendizaje en el que un estímulo biológicamente potente (por ejemplo, alimento) se empareja con un estímulo previamente neutral (por ejemplo, una campana).

condicionamiento clásico

También se refiere al proceso de aprendizaje que resulta de este emparejamiento, a través del cual el estímulo neutral llega a provocar una respuesta como salivación, que generalmente es similar a la provocada por el estímulo potente. Estos hechos básicos, que requieren muchas calificaciones, fueron estudiados en detalle por Ivan Pavlov a través de experimentos con perros.

Junto con el condicionamiento operante, el condicionamiento clásico se convirtió en el fundamento del conductismo, una escuela de psicología dominante a mediados del siglo XX y que aún tiene una influencia importante en la práctica de la terapia psicológica y el estudio del comportamiento animal. El condicionamiento clásico es un proceso de aprendizaje básico, y sus sustratos neuronales comienzan a entenderse.

Procedimientos

La investigación de Pavlov

El trabajo temprano más conocido y completo sobre condicionamiento clásico fue realizado por Ivan Pavlov, aunque Edwin Twitmyer publicó algunos hallazgos relacionados un año antes. Durante su investigación sobre la fisiología de la digestión en perros, Pavlov desarrolló un procedimiento que le permitió estudiar los procesos digestivos de los animales durante largos períodos de tiempo. Redirigió los fluidos digestivos del animal fuera del cuerpo, donde podían medirse.

Pavlov notó que sus perros comenzaron a salivar en presencia del técnico que normalmente los alimentaba, en lugar de simplemente hacer saliva en presencia de comida. Pavlov llamó a la salivación anticipada de los perros “secreción psíquica”. Al poner estas observaciones informales en una prueba experimental, presentó un estímulo (por ejemplo, el sonido de un metrónomo) y luego le dio comida al perro; después de algunas repeticiones, los perros comenzaron a salivar en respuesta al estímulo. Pavlov concluyó que si un estímulo particular en el entorno del perro estaba presente cuando recibía comida, ese estímulo podría asociarse con la comida y causar la salivación por sí mismo.

Terminología

En los experimentos de Pavlov, el estímulo incondicionado, era la comida para perros porque sus efectos no dependían de la experiencia previa. Luego, el estímulo condicionado fue el sonido del metrónomo porque sus efectos dependen de su asociación con la comida. Del mismo modo, las respuestas del perro siguen el mismo arreglo condicionado versus incondicional. La respuesta condicionada es la respuesta al estímulo condicionado, mientras que la respuesta incondicionada corresponde al estímulo incondicionado.

Pavlov informó muchos hechos básicos sobre el condicionamiento; por ejemplo, descubrió que el aprendizaje se produce con mayor rapidez cuando el intervalo entre el estimulo condicionado y la apariencia de lo incondicionado es relativamente corto.

Como se señaló anteriormente, a menudo se piensa que la respuesta condicionada es una réplica de la respuesta no condicionada, pero Pavlov señaló que la saliva producida por el condicionado difiere en su composición de la producida por lo incondicionado. También se pensó que las parejas repetidas son necesarias para que surja el condicionamiento, pero se pueden aprender muchas con una sola prueba, especialmente en el aprendizaje del miedo y la aversión al gusto.

Etapas y ejemplos de condicionamiento clásico

experimento del condicionamiento clásico

La teoría del condicionamiento clásico implica aprender un nuevo comportamiento a través del proceso de asociación. En términos simples, dos estímulos se unen para producir una nueva respuesta aprendida en una persona o animal. Hay tres etapas, en cada etapa, los estímulos y las respuestas reciben términos científicos especiales:

Etapa 1: antes del acondicionamiento:

En esta etapa, el estímulo incondicionado (EI) produce una respuesta no condicionada (RNC) en un organismo. En términos básicos, esto significa que un estímulo en el entorno ha producido un comportamiento / respuesta que no se aprende (es decir, no condicionado) y, por lo tanto, es una respuesta natural que no se ha enseñado. En este sentido, no se ha aprendido ningún nuevo comportamiento todavía.

Por ejemplo, un virus estomacal (EI) produciría una respuesta de náuseas (RNC). Un perfume (EI) podría crear una respuesta de felicidad o deseo (RNC).

Esta etapa también involucra otro estímulo que no tiene efecto sobre una persona y se llama estímulo neutral (EN), la cual podría ser una persona, objeto, lugar, etc. El estímulo neutral en el condicionamiento clásico no produce una respuesta hasta que se combina con el estímulo incondicionado.

Etapa 2: durante el acondicionamiento:

Durante esta etapa, un estímulo que no produce respuesta, es decir, neutro se asocia con el estímulo incondicionado, en cuyo punto se conoce ahora como el estímulo condicionado (EC).

Por ejemplo, un virus estomacal (EI) podría estar asociado con comer ciertos alimentos como el chocolate (EC). También perfume (EI) podría estar asociado con una persona específica (EC).

A menudo, durante esta etapa, el estímulo incondicionado debe estar asociado con el estímulo condicionado en varias ocasiones, o ensayos, para que el aprendizaje tenga lugar. Sin embargo, un aprendizaje de camino puede ocurrir en ciertas ocasiones cuando no es necesario que una asociación se fortalezca con el tiempo (como estar enfermo después de una intoxicación alimentaria o beber demasiado alcohol).

Etapa 3: después del acondicionamiento:

Ahora el estímulo condicionado (ES) se ha asociado con el estímulo incondicionado (EI) para crear una nueva respuesta condicionada (RC).

Por ejemplo, una persona (EC) que ha sido asociada con el buen perfume (EI) ahora se considera atractiva (RC). Además, el chocolate (EC) que se comía antes de que una persona se enfermara con un virus (EI) ahora produce una respuesta de náuseas (RC).

Ejemplos a través de experimentos del condicionamiento clasico

Pequeño experimento de Albert (Fobias)

Ivan Pavlov demostró que el condicionamiento clásico se aplicaba a los animales. ¿También se aplica a los humanos? En un experimento famoso (aunque éticamente dudoso), Watson y Rayner (1920) demostraron que sí.

Albert era un bebé de 9 meses que fue evaluado en sus reacciones ante diversos estímulos. Le mostraron una rata blanca, un conejo, un mono y varias máscaras. Albert describió como “en general estólido e impasible” no mostró temor a ninguno de estos estímulos. Sin embargo, lo que sí lo sobresaltó y le causó miedo fue si golpeaba un martillo contra una barra de acero detrás de su cabeza. El repentino ruido haría que rompiera a llorar.

Cuando Albert tenía poco más de 11 meses, se presentó la rata blanca y unos segundos más tarde golpearon el martillo contra la barra de acero. Esto se hizo 7 veces en las siguientes 7 semanas y cada vez Albert estallaba en lágrimas. Para entonces, solo tenía que ver a la rata e inmediatamente mostró todos los signos de miedo. Lloraría (si el martillo golpeó o no contra la barra de acero) e intentaría escabullirse.

Además, Watson y Rayner encontraron que Albert desarrolló fobias de objetos que compartían características con la rata; incluyendo el perro de la familia, un abrigo de pieles, algo de algodón y una máscara de Papá Noel. Este proceso se conoce como generalización.

Watson y Rayner habían demostrado que el condicionamiento clásico podría usarse para crear una fobia. Una fobia es un miedo irracional, es decir, un miedo que no guarda proporción con el peligro. Durante las siguientes semanas y meses se observó a Albert y 10 días después de condicionar su miedo a la rata fue mucho menos marcado. Esto se llama extinción. Sin embargo, incluso después de un mes completo todavía era evidente, y la asociación podía renovarse repitiendo el procedimiento original varias veces.

Aversión clásicamente condicionada del gusto

Otro ejemplo del condicionamiento clásico se puede ver en el desarrollo de las aversiones al gusto condicionadas. Los investigadores John García y Bob Koelling notaron por primera vez este fenómeno cuando observaron cómo las ratas que habían estado expuestas a una radiación que causa náuseas desarrollaron una aversión al agua con sabor después de que la radiación y el agua se presentaron juntas. En este ejemplo, la radiación representa el estímulo incondicionado y la náusea representa la respuesta incondicionada. Después del emparejamiento de los dos, el agua aromatizada es el estímulo condicionado, mientras que la respuesta condicionada es la náusea que se forma cuando se expone solo al agua.

La investigación posterior demostró que tales aversiones clásicamente condicionadas podrían producirse a través de un emparejamiento único del estímulo condicionado y el estímulo incondicionado. Los investigadores también encontraron que tales aversiones pueden incluso desarrollarse si el estímulo condicionado (el sabor del alimento) se presenta varias horas antes del estímulo incondicionado (el estímulo causante de náuseas).

¿Por qué tales asociaciones se desarrollan tan rápido? Obviamente, la formación de tales asociaciones puede tener beneficios de supervivencia para el organismo. Si un animal come algo que lo enferma, debe evitar comer la misma comida en el futuro para evitar la enfermedad o incluso la muerte. Este es un gran ejemplo de lo que se conoce como preparación biológica. Algunas asociaciones se forman más fácilmente porque ayudan a la supervivencia.

En un famoso estudio de campo, los investigadores inyectaron cadáveres de ovejas con un veneno que podría enfermar a los coyotes pero no matarlos. El objetivo era ayudar a los ganaderos de ovejas a reducir la cantidad de ovejas perdidas por los asesinatos de coyotes. El experimento no solo funcionó al disminuir el número de ovejas sacrificadas, sino que también causó que algunos de los coyotes desarrollaran una aversión tan fuerte hacia las ovejas que huirían ante el olor o la visión de una oveja.

Condicionamiento clásico en el aula

Las implicaciones en el aula son menos importantes que las del condicionamiento operante, pero aún existe la necesidad de que los maestros intenten asegurarse de que los estudiantes asocien las experiencias emocionales positivas con el aprendizaje.

Si un estudiante asocia experiencias emocionales negativas con la escuela, esto obviamente puede tener malos resultados, como crear una fobia escolar.

Por ejemplo, si un alumno es intimidado en la escuela, puede aprender a asociar la escuela con el miedo. También podría explicar por qué algunos estudiantes muestran una particular aversión por ciertas materias que continúan a lo largo de su carrera académica. Esto podría suceder si un estudiante es humillado o castigado en clase por un maestro.

Los maestros pueden aplicar el condicionamiento clásico en la clase al crear un ambiente de clase positivo para ayudar a los estudiantes a superar la ansiedad o el miedo. Emparejar una situación que provoca ansiedad, como actuar frente a un grupo, con un entorno agradable ayuda al alumno a aprender nuevas asociaciones. En lugar de sentirse ansioso y tenso en estas situaciones, el niño aprenderá a mantenerse relajado y tranquilo.

Principios clave del condicionamiento clásico

Los conductistas han descrito una serie de fenómenos diferentes asociados con el condicionamiento clásico. Algunos de estos elementos implican el establecimiento inicial de la respuesta, mientras que otros describen la desaparición de una respuesta. Estos elementos son importantes para comprender el proceso de condicionamiento clásico.

Echemos un vistazo más de cerca a cinco principios clave del condicionamiento clásico:

1. Adquisición

Es la etapa inicial de aprendizaje cuando se establece por primera vez una respuesta y se fortalece gradualmente. Durante la fase de adquisición del condicionamiento clásico, un estímulo neutral se combina repetidas veces con un estímulo no condicionado. Como recordarán, un estímulo incondicionado es algo que activa de forma natural y automática una respuesta sin ningún aprendizaje. Después de hacer una asociación, el sujeto comenzará a emitir un comportamiento en respuesta al estímulo previamente neutral, que ahora se conoce como un estímulo condicionado. Es en este punto que podemos decir que la respuesta ha sido adquirida.

Por ejemplo, imagina que está acondicionando a un perro para salivar en respuesta al sonido de una campana, empareja repetidamente la presentación de alimentos con el sonido de la campana. Puede decir que la respuesta se ha adquirido tan pronto como el perro comience a salivar en respuesta al tono de campana.

Una vez que se ha establecido la respuesta, puede reforzar gradualmente la respuesta de salivación para asegurarse de que el comportamiento se aprenda bien.

2. Extinción

Es cuando las ocurrencias de una respuesta condicionada disminuyen o desaparecen. En el condicionamiento clásico, esto sucede cuando un estímulo condicionado ya no está emparejado con un estímulo incondicionado.

Por ejemplo, si el olor a comida (el estímulo incondicionado) se hubiera emparejado con el sonido de un silbido (el estímulo condicionado), eventualmente llegaría a evocar la respuesta condicionada del hambre. Sin embargo, si el estímulo incondicionado (el olor de la comida) ya no estuviera emparejado con el estímulo condicionado (el silbido), eventualmente la respuesta condicionada (hambre) desaparecería.

3. Recuperación espontánea

A veces, una respuesta aprendida puede resurgir repentinamente incluso después de un período de extinción. La recuperación espontánea es la reaparición de la respuesta condicionada después de un período de descanso o un período de respuesta disminuida.

Por ejemplo, imagina que después de entrenar a un perro para que salte al sonido de una campana, dejas de reforzar el comportamiento y la respuesta finalmente se extingue. Después de un período de descanso durante el cual no se presenta el estímulo condicionado, de repente suena la campana y el animal recupera espontáneamente la respuesta previamente aprendida.

Si el estímulo condicionado y el estímulo incondicionado ya no están asociados, la extinción ocurrirá muy rápidamente después de una recuperación espontánea.

4. Generalización de estímulos

Es la tendencia del estímulo condicionado a provocar respuestas similares después de que la respuesta ha sido condicionada.

Por ejemplo, si un perro ha sido condicionado a salivar al sonido de una campana, el animal también puede exhibir la misma respuesta a estímulos que son similares al estímulo condicionado. En el famoso Little Albert Experiment de John B. Watson, mencionado anteriormente, un niño pequeño estaba condicionado a temer a una rata blanca. El niño demostró la generalización del estímulo al exhibir miedo en respuesta a otros objetos blancos difusos, incluidos juguetes de peluche y cabello propio de Watson.

5. Discriminación por estímulo

La discriminación es la capacidad de diferenciar entre un estímulo condicionado y otros estímulos que no han sido combinados con un estímulo incondicionado.

Por ejemplo, si un tono de campana fuera el estímulo condicionado, la discriminación implicaría poder distinguir la diferencia entre el tono de campana y otros sonidos similares. Debido a que el sujeto es capaz de distinguir entre estos estímulos, él o ella sólo responderá cuando se presente el estímulo condicionado.

Video recomendado: Condicionamiento clásico con el pequeño Albert

 

Compartir es sinónimo de bondad. Sé bondadoso...

Estudiante de Contaduría Pública, Amo dibujar y el aprender cada día un poco más, me gusta la música y divertirme. Soy redactora en páginas Web.

“El éxito no está en vencer siempre sino en no desanimarse nunca”

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario