Teorías Existencial Y Humanistas – Definiciones, Similitudes Y Diferencias.

Las teorías existencial y humanistas de la psicología a menudo se confunden, por lo que es importante saber las similitudes y diferencias entre las dos teorías y sus terapias relacionadas.

Las teorías existenciales y humanísticas son tan variadas como los progenitores asociados con ellas, también están separados por desacuerdos filosóficos y diferencias culturales. Sin embargo, todos comparten algunas suposiciones fundamentales sobre el ser humano, naturaleza y condición humana que los distinguen de otras teorías de la personalidad.

La suposición general es que los individuos tienen la libertad y el valor para trascender datos existenciales e influencias biológicas / ambientales para crear su propio futuro. En segundo lugar, enfatizan la realidad fenomenológica de la persona que experimenta y en tercer lugar, son holísticos en su enfoque en la experiencia vivida y las aspiraciones futuras de la
persona completa en acción y en contexto. Finalmente, intentan capturar el alto drama de existencia humana, la lucha por la supervivencia y la realización a pesar de que el ser humano sea vulnerable al temor y la desesperación.

teorías existencial y humanistas

Definiciones de las teorías existencial y humanistas

La psicología humanista se puede remontar a Abraham Maslow como el padre fundador, pero a través del tiempo se ha asociado estrechamente con la terapia centrada en la persona de Carl Roger (o terapia centrada en el cliente). Sin embargo, la psicología humanista de hoy es mucho más amplia y más compleja que el enfoque fundacional

Humanista es un términos en psicología relacionado con un enfoque que estudia a la persona en su totalidad y la singularidad de cada individuo. Esencialmente, estos términos refieren el mismo enfoque en psicología. Es una perspectiva psicológica que enfatiza el estudio de la persona completa, los psicólogos humanistas miran el comportamiento humano no solo a través de los ojos del observador, sino también a través de los ojos de la persona que se comporta.

Por otro lado, La teoría existencial es una aproximación a la psicología y la psicoterapia que se basa en varias premisas, que incluyen: comprender que una persona “completa” es más que la suma de sus partes, entender a las personas al examinar sus relaciones interpersonales, entendiendo que las personas tienen muchos niveles de autoconciencia que no pueden ignorarse ni ponerse en un contexto abstracto, comprendiendo que tienen libre albedrío y son participantes en lugar de observadores en sus propias vidas, y comprendiendo que las vidas de las personas tienen un propósito, valores y significado.

Los terapeutas que practican la psicología existencial tratan a sus clientes sumergiéndose en el mundo del cliente. Para el terapeuta, la terapia es un proceso en el cual ellos también participan. Este es un proceso que busca el significado dentro de la totalidad de la existencia de la persona, incluida la historia personal del cliente.

Hay muchas razones para esta visión asimilada de estas teorías. Por un lado, desde su surgimiento, estos dos enfoques han estado en diálogo cercano, en segundo lugar, ha habido muchos intentos de combinarlas, ya que finalmente, ambos enfoques comparten muchos de los mismos valores.

Raíces históricas de las teorías existencial y humanistas

Presenta la evidencia empírica y discute las implicaciones prácticas del significado centrado
enfoque.

Las razones para reformular la teoría existencial-humanística incluyen:

  • Proporcionar una visión más equilibrada y realista de la condición humana reconociendo
    los conflictos en curso entre los datos existenciales positivos y negativos
  • Necesita una teoría humanista existencial común capaz de explicar tanto los mejores
    y lo peor de los comportamientos humanos
  • Necesidad de aclarar y poner en práctica conceptos importantes existenciales y humanísticos
  • Reencuadre los asuntos cruciales de la psicología existencial y humanista en términos de la
    lucha humana por la supervivencia y la realización en un mundo caótico y difícil.

Similitudes entre las teorías existencial y humanistas

similitudes teorías existencial y humanistas

La psicología humanista dice que las personas se esfuerzan por ser las mejores versiones de sí mismas, mientras que la psicología existencial dice que las personas están buscando el significado de la vida. Son muy similares, sin embargo, en la forma en que las personas logran esos fines, a través de la responsabilidad personal y el libre albedrío. Esencialmente, tanto los psicólogos existenciales como los humanistas valoran la capacidad de los humanos para tomar sus propias decisiones y llevar sus propias vidas.

Ambos enfoques son fenomenológicos, si bien el término es complicado con el que muchos psicólogos y filósofos no están de acuerdo, la esencia de lo que significa para estos enfoques es que valoran la experiencia personal y la subjetividad. La psicología, en su intento de convertirse en una ciencia, ha desarrollado una preferencia por el objetivo, si bien los enfoques fenomenológicos no descartan la importancia de los enfoques objetivos, se centrarían en las limitaciones de la objetividad. Esto, en parte, significa que el conocimiento objetivo es solo una parte del panorama general.

El “aquí y ahora” o el momento terapéutico es un valor compartido de estos enfoques, el pasado es importante, también es importante no olvidar el presente. Incluido en el aquí y ahora existe un compromiso para comprender, procesar y valorar la relación terapéutica. Se considera que esta relación es una relación real bajo restricciones, límites y contextos únicos. En otras palabras, muchos enfoques psicoanalíticos consideran que la relación terapéutica es principalmente un producto de la transferencia, los enfoques humanísticos y existenciales se enfocan en lo real en la relación además de los patrones de transferencia / contratransferencia.

Ambos enfoques valoran la autoconciencia, en el sentido más general, esto se comparte con todas las psicoterapias profundas. Sin embargo, hay otro aspecto único para la autoconciencia dentro del pensamiento humanista y existencial. La autoconciencia en el sentido más general se refiere a una comprensión del yo que se ve principalmente como experiencia de vida acumulada y conocimiento inconsciente. En el pensamiento humanista y existencial, la autoconciencia también está profundamente preocupada con la condición humana y cómo esto impacta al ser individual.

Los enfoques humanistas y existenciales valoran la bondad básica en las personas y el potencial humano, parte del proceso de terapia se entiende como la liberación del individuo para abrazar su bondad y potencial básico. Al hacer esto, se cree que estarán más felices y satisfechos con la vida.

Una última similitud entre las teorías existencial y humanística es que ambas enfatizan los aspectos positivos de la naturaleza humana. Muchas teorías de la psicología se enfocan en lo que le falta al individuo: esta persona tiene un desequilibrio químico, lo que significa que le falta algún elemento en su cerebro; esa persona está guiada por problemas no resueltos en su subconsciente.

Diferencias entre las teorías existencial y humanistas

Sin embargo, a pesar de las similitudes, hay algunas diferencias clave en la psicología humanista y existencial. La mayor diferencia radica en la visión subyacente de la naturaleza humana.

Si bien ambos enfoques creen en el potencial humano y la bondad, el existencialismo se ha centrado más en el potencial del mal y la limitación humana, esto es más una distinción de proceso que valores básicos. En otras palabras, la psicología humanista generalmente adopta una posición similar al existencialismo, pero los terapeutas humanistas no han pasado tanto tiempo viviendo en la sombra o el daimónico.

Esta distinción no debe minimizarse a pesar de la base compartida de sus creencias. A través del tiempo, la psicología humanística ha sido injustamente caracterizada por ser demasiado “cálida y confusa”. Muchas personas se han alejado de este enfoque teórico debido a la percepción de que no se ocupa de la realidad de la condición humana, por el contrario, los existencialistas a menudo son acusados ​​de pasar demasiado tiempo en lugares oscuros y de ser bastante morbosos, ninguna de las caracterizaciones es precisa, sin embargo, han influido en quién se ha sentido atraído por las diferentes posiciones teóricas y cómo se han desarrollado a lo largo del tiempo.

Una discusión importante entre Carl Rogers y Rollo May resalta y amplía estas diferencias. La discusión comenzó con un artículo publicado por Carl Rogers en la Asociación de Perspectivas de la Psicología Humanista, fue seguido por un artículo posterior publicado en 1982 junto con una respuesta de Rogers. Para él, el mal humano es distinto de la naturaleza humana.

Para May, las personas tienen innatamente el potencial para el bien y para el mal, para Rogers y muchos psicólogos humanistas, el mal es una realidad externa que impacta a los individuos a través de la cultura y la socialización, puede expresar preocupación en parte por esto, porque no cree que esto aborde adecuadamente nuestro propio potencial para el mal.

En este mismo diálogo, May (1982) señala otra importante distinción que a veces surge entre terapeutas humanistas y existenciales, puede expresar cierta preocupación porque en el enfoque extremo en el cliente y la respuesta empática en la terapia centrada, hay un costo para un compromiso genuino más profundo que requiere que el terapeuta se concentre en su propia experiencia subjetiva. Dicho de otra manera, los psicólogos humanistas pueden enfocarse en el cliente, a veces, a costa de reconocer su propia experiencia, al hacerlo, el cliente se ve privado de la oportunidad de un compromiso más profundo con el terapeuta como un yo subjetivo.

Estas dos teorías tienen diferentes raíces filosóficas, el pensamiento humanista no está tan estrechamente asociado con la filosofía humanista como lo es la psicología existencial. De hecho, la confusión entre la psicología humanista y el humanismo en el sentido histórico es bastante significativa. En términos generales, las filosofías fenomenológicas, continentales y existenciales han influido más en la psicología humanística y existencial que en la filosofía humanista y el humanismo, al afirmar esto, todavía debe reconocerse que hay muchos enfoques amplios de la psicología humanista.

La psicología humanista ha tendido a centrarse más en el arte de la terapia, lo subjetivo y la intencionalidad, al descuido de la ciencia de la terapia, el objetivo y la limitación humana, muchos pensadores humanistas desafiarían correctamente esta afirmación, en comparación con el pensamiento existencial, hay un caso fuerte para esta afirmación. El existencialismo tiende a ser más equilibrado, sus valores son consistentes con el enfoque de las psicologías humanísticas, pero crea más espacio para la ciencia, la objetividad y la limitación humana.

Por último, podría mantenerse que el pensamiento existencial mantiene un marco más flexible para integrarse en otros enfoques, esto es cierto incluso con respecto a las terapias centradas en la solución. La psicología existencial se usa comúnmente como un marco que integra otros enfoques de profundidad, esto aún se puede hacer con la psicología humanista, no es tan natural como adaptable.

Al final, la adaptabilidad y el equilibrio son los puntos fuertes de la psicología existencial.

Compartir es sinónimo de bondad. Sé bondadoso...

Estudiante de Contaduría Pública, Amo dibujar y el aprender cada día un poco más, me gusta la música y divertirme. Soy redactora en páginas Web.

“El éxito no está en vencer siempre sino en no desanimarse nunca”

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario