¿Qué Es El Suicidio?: Tipos, Causas, Síntomas, Métodos Y Prevención.

El suicidio es un importante problema de salud pública y una de las principales causas de muerte en los Estados Unidos. Los efectos del suicidio van más allá de la persona que actúa para quitarle la vida: puede tener un efecto duradero en la familia, los amigos y las comunidades.

¿Que es el suicidio?

suicidio

Se define como quitarse la propia vida intencionalmente, el cual tiende a tener diferentes características dependiendo de la cultura. Históricamente, y aún hoy en día en algunos lugares, el suicidio se considera una ofensa criminal, un tabú religioso y, en algunos casos, un acto de honor..

Literalmente hablando, el suicidio o el suicidio consumado es el acto exitoso de causar intencionalmente la propia muerte, el intento de suicidio es un intento de quitarse la vida que no termina en la muerte, sino en la autolesión, el suicidio asistido, un tema controvertido en el campo de la medicina, se define como un individuo que ayuda a otro individuo a provocar su propia muerte proporcionándole los medios para llevarlo a cabo proporcionándole consejos sobre cómo hacerlo.

El suicidio es la décima causa de muerte en el mundo y las tasas son más altas en hombres que en mujeres, con hombres hasta cuatro veces más propensos a suicidarse.

Tipos de suicidio

De acuerdo con Durkheim, el término suicidio se aplica a todos los casos de muerte resultantes directa o indirectamente de un acto positivo o negativo de la propia víctima, que él sabe que producirá este resultado.

En su opinión, el suicidio viene en cuatro tipos:

Suicidio egoísta

Refleja un sentido prolongado de no pertenencia, de no estar integrado en una comunidad, esta ausencia puede dar lugar a falta de sentido, apatía, melancolía y depresión.

Durkheim llama a tal destacamento “individuación excesiva”, son aquellas personas que no estan suficientemente unidas a los grupos sociales (y por lo tanto valores, tradiciones, normas y objetivos bien definidos) se quedaron con poco apoyo social o guía, y por lo tanto, tenían más probabilidades de suicidarse. Descubrió que el suicidio se producía con mayor frecuencia entre las personas solteras, especialmente los hombres solteros, a los que descubrió que tenían menos vínculos y los conectaba con normas y metas sociales estables.

Suicidio altruista

Se caracteriza por una sensación de estar abrumado por los objetivos y creencias de un grupo, ocurre en sociedades con alta integración, donde las necesidades individuales se consideran menos importantes que las necesidades de la sociedad en su conjunto. Por lo tanto, ocurren en la escala de integración opuesta como suicidio egoísta, como el interés individual no se consideraría importante, Durkheim declaró que en una sociedad altruista habría pocas razones para que la gente se suicidara.

Suicidio anómico

Refleja la confusión moral de un individuo y la falta de dirección social, lo cual está relacionado con un trastorno social y económico dramático. Es el producto de la desregulación moral y la falta de definición de aspiraciones legítimas a través de una ética social restrictiva, que podría imponer sentido y orden a la conciencia individual.

La gente no sabe dónde encajar dentro de sus sociedades, Durkheim explica que este es un estado de desorden moral en el que las personas no conocen los límites de sus deseos y están constantemente en un estado de decepción, esto puede ocurrir cuando pasan por cambios extremos en la riqueza; si bien esto incluye la ruina económica, también puede incluir ganancias imprevistas: en ambos casos, las expectativas previas de la vida se dejan de lado y se necesitan nuevas expectativas antes de que puedan juzgar su nueva situación en relación con los nuevos límites.

Suicidio fatalista

Ocurre cuando una persona está excesivamente regulada, cuando su futuro está implacablemente bloqueado y las pasiones son violentamente estranguladas por la disciplina opresiva. Es lo opuesto al suicidio anómico, y ocurre en sociedades tan opresivas que sus habitantes preferirían morir que vivir. Por ejemplo, algunos presos pueden preferir morir que vivir en una prisión con abusos constantes y regulación excesiva.

Estos cuatro tipos de suicidio se basan en los grados de desequilibrio de dos fuerzas sociales: la integración social y la regulación moral. Durkheim señaló los efectos de diversas crisis en los agregados sociales: la guerra, por ejemplo, que lleva a un aumento del altruismo, el auge económico o el desastre que contribuye a la anomia.

Causas y factores de riesgo del suicidio

El pensamiento suicida puede ocurrir cuando una persona siente que ya no puede hacer frente a una situación abrumadora, esto podría deberse a problemas financieros, la muerte de un ser amado, una relación rota o una enfermedad devastadora o debilitante.

Las situaciones más comunes o los eventos de la vida que pueden causar pensamientos suicidas son dolor, abuso sexual, problemas financieros, remordimiento, rechazo, ruptura de relación y desempleo.

Los factores de riesgo más citados incluyen trastornos psiquiátricos, genética, abuso de sustancias y situaciones familiares y sociales. A menudo, los factores psiquiátricos y el abuso de sustancias coexisten, el acceso a armas y otros métodos de suicidio también aumenta el riesgo. Por ejemplo, las tasas de suicidio en hogares con armas de fuego son mayores que en hogares sin ellas.

Los trastornos mentales desempeñan un papel abrumador en el aumento del riesgo de suicidio, con estimaciones que sugieren que hasta el 90% de las personas que se quitan la vida padecen algún tipo de trastorno psiquiátrico. El riesgo de suicidio para las personas que sufren de ello disminuye drásticamente una vez que ingresan al tratamiento.

Los trastornos mentales con la mayor prevalencia de riesgo de suicidio asociado con ellos incluyen trastorno depresivo mayor, trastorno bipolar, esquizofrenia, trastornos de la personalidad, trastorno de estrés postraumático y trastornos de la alimentación. Las personas que padecen trastorno depresivo mayor y trastorno bipolar corren el mayor riesgo de suicidio, con un riesgo de suicidio que aumenta 20 veces.

Detrás de los anteriores trastornos, el abuso de sustancias ocupa el segundo lugar entre los factores de riesgo de suicidio. Las estadísticas indican que el alcoholismo está presente en el momento de la muerte en hasta el 61% de los casos de suicidio completados, el uso de heroína y cocaína también es un factor de riesgo común para el suicidio, no se ha encontrado que el consumo de cannabis aumente el riesgo de suicidio entre los usuarios.

Se cree que la genética juega un papel en el riesgo de suicidio, por ejemplo, que los antecedentes familiares tienden a indicar un mayor riesgo de suicidio entre otros miembros de la familia, que representan hasta el 55% de las conductas suicidas.

Los problemas familiares y socioeconómicos también son factores que contribuyen al riesgo, el desempleo, la falta de vivienda, la pobreza, el abuso sexual infantil, el aislamiento social, la pérdida de un ser querido y otras tensiones en la vida pueden aumentar la probabilidad de suicidio. Se cree que el abuso sexual solo contribuye al 20% del riesgo general.

Síntomas

Una persona que está experimentando o podría experimentar pensamientos suicidas puede mostrar los siguientes signos o síntomas:

  • Sentimiento de estar atrapado o sin esperanza.
  • Sensación de dolor emocional intolerable.
  • Tener o aparentar tener una preocupación anormal con la violencia, el morir o la muerte.
  • Tener cambios de humor, ya sea feliz o triste.
  • Hablar de venganza, culpa o vergüenza.
  • Estar agitado o en un estado elevado de ansiedad.
  • Experimentar cambios en la personalidad, la rutina o los patrones de sueño.
  • Consumir drogas o más alcohol de lo habitual, o comenzar a beber cuando antes no lo habían hecho.
  • Participar en conductas riesgosas, como conducir sin cuidado.
  • Agarrar una pistola, medicamentos o sustancias que podrían terminar con una vida.
  • Experimentar depresión, ataques de pánico, concentración deteriorada-
  • Mayor aislamiento.
  • Hablar de ser una carga para los demás.
  • Agitación psicomotriz, como caminar alrededor de una habitación, retorcerse las manos, quitarse la ropa y volver a ponérselos.
  • Despedirse de los demás como si fuera la última vez.
  • Parecer incapaz de experimentar emociones placenteras a partir de eventos de la vida normalmente placenteros, como comer, hacer ejercicio, la interacción social o el sexo.
  • Remordimiento severo y autocrítica.
  • Hablar de suicidio o muerte, expresando pesar por estar vivo o por haber nacido.

Un número significativo de personas con ideación suicida mantienen sus pensamientos y sentimientos en secreto y no muestran signos de que algo esté mal.

Métodos suicidas

Ahorcamiento

Es el medio mas usado y predominante en las sociedades. Al colgarse, el sujeto usa algún tipo de ligadura, como una cuerda o un cordón, para formar una soga (o lazo) alrededor de la garganta, con el extremo opuesto asegurado, dependiendo de la ubicación de la soga y otros factores, el sujeto se estrangula. En caso de muerte, la causa real a menudo depende de la duración de la caída; es decir, la distancia que el sujeto cae antes de que la cuerda se tensa.

Los resultados fallidos generalmente tienen un daño severo en la tráquea y la laringe, daño a las arterias carótidas, daño a la columna vertebral y daño cerebral debido a la anoxia cerebral.

Armas de fuego

Es un método común, en general, la bala se enfocará en un rango a quemarropa, a menudo en la boca, debajo del mentón o en el tórax.

Un intento fallido de suicidio puede provocar dolor crónico severo para el paciente, así como capacidades cognitivas y motoras reducidas, hematoma subdural, cuerpos extraños en la cabeza, neumocéfalo y fugas de líquido cefalorraquídeo.

Asfixia

El suicidio por asfixia es el acto de inhibir la capacidad de respirar o limitar el consumo de oxígeno mientras respira, lo que provoca hipoxia y, finalmente, asfixia. Esto puede implicar una bolsa de plástico fijada sobre la cabeza o confinamiento en un espacio cerrado sin oxígeno, estos intentos implican el uso de depresores para hacer que el usuario se desmaye debido a la falta de oxígeno antes del pánico instintivo y la necesidad de escapar debido a la respuesta de alarma hipercápnica.

Es imposible que alguien se suicide simplemente conteniendo la respiración, a medida que el nivel de oxígeno en la sangre disminuye demasiado, el cerebro envía un reflejo involuntario y la persona respira cuando los músculos respiratorios se contraen, incluso si uno es capaz de superar esta respuesta hasta el punto de perder el conocimiento, en esta condición ya no es posible controlar la respiración y se restablece un ritmo normal.

Corte de muñeca

El corte de muñecas a veces se practica con el objetivo de autolesionarse y no de suicidarse; sin embargo, si la hemorragia es copiosa o se permite que continúe sin control, pueden producirse arritmias cardíacas, seguidas de hipovolemia grave, shock, colapso circulatorio o paro cardíaco, y la muerte, en ese orden.

En el caso de un intento de suicidio fallido, la persona puede experimentar una lesión en los tendones de los músculos flexores extrínsecos o en los nervios cubital y mediano que controlan los músculos de la mano, los cuales pueden ocasionar una reducción temporal o permanente en la víctima.

Ahogamiento

Es el acto de sumergirse deliberadamente en el agua u otro líquido para evitar la respiración y privar al cerebro de oxígeno. Debido a la tendencia natural del cuerpo a respirar, los intentos de ahogamiento a menudo implican el uso de un objeto pesado para superar este reflejo, amedida que aumenta el nivel de dióxido de carbono en la sangre de la víctima, el sistema nervioso central envía a los músculos respiratorios una señal involuntaria para contraerse, y la persona respira agua.

La muerte generalmente ocurre cuando el nivel de oxígeno se vuelve demasiado bajo para sostener las células del cerebro. Es uno de los métodos menos comunes de suicidio, que generalmente representa menos del 2% de todos los suicidios informados en los Estados Unidos.

Hipotermia

El suicidio por hipotermia es una muerte lenta que pasa por varias etapas: comienza con síntomas leves, esto puede implicar temblores, delirio, alucinaciones, falta de coordinación, sensaciones de calor, y finalmente la muerte. Los órganos de uno dejan de funcionar, aunque la muerte cerebral clínica puede retrasarse.

Saltar desde la altura

Es el acto de saltar desde grandes altitudes, por ejemplo, desde un balcón o techo de un edificio de gran altura, acantilado, dique o puente. Este método, en la mayoría de los casos, tiene consecuencias graves si falla el intento, como parálisis, daño a órganos y fracturas óseas.

Electrocución

Implica el uso de una descarga eléctrica letal para matarse, esto causa arritmias del corazón, lo que significa que el corazón no se contrae en sincronía entre las diferentes cámaras, lo que esencialmente causa la eliminación del flujo sanguíneo. Además, dependiendo de la cantidad de corriente eléctrica, también pueden ocurrir quemaduras.

Envenenamiento

El suicidio puede cometerse mediante el uso de venenos de acción rápida, como el cianuro de hidrógeno, o sustancias que son conocidas por sus altos niveles de toxicidad para los seres humanos. El envenenamiento a través de plantas tóxicas suele ser más lento y relativamente doloroso.

¿Es posible prevenir un suicidio?

Los familiares y amigos pueden notar a través del habla o el comportamiento de una persona que podrían estar en riesgo. Pueden ayudar hablando con la persona y buscando apoyo apropiado, por ejemplo, de un médico.

El Instituto Nacional de Salud Mental sugiere los siguientes consejos para ayudar a alguien que pueda estar pasando por una crisis:

  • Preguntarles si están pensando en suicidarse. Los estudios demuestran que preguntar no aumenta el riesgo.
  • Mantenerlos seguros permaneciendo cerca y eliminando los medios para suicidarse, como cuchillos, entre otras cosas, cuando sea posible.
  • Escuchándolos y estando ahí para ellos.
  • Animándoles a que llamen a una línea de ayuda o contacten a alguien a quien la persona podría acudir en busca de apoyo, por ejemplo, un amigo, un familiar o un mentor espiritual.
  • Siguiendo con ellos después de que haya pasado la crisis, ya que esto parece reducir el riesgo de una recurrencia.
  • Otros consejos incluyen mantener algunos números de teléfono de emergencia a mano, por ejemplo, un amigo de confianza, una línea de ayuda y el médico de la persona.

Deja un comentario