¿Qué Es Una Pesadilla? – Causas, Síntomas, Prevención

Una pesadilla, también llamada un mal sueño, es un sueño desagradable que puede causar una fuerte respuesta emocional de la mente, típicamente miedo pero también desesperación, ansiedad y gran tristeza, el sueño puede contener situaciones de incomodidad, terror psicológico y físico o pánico. Después de una pesadilla, una persona se despierta en un estado de angustia y es posible que no pueda volver a dormir por un corto período de tiempo. Las pesadillas recurrentes pueden requerir ayuda médica, ya que pueden interferir con los patrones de sueño y causar insomnio.

La mayoría de las pesadillas implican una amenaza o una situación peligrosa que el durmiente se siente incapaz de controlar durante el sueño. A través de la historia, se han atribuido a las visitas de los demonios a la evidencia de algún tipo de perturbación subyacente. Hoy en día, se reconoce que las pesadillas ocasionales son un evento normal ya que todos alguna vez ha experimentado una pesadilla en algún momento, aunque los adultos parecen tener malos sueños con menos frecuencia que los niños y estas pueden incluir monstruos u otras figuras de miedo o situaciones como ser perseguido u otro peligro.

pesadilla

Las pesadillas no son lo mismo que los terrores nocturnos, los niños que lo experimentan típicamente no vocalizan ni se mueven, por el contrario, los terrores nocturnos se asocian con el llanto o los gritos y el movimiento cuando parece que el niño está aterrorizado. Los niños que experimentan terrores nocturnos permanecen dormidos durante todo el evento y no recuerdan que ocurrió al día siguiente y no tienen lugar durante el sueño no REM y a menudo ocurren durante la primera mitad de la noche.

¿Qué causa una pesadilla?

Los temas de las pesadillas varían ampliamente de persona a persona, pero los temas comunes incluyen perseguir, caer o sentirse perdido o atrapado, estas pueden hacer que sienta varias emociones, entre ellas como:

Enfado.
Tristeza.
Culpa.
Miedo.
Ansiedad.

Puede continuar experimentando estas emociones incluso después de despertarse.

Las pesadillas parecen ser parte del desarrollo normal, y excepto en el caso del trastorno de estrés postraumático, por lo general no son síntomas de ninguna condición médica subyacente o trastorno mental.

Sin embargo, pueden convertirse en un problema si persisten e interrumpen tu patrón de sueño, ya que puede provocar insomnio y dificultad para hacer las diferentes actividades durante el día. Consulte con su médico si tiene problemas para sobrellevar las pesadillas.

Se pueden desencadenar por una variedad de factores, que incluyen:

  • Películas, libros o videojuegos de terror.
  • Merienda justo antes de acostarse.
  • Enfermedad o fiebre.
  • Medicamentos, incluidos antidepresivos, narcóticos y barbitúricos
  • Abuso de alcohol o drogas.
  • Pastillas para dormir o medicamentos narcóticos para el dolor
    estrés, ansiedad o depresión.
  • Trastorno de pesadilla, un trastorno del sueño marcado por pesadillas frecuentes
  • Apnea del sueño, una condición en la cual la respiración se interrumpe durante el sueño
  • Narcolepsia, un trastorno del sueño caracterizado por somnolencia extrema durante el día seguida de siestas rápidas o ataques de sueño que a menudo se desarrolla después de presenciar o experimentar un evento traumático, como una violación o asesinato.

Es importante tener en cuenta que las pesadillas no son lo mismo que el sonambulismo, que hace que una persona camine mientras está dormida, también difieren de los terrores nocturno. Los niños que tienen terrores nocturnos duermen durante los episodios y generalmente no recuerdan los incidentes de la mañana, pueden tener tendencia a caminar dormido o a orinar en la cama durante los terrores nocturnos y se detienen una vez que el niño llega a la pubertad. Sin embargo, algunos adultos pueden tenerlos y experimentar recuerdos limitados de sueños, especialmente en momentos de estrés.

Síntomas de una pesadilla

  • Despertar repetidamente con recuerdos detallados de sueños largos y atemorizantes que se centran en las amenazas a la supervivencia, la seguridad o la integridad física y generalmente ocurren en la segunda mitad del período de sueño o siesta
  • Estar orientado y alerta instantáneamente al despertar.
  • Experimentar angustia o deterioro de áreas ocupacionales, sociales u otras áreas importantes de funcionamiento.

No tener una condición médica general y no usar medicamentos u otras sustancias que puedan causar estos síntomas. Alrededor del 50 por ciento de los adultos experimenta pesadillas ocasionales, las mujeres con más frecuencia que los hombres, pero no requieren tratamiento. Los eventos adversos, los traumatismos, la falta de sueño, un horario de sueño irregular y el desfase horario pueden causar un aumento en las pesadillas, el aproximadamente 1 por ciento de los adultos que experimentan pesadillas frecuentes deben buscar ayuda si esto conduce a la evitación del sueño o afecta su trabajo o funcionamiento social.

¿Cuándo ocurren las pesadillas?

Sueños y pesadillas ocurren durante el sueño REM (movimiento ocular rápido), el sueño se clasifica en etapas REM y no REM, y la mayoría de las personas experimenta de cuatro a cinco ciclos de sueño cada noche. Cada ciclo dura de 90 a 100 minutos y el sueño REM ocurre con mayor frecuencia durante la segunda mitad de la noche. Las pesadillas ocurren comúnmente en este momento.

¿Cuál es el tratamiento para las pesadillas?

La investigación sugiere que los sueños pueden verse afectados por el pensamiento consciente antes de acostarse, recordar eventos divertidos o historias divertidas a veces puede ayudar a descarrilar una pesadilla antes de que comience.

  • Ningún tratamiento médico específico está indicado para las pesadillas.
  • Si ocurre una pesadilla, la seguridad y la comodidad son apropiadas.
  • Si las pesadillas ocurren con frecuencia, se necesita una evaluación de las rutinas diurnas, esto incluye evaluar la exposición a los estresores diurnos, la televisión o los videojuegos y las prácticas de la hora de acostarse.
  • Los sueños lúcidos, o ser consciente durante un sueño, pueden ayudar a redirigir una pesadilla en un sueño placentero.

¿Como prevenir una pesadila?

Practicar una buena higiene del sueño es importante para todos los que han experimentado pesadillas. Esto incluye:

Establecer una rutina a la hora de acostarse que comienza a la misma hora todas las tardes y hacer que la hora de acostarse sea un momento seguro y cómodo.

Para niños

Usar una luz de noche puede disminuir el miedo o la ansiedad,
hablar sobre “monstruos”, ya sea debajo de la cama o en el armario, y mostrarle al niño que no hay nada dañino puede ser tranquilizador e
imaginar terminaciones alternativas a las pesadillas puede proporcionar al niño una sensación de empoderamiento antes de irse a dormir.

Haga que su hijo hable con los personajes de la pesadilla, darle animales de peluche, mantas u otros artículos para su comodidad durante la noche, usar una luz nocturna y dejando la puerta del dormitorio abierta por la noche.

Para los adultos

La mejora en los ciclos de sueño / vigilia se puede ver con:

  • Eliminar la exposición a la televisión o la computadora una hora o más antes de acostarse.
  • Mantener un horario constante de sueño y vigilia.
  • Eliminar trabajar en la cama.
  • Reduciendo la cafeína después de la 1 p.m. (para aquellos que trabajan durante el día).
  • Practicar el sueño lúcido.

Si las pesadillas ocurren con frecuencia (más de dos noches por semana durante muchos meses), se sugiere una evaluación psicológica. Los diferentes tipos de psicoterapia, incluida la terapia cognitivo-conductual y la hipnosis, pueden ser beneficiosos para disminuir la frecuencia de las pesadillas.

¿Cuál es el pronóstico de las pesadillas?

La mayoría de las personas que han experimentado una pesadilla encuentran que este es un evento aislado, el resultado a largo plazo generalmente es bueno. Si las pesadillas ocurren con frecuencia durante varios meses o después de un evento traumático, se recomienda la evaluación de un psicólogo o psicoterapeuta.

Las pesadillas no están asociadas con el sonambulismo u otras parasomnias (trastornos perturbadores del sueño).

Deja un comentario