Trastorno De Conducta: Síntomas, Causas, Tratamientos Y Prevención

Todos los niños tendrán dificultades para controlar su comportamiento en algún momento de su infancia, pero a medida que crecen, aprenden a construir amistades y a entender mejor cómo sus comportamientos afectan a los demás. Si un niño parece carecer de comprensión del comportamiento negativo y aparentemente no se preocupa por los sentimientos de los demás, esto podría indicar un problema y es que podría estar sufriendo del trastorno de conducta.

¿Que es el trastorno de conducta?

Es un trastorno de conducta que ocurre cuando los niños se involucran en comportamientos antisociales, tienen problemas para seguir las reglas y luchan por mostrar empatía hacia los demás. También pueden amenazar la seguridad de otros o de sí mismos, suele aparecer en niños menores de 16 años, pero también se puede diagnosticar en adultos.

No es raro que los niños y adolescentes tengan problemas relacionados con el comportamiento en algún momento de su desarrollo. Sin embargo, se considera que el comportamiento es un trastorno de conducta cuando es duradero y cuando viola los derechos de los demás, va en contra de las normas de comportamiento aceptadas y perturba la vida diaria del niño o de la familia.

¿Cuáles son los síntomas del trastorno de conducta?

Los síntomas del trastorno de conducta varían dependiendo de la edad del niño y de si el trastorno es leve, moderado o grave. En general, los síntomas del trastorno de conducta se dividen en cuatro categorías generales:

  • Comportamiento agresivo:Estos son comportamientos que amenazan o causan daño físico y pueden incluir peleas, intimidación, ser cruel con otros o animales, usar armas y forzar a otro a tener relaciones sexuales.
  • Comportamiento destructivo: Esto implica la destrucción intencional de la propiedad, como incendios provocados (incendios deliberados) y vandalismo (dañar la propiedad de otra persona).
  • Comportamiento engañoso: Esto puede incluir mentir repetidamente, robar en tiendas o entrar en casas o autos para robar.
  • Violación de las reglas: Esto implica ir en contra de las reglas aceptadas de la sociedad o participar en comportamientos que no son apropiados para la edad de la persona. Estos comportamientos pueden incluir huir, faltar a la escuela, jugar bromas o ser sexualmente activo a una edad muy temprana.

Además, muchos niños con trastorno de conducta son irritables, tienen baja autoestima y tienden a tener berrinches frecuentes, algunos pueden abusar de las drogas y el alcohol. Los niños con trastorno de conducta a menudo son incapaces de apreciar cómo su comportamiento puede herir a otros y generalmente tienen poca culpa o remordimiento por herir a otros.

Leve

Si tu hijo tiene síntomas leves, significa que muestra pocos o ningún problema de comportamiento en exceso de los que se requieren para hacer el diagnóstico. Los problemas de conducta causan daños relativamente menores a los demás, los problemas comunes incluyen mentir, faltar a clases y permanecer fuera de casa después de oscurecer sin el permiso de los padres.

Moderado

Tu hijo tiene síntomas moderados si presenta numerosos problemas de comportamiento, estos problemas de conducta pueden tener un impacto de leve a severo en otros. Los problemas pueden incluir vandalismo y robo.

Severo

Tu hijo tiene síntomas severos si presenta problemas de comportamiento en exceso de los que se requieren para hacer el diagnóstico, estos problemas causan un daño considerable a los demás, los cuales pueden incluir la violación, el uso de un arma o el allanamiento de morada.

Subtipos del trastorno de conducta

La perturbación en el comportamiento causa un deterioro clínicamente significativo en el funcionamiento social, académico u ocupacional. Si el individuo tiene 18 años o más, no se cumplen los criterios para el trastorno de personalidad antisocial.

Se proporcionan dos subtipos de trastorno de conducta en función de la edad de inicio (es decir, el tipo de inicio de la infancia y el tipo de inicio de la adolescencia). Los subtipos difieren en cuanto a la naturaleza característica de los problemas de conducta que se presentan, el curso y el pronóstico del desarrollo, y la proporción de género.

Ambos subtipos pueden presentarse en forma leve, moderada o grave. Al evaluar la edad de inicio, es preferible obtener información del joven y del cuidador o cuidadores, debido a que muchos de los comportamientos pueden estar ocultos, los cuidadores pueden subestimar los síntomas y sobreestimar la edad de inicio.

Tipo de inicio en la infancia.

Este subtipo se define por la aparición de este trastorno antes de los 10 años de edad.

Los individuos con el tipo de inicio en la infancia son generalmente hombres, frecuentemente muestran agresión física hacia otros, tienen relaciones inter pares perturbadas, pueden haber tenido un trastorno desafiante de oposición durante la primera infancia y generalmente tienen síntomas que cumplen con todos los criterios para el trastorno de conducta antes de la pubertad.

Estos individuos son más propensos a tener un trastorno de conducta persistente y a desarrollar un trastorno de personalidad antisocial en adultos que aquellos con un tipo de inicio en la adolescencia.

Tipo de inicio de adolescente.

Este subtipo se define por la ausencia de criterios característicos del trastorno de conducta antes de los 10 años de edad.

En comparación con aquellos con el tipo de inicio en la infancia, estos individuos son menos propensos a mostrar conductas agresivas y tienden a tener relaciones más normativas con sus pares (aunque a menudo presentan problemas de conducta en compañía de otros), estos individuos son menos propensos a tener un trastorno de conducta persistente o a desarrollar un trastorno de personalidad antisocial en adultos.

Causas del trastorno de conducta

Si bien la causa del trastorno de conducta se complica por una intrincada interacción de los factores biológicos y ambientales, la identificación de los mecanismos subyacentes es crucial para obtener una evaluación precisa y aplicar un tratamiento eficaz, estos mecanismos son los elementos fundamentales sobre los que se desarrollan los tratamientos basados en la evidencia.

A pesar de las complejidades, en el desarrollo del trastorno de conducta se han implicado varios ámbitos, entre los que se incluyen las variables cognitivas, los factores neurológicos, los factores intraindividuales, las influencias familiares, de los compañeros, y los factores contextuales más amplios, estos factores también pueden variar en función de la edad de aparición, con diferentes variables relacionadas con el inicio temprano (por ejemplo, la base del desarrollo neurológico) y con el inicio en la adolescencia (por ejemplo, las relaciones sociales y de los compañeros).

Se dice que el desarrollo del trastorno de conducta es el resultado de una combinación de factores, incluyendo componentes genéticos, físicos y ambientales. Algunos ejemplos de estos factores pueden incluir:

Genética

Los rasgos de personalidad se heredan comúnmente de los miembros de la familia, por lo que los componentes del trastorno de conducta pueden tener influencias genéticas.

Físico

Las deficiencias del lóbulo frontal del cerebro se han relacionado con el desarrollo del trastorno de conducta, debido a que el lóbulo frontal es el responsable de regular las emociones de la persona. También se dice que es el “hogar” de la personalidad, así que si existe algún tipo de impedimento o desequilibrio en esa parte del cerebro, es más probable que una persona sea susceptible de desarrollar los síntomas del trastorno.

Medio ambiental

Se argumenta que el comportamiento de los padres es un componente importante para determinar si un niño desarrollará o no síntomas de trastorno de conducta. Los niños que son criados sin ninguna forma de disciplina apropiada o cuyos padres tienden a estar ausentes más de lo que están presentes pueden experimentar un impacto resultante en los comportamientos que exhiben.

La interacción atípica del niño con una madre que sufre de depresión postparto también puede tener efectos duraderos en los comportamientos futuros del niño.

Psicológicos

Algunos expertos creen que los trastornos de conducta pueden reflejar problemas de conciencia moral (en particular, falta de culpabilidad y remordimiento) y déficits en el procesamiento cognitivo.

Social

El bajo nivel socioeconómico y el hecho de no ser aceptados por sus compañeros parecen ser factores de riesgo para el desarrollo de los trastornos de conducta.

¿Cual es el diagnóstico del trastorno de la conducta?

Los niños, adolescentes y adultos pueden ser diagnosticados con trastorno de conducta si presentan varios de los signos mencionados anteriormente. Los signos deben haber estado presentes durante al menos un año para recibir un diagnóstico.

Cuando se diagnostica a niños o adolescentes, un psiquiatra puede querer observar el comportamiento del niño y también hablar con sus padres y maestros.

Cuando un psiquiatra o un profesional de la salud mental evalúa a una persona por un trastorno de conducta, también querrá descartar cualquier otro diagnóstico o evaluación de trastornos de salud mental concurrentes. Debido a que muchos de los signos son similares a los del trastorno de personalidad antisocial, no se puede diagnosticar a un adulto con ambas afecciones.

No hay mucha diferencia entre los dos trastornos, pero el trastorno de conducta se diagnostica típicamente en niños, así que si un adulto cumple con los criterios para ambos, entonces se le daría el diagnóstico del trastorno de personalidad antisocial en lugar del trastorno de conducta. Es realmente una cuestión de edad más que de diferencias entre los diagnósticos.

Sin embargo, los niños y adultos que reciben un diagnóstico también pueden tener diagnósticos concurrentes, incluyendo trastorno por déficit de atención con hiperactividad, abuso de sustancias, trastorno de estrés postraumático, trastornos de ansiedad, depresión o trastorno bipolar y también pueden tener dificultades de aprendizaje.

Puede ser difícil distinguir entre el trastorno de conducta y el trastorno del espectro autista, aunque muchos de los síntomas pueden parecer similares, existen varias diferencias clave entre los dos diagnósticos.

Una es que las personas con trastorno de conducta tienen problemas con la interacción social debido a los déficits en el aprendizaje social, mientras que las personas con autismo tienen problemas para socializar debido a los desafíos del desarrollo, también tienden a presentar desafíos internos, como obsesiones y compulsiones, mientras que las personas con trastorno de conducta expresan conductas externas como actividad delictiva o violencia.

En adultos

Si el trastorno de conducta persiste hasta la edad adulta, puede volverse cada vez más problemático. Los adultos que tienen este trastorno pueden tener dificultad para mantener un trabajo o relaciones y pueden volverse propensos a comportamientos ilegales o peligrosos.

Los síntomas en un adulto se pueden diagnosticar como trastorno de personalidad antisocial.

¿Cual es el tratamiento para el trastorno de conducta?

El tratamiento depende de varios factores, como la edad del niño y la gravedad de los problemas de conducta. Los métodos de tratamiento más comunes incluyen:

  • Psicoterapia: La terapia individual puede ser útil cuando un niño puede beneficiarse del aprendizaje de nuevas habilidades, como el manejo de la ira y el control de los impulsos.
  • Capacitación de los padres: El tratamiento a menudo involucra a los cuidadores y a los padres, a los cuales se les pueden enseñar estrategias y técnicas de manejo de la conducta para aumentar la seguridad en el hogar si un niño es agresivo o violento.
  • Terapia familiar: Los padres, hermanos y otros miembros de la familia pueden ser invitados a asistir a la terapia con el niño. Algunas veces, mejorar la relación entre padres e hijos puede mejorar las interacciones familiares.
  • Colocación residencial: En los casos en que el comportamiento de un niño o adolescente se ha vuelto fuera de control, puede ser necesaria una colocación residencial para mantener a todos a salvo. Un ambiente terapéutico puede tratar problemas de abuso de sustancias, comportamiento sexualizado o violencia.
  • Medicamentos: No hay un medicamento que trate el trastorno de conducta, pero a veces, un médico puede recetar medicamentos para tratar algunos de los síntomas o para tratar otras enfermedades mentales subyacentes.

La intervención temprana es la clave para obtener el tratamiento más efectivo, por lo que es importante que los padres, educadores y médicos estén al tanto de los signos del trastorno de conducta en los niños para que se puedan implementar las referencias e intervenciones apropiadas.

¿Se puede prevención el trastorno de conducta?

El mejor modo de mejorar el pronóstico es prevenir el trastorno de conducta antes de que se vuelva tan resistente al tratamiento. Se está investigando qué intervenciones tempranas son las más prometedoras, se incorpora varios componentes como la tutoría infantil, la intervención en el aula, la capacitación de los compañeros, la capacitación en habilidades sociocognitivas, la capacitación de los padres y la resolución de problemas familiares.

Otros estudios han incluido intervenciones tempranas de los padres o de la familia, intervenciones escolares e intervenciones comunitarias. Una vez más, estos incluyen una variedad de elementos, incluyendo la formación de los padres como la educación sobre el desarrollo normal del niño, la resolución de problemas de los niños, y la formación en habilidades de comunicación familiar. Todavía se necesita investigación para determinar dónde y cuándo dirigir las intervenciones preventivas específicas.

Los investigadores creen que la crianza positiva, así como proporcionar un ambiente seguro y de apoyo para un niño, puede reducir el riesgo de trastorno de conducta. Es probable que la reducción de los factores de riesgo que pueden aumentar la posibilidad como la pobreza y el abuso, garantice el mejor resultado para el niño.

El diagnóstico y tratamiento temprano son vitales para prevenir problemas adicionales de salud mental y de comportamiento, con el apoyo adecuado, los niños y adolescentes pueden comenzar a relacionarse más positivamente con sus compañeros y adultos y aprender a corregir conductas dañinas.

¿Cuál es la perspectiva a largo plazo para los niños con trastorno de conducta?

Depende de la gravedad y frecuencia de los problemas emocionales y de conducta de tu hijo. Los niños que continuamente muestran un comportamiento extremadamente agresivo, engañoso o destructivo tienden a tener un punto de vista más pobre.

La perspectiva también empeora si se presentan otras enfermedades mentales, sin embargo, obtener un diagnóstico oportuno y recibir un tratamiento integral puede mejorar significativamente. Una vez que se recibe tratamiento para el trastorno de conducta y cualquier otra afección subyacente, tu hijo tiene una probabilidad mucho mayor de una mejoría considerable y la esperanza de un futuro más exitoso.

Sin tratamiento, es probable que tenga problemas continuos, es posible que no puedan adaptarse a las exigencias de la edad adulta, lo que puede causarles problemas con las relaciones y el mantenimiento de un trabajo, también tienen un mayor riesgo de abuso de sustancias y problemas con la policía.

Tu hijo puede incluso desarrollar un trastorno de personalidad, como el trastorno de personalidad antisocial, cuando llega a la edad adulta, esta es la razón por la cual el diagnóstico y tratamiento tempranos son críticos. Cuanto antes reciba tu hijo el tratamiento, mejor será su perspectiva para el futuro.

¿El trastorno de oposición desafiante podría ser un precursor del trastorno de la conducta?

Algunos niños con trastorno negativista desafiante desarrollan un trastorno de conducta. Es un trastorno del comportamiento que involucra un patrón de estado de ánimo enojado o irritable, argumentación, desafío y venganza.

Sin un tratamiento efectivo, se cree que puede progresar a trastorno de conducta a medida que el niño envejece. Los niños con este trastorno pueden ser más propensos a desarrollar trastorno de personalidad antisocial posteriormente en la vida.

Deja un comentario