Trastorno Esquizotípico De La Personalidad: Síntomas Y Tratamientos.

Las personas con trastorno esquizotípico de la personalidad exhiben un patrón consistente a largo plazo de severas limitaciones sociales y de relación, parecen tener poca alegría en la vida, independientemente de las circunstancias y, por lo general, optan por participar en actividades solitarias en lugar de aquellos que involucran a otras personas, esto puede hacer que el tratamiento sea muy desafiante.

¿Qué es el trastorno esquizotípico de la personalidad?

trastorno esquizotípico de la personalidad

Es un trastorno mental caracterizado por ansiedad social severa, ideación paranoide, desrealización, psicosis transitoria y creencias no convencionales. Las personas con este trastorno sienten una incomodidad extrema por mantener relaciones cercanas con las personas, principalmente porque piensan que sus pares albergan pensamientos negativos hacia ellos, por lo que evitan formarlos. Aquellos que la padecen pueden reaccionar extrañamente en las conversaciones, no responder o hablar solo.

Con frecuencia interpretan las situaciones como extrañas o que tienen un significado inusual para ellas; las creencias paranormales y supersticiosas son comunes. Dichas personas con frecuencia buscan atención médica para la ansiedad o la depresión en lugar de su trastorno de personalidad, la cual ocurre en aproximadamente el 3% de la población general y es más común en hombres.

El término “esquizotípico” fue acuñado por primera vez por Sandor Rado en 1956 como una abreviación de “fenotipo esquizofrénico”. Se clasifica como un trastorno de personalidad del grupo A (“extraños o excéntricos”). Se cree que es parte de un continuo de enfermedades relacionadas con la esquizofrenia.

Síntomas del trastorno esquizotípico de la personalidad

Las personas con este trastorno pueden verse gravemente perturbadas y parecer esquizofrénicas y comúnmente, las creencias del paciente (alienígenas, brujería, que poseen un “sexto sentido”) son más extrañas que su comportamiento, y con frecuencia las mantienen aisladas de las relaciones normales. Las alucinaciones, no son un síntoma común. Estos comienzan a principios de la edad adulta y se presentan en una variedad de contextos, según lo indicado por cinco (o más) de los siguientes:

  • Ideas de referencia (excluyendo delirios de referencia).
  • Incomodidad en situaciones sociales.
  • Creencias raras, fantasías o preocupaciones.
  • Comportamiento extraño o apariencia.
  • Discurso extraño.
  • Dificultad para hacer / mantener amistades.
  • Exhibición inapropiada de sentimientos.
  • Paranoia.

Las personas tienden a llevar vidas solitarias, si tiene ansiedad social intensa, puede que le resulte difícil establecer relaciones y puede culpar a los demás por su incomodidad en situaciones sociales.

Las personas con este trastorno generalmente no tienen síntomas psicóticos. Los delirios son creencias fijas y falsas pero a menudo tienen ideas de referencia, lo que quiere decir es que es una interpretación incorrecta de incidentes casuales y eventos externos que la persona cree que tienen un significado particular e inusual. Este significado puede ser en general o para la persona que experimenta la idea de referencia.

Al igual que la mayoría de los trastornos de la personalidad, este tipo de trastorno generalmente disminuirá en intensidad con la edad, y muchas personas experimentarán algunos de los síntomas más extremos en el momento en que tengan entre 40 y 50 años.

Causas del trastorno esquizotípico de la personalidad

Los expertos no tienen una comprensión clara sobre las causas, se ha teorizado que la genética juega un papel fundamental en su desarrollo porque el trastorno es más común en familias con esquizofrenia. La mayoría de los expertos creen que la causalidad proviene de una combinación triple y compleja de factores genéticos, biológicos y sociales.

Las personas con antecedentes familiares de esquizofrenia y otras psicopatologías corren un mayor riesgo de desarrollarlo, de hecho, la investigación indica que aquellos con un pariente de primer grado que tiene síntomas esquizotípicos pueden tener hasta 50 por ciento más probabilidades de desarrollar el trastorno en comparación con los demás.

Los factores ambientales, especialmente las experiencias infantiles, pueden desempeñar un papel en el desarrollo de este trastorno. Estos factores incluyen:

¿Cómo se diagnostica el trastorno esquizotípico de la personalidad?

La mayoría de las personas con este trastorno reciben el diagnóstico al principio de la edad adulta, si su médico sospecha que lo tiene, comenzarán por hacerle un examen físico para verificar las afecciones físicas que podrían causarle los síntomas, también le preguntarán sobre sus síntomas y si otros miembros de la familia tienen trastornos de la personalidad.

Su médico puede derivarlo a un psiquiatra o psicólogo para una evaluación psiquiátrica, es probable que le pregunten sobre:

  • Cuando comenzaron los síntomas.
  • Cómo sus síntomas afectan su vida diaria.
  • Cómo te sientes en situaciones sociales.
  • Tus experiencias en la escuela y el trabajo.
  • Tu niñez.

El psiquiatra o psicólogo puede preguntar si alguna vez ha pensado en hacerse daño a usted mismo o a los demás y si los miembros de su familia han comentado sobre su comportamiento. Sus respuestas los ayudarán a desarrollar un diagnóstico.

¿Qué pruebas diagnostican este tipo de trastorno?

No existe una prueba definitiva específica, como un análisis de sangre, que pueda evaluar con precisión si una persona tiene un trastorno esquizotípico de la personalidad, quienes están preocupados de que puedan padecer este diagnóstico podrían explorar la posibilidad realizándose una autoprueba, ya sea en línea como un cuestionario, una entrevista estructurada, un inventario de sentimientos y experiencias, el Inventario de óxido de las cogniciones esquizotípicas, la evaluación comunitaria de experiencias psíquicas o la escala de personalidad esquizotípica.

Para determinar la presencia del trastorno, los profesionales de la salud realizan una entrevista de salud mental que busca la historia y la presencia de los síntomas, también llamados criterios diagnósticos, previamente descritos.

Al igual que con cualquier evaluación, el profesional generalmente trabajará para descartar otros trastornos mentales, incluida la detección de problemas de ánimo como depresión y ansiedad, incluyendo la ansiedad generalizada, síntomas obsesivo compulsivos, tipos de otros trastornos de la personalidad como narcisismo, antisocial, esquizoide o histriónica, problemas de abuso de drogas, así como problemas de estar fuera de contacto con la realidad, como la esquizofrenia o el trastorno delirante.

Además de determinar si la persona sufre de trastorno esquizotípico de la personalidad, el profesional de la salud mental puede determinar que, aunque existen algunos síntomas (rasgos) del trastorno, la persona no califica completamente para el diagnóstico. Debido a que con frecuencia se ha encontrado que el trastorno se presenta (denominado comórbido) con trastorno límite de la personalidad, trastorno de la personalidad evitativo y trastorno de personalidad paranoide, la presencia de esos también será explorada específicamente.

El profesional de la salud también tratará de asegurarse de que la persona no sufra un problema médico que pueda causar síntomas emocionales que se asemejan a los del trastorno esquizotípico de la personalidad, por lo tanto, preguntará cuándo la persona se ha realizado recientemente un examen físico, análisis de sangre completos y cualquier otro examen que considere necesario para garantizar que el individuo no padece una afección médica.

Debido al uso de una entrevista y al hecho de que esta condición, como cualquier trastorno de la personalidad, puede ser bastante resistente al tratamiento, es de gran importancia que el profesional sepa realizar una evaluación exhaustiva, para asegurar que no se evalúa incorrectamente que la persona padece un trastorno cuando en realidad no es así.

Al determinar la presencia del trastorno esquizotípico de la personalidad, el evaluador probablemente explorará si los síntomas indican la presencia de un patrón generalizado de déficits sociales e interpersonales marcados por la incomodidad aguda y la capacidad reducida para las relaciones cercanas, así como cognitiva o perceptual distorsiones y excentricidades del comportamiento, que comienzan a principios de la edad adulta y se presentan en una variedad de contextos según lo indicado por cinco o más de los síntomas y signos antes mencionados.

El diagnóstico no se debe asignar si solo ocurre durante el curso de tener esquizofrenia, un trastorno bipolar o un trastorno depresivo con características psicóticas, trastorno psicótico o un trastorno del espectro autista.

Tratamientos para el trastorno esquizotípico de la personalidad

Los pacientes esquizotípicos rara vez inician el tratamiento de su trastorno, y en su lugar tienden a buscar alivio de los problemas depresivos. Algunas personas pueden recibir ayuda con medicamentos antipsicóticos, pero la terapia es preferible en muchas situaciones, los pacientes severamente afectados pueden requerir hospitalización para proporcionar terapia y mejorar la socialización, aunque a veces no demuestran un progreso significativo. Por lo tanto, el tratamiento debe ayudar a los pacientes a establecer una existencia solitaria satisfactoria.

Las consecuencias sociales de los trastornos mentales graves, es decir, aquellos que afectan la capacidad de una persona para funcionar en entornos sociales y ocupacionales, pueden ser calamitosos. El tratamiento integral es crucial para aliviar los síntomas y encontrar un camino hacia la recuperación.

Los programas de autoayuda para el consumidor, la autoayuda familiar, la defensa y los servicios para la vivienda y la asistencia vocacional complementan el sistema de tratamiento formal.

Psicoterapia

La modificación del comportamiento, un enfoque de tratamiento cognitivo-conductual, puede permitir a los pacientes con trastorno esquizotípico de la personalidad remediar algunos de sus pensamientos y comportamientos extraños, reconocer las anormalidades al mirar cintas de video y reunirse con un terapeuta para mejorar los hábitos del habla son dos métodos efectivos de tratamiento. Lee mas información sobre la Psicoterapia.

Medicación

Rara vez se considera como la razón principal para el tratamiento en un entorno clínico, pero se produce como un hallazgo comórbido con otros trastornos mentales. Cuando a los pacientes se les prescriben productos farmacéuticos, con mayor frecuencia se les recetan los mismos medicamentos que se usan para tratar a los pacientes con esquizofrenia, incluidos los neurolépticos tradicionales, como el haloperidol y el tiotixeno. Para decidir qué tipo de medicamento se debe usar, se distingue dos grupos básicos de pacientes esquizotípicos:

  • Los pacientes esquizotípicos que parecen ser casi esquizofrénicos en sus creencias y conductas (percepciones y cogniciones aberrantes) generalmente se tratan con dosis bajas de medicamentos antipsicóticos. Sin embargo, debe mencionarse que la eficacia a largo plazo de los neurolépticos es dudosa.
  • Para los pacientes esquizotípicos que son más obsesivos-compulsivos en sus creencias y conductas, los ISRS como la Sertralina parecen ser más efectivos.

La lamotrigina, es un anticonvulsivo, parece ser útil para tratar el aislamiento social.

Deja un comentario